Business & Cash

Algunos gurúes de Silicon Valley no quieren que sus hijos se acerquen a la tecnología

1
Tecnologia-Silicon Valley

Imagínese que un pastelero no quiere que sus hijos coman sus dulces. Algo así es lo que ocurre en Silicon Valley. Los ingenieros y las mentes pensantes que están detrás de muchos elementos tecnológicos que utilizamos habitualmente no dejan que sus hijos se acerquen a ellos. Las pantallas son malas para ellos. Los beneficios de su uso no son tales. Entonces, ¿cuál es el nivel de exposición adecuado?

Un artículo publicado en The New York Times ha desvelado esta manera de actuar de algunos actores importantes de Silicon Valley. Kristin Stecher está casada con Rubshabh Doshi, un ingeniero de Facebook. Asegura al diario que sus hijos, de 5 y 3 años, no tienen permitido ver contenidos a través de una pantalla en su hogar. Solo pueden hacer uso de ellas en viajes largos, de coche o de avión. Aunque aclaran que en su casa ahora se ven películas los viernes. Toda la familia reunida, enfrente de una pantalla.

Otro ejemplo que menciona TNYT es el de Athena Chavarria. Durante muchos años trabajó como asistente ejecutiva en Facebook, pero ahora forma parte de la rama filantrópica de la compañía. Asegura al diario que está “convencida de que el diablo vive en nuestros móviles y está arruinando la mente de nuestros jóvenes”. Ella no dejó que sus hijos tuviesen un teléfono inteligente hasta que llegaron al bachillerato. “Algunos padres me preguntan cosas como ¡¿No te preocupa no saber dónde están tus hijos cuando no puedes encontrarlos?’ Yo les respondo ‘No, no necesito saber dónde están mis hijos en cada momento del día’”, explica al diario estadounidense.

¿Peor que una adicción?

Chris Anderson, exdirector de la revista Wired, trabaja ahora para una empresa de robótica y drones. Preguntado sobre la influencia de las pantallas, asegura que “en una escala entre los dulces y la cocaína, las pantallas se parecen más a la droga”. Asimismo, Anderson no se ve capaz de controlar esta tecnología, ya que 2van directamente a los centros de placer del cerebro en desarrollo. Entender esta situación está más ala de nuestra capacidad”, explica.

Respecto a sus hijos, Anderson desvela que no sabía qué estaba haciendo a sus cerebros hasta que comenzó a observar los síntomas y las consecuencias. “Vi que comenzaba a hacerse adicto”, comenta.

Preocupaciones

Esta preocupación no es nueva en Silicon Valley. Tim Cook, el CEO de Apple, ya dijo que él impediría que su sobrino se hiciese una cuenta en alguna red social. Bill Gates prohibió a sus hijos el uso del teléfono móvil hasta que no fueron adolescentes. Steve Jobs no dejaba que sus hijos se acercasen a su iPad.

Hay muchos empresarios de este mundo que intenta concienciar a sus vástagos sobre las maldades de la tecnología. John Lilly, ex director ejecutivo de Mozilla, intenta hacerle ver a su hijo que la tecnología lo está manipulando. “Trato de ayudarlo a comprender cómo están fabricadas las cosas, los alores que se les están adjudicando y lo que la gente está haciendo para producir ese efecto”.

Leer más: Portal, el dispositivo’espía’ de Facebook

Microsoft entra en el club del billón y comparte podio con Amazon y Apple

Entrada anterior

Marruecos y el autoritarismo como hoja de ruta

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *