ArgumentosEn Portada

Ciudadanos en Cataluña: un error llamado 155

0
Ciudadanos Cataluña 155 Albert Rivera

El 1 de noviembre de 2006, Ciudadanos se estrenó por primera vez en unas elecciones. Fueron las autonómicas catalanas y llegaron tan solo unos meses después de su presentación en sociedad, en el madrileño teatro Reina Victoria. En aquellos comicios, los naranjas obtuvieron 90.000 votos y tres diputados. Antes de 2017, nunca lograron contar medio millón de papeletas: 298.781 en las europeas de 2014; 231.293 en las municipales de 2015; 489.503 en las generales de 2015 y 378.445 en las generales de 2016.

Ya en 2017, en las autonómicas del 21 de diciembre y tras la aplicación del artículo 155 a Cataluña, Ciudadanos, con Inés Arrimadas al frente, se convirtió en la gran alternativa al independentismo y primera fuerza en el Parlament con 36 escaños y un total de 1.109.732 votos.

La burbuja comenzó a desinflarse el pasado 28-A. En las recientes elecciones generales, Ciudadanos perdió más de la mitad de los votos; en concreto, obtuvieron 477.096, el 11,55 %, lo que le proporcionó cinco escaños en el Congreso, lo mismo que en las anteriores generales, a pesar de que quien estaba al frente de la formación en Cataluña era la misma figura que arrasó el 21-D, Inés Arrimadas.

Pérdida de votos en Cataluña

En las municipales del 26 de mayo tampoco les fue mejor. La formación obtuvo, tan solo un mes después de las generales, 178.330 votos (el 5,1 %), una cifra inferior a la obtenida hace cuatro años antes (231.283 votos). En un mes, Ciudadanos se dejaba por el camino casi 300.000 votos en Cataluña. En efecto, los resultados de los diferentes comicios –europeos, autonómicos y municipales– no son comparables, pero sí resulta, como mínimo, significativo.

¿A qué podemos achacar semejante bajón? Sin duda, a la estrategia de aplicar, una vez más, el artículo 155 a Cataluña, sin un fundamento de la medida, tal y como exige la propia Constitución, sin límite de tiempo y sin respeto alguno a las instituciones catalanas, que no merecen su eliminación sino su restauración.

Ciudadanos siempre tiene la puerta abierta a un nuevo giro argumental, a un cambio de discurso e, incluso, ideológico con tal de conseguir sus objetivos. Escorarse a la derecha para sobrepasar al PP no les ha servido más que para ahora todo el mundo dé por hecho que los naranjas prefieren sentarse con los ultraderechistas de Vox antes que con los socialistas. Es hora de replantear estrategias, empezando por la aplicación sine die del 155.

Sergio García M.
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

Pactos o nuevas elecciones

Entrada anterior

Dos años de bloqueo a Qatar

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Argumentos