CienciaEn Portada

No a la energía nuclear, pero…

0
No a la energía nuclear, pero… 1

Los avances en la generación de energías limpias, que no perturban el medio ambiente, permiten llevar a cabo la descarbonización del planeta en un plazo de tiempo razonable, compatible con la necesidad de impedir un cambio climático relevante e irreversible. Parece haber considerable consenso técnico sobre el particular.

En consecuencia, ante la crisis de la electricidad en Europa, que la mayoría de los ciudadanos todavía no termina de comprender —¿cómo es posible que tras los avances ya conseguidos en energías renovables, la electricidad sea más cara que cuando se consumían grandes cantidades de combustibles fósiles?—, lo inteligente es avanzar lo más deprisa posible en la instalación de placas solares y aerogeneradores, con lo que el problema se habrá resuelto: tendremos una energía barata y limpia.

Pero lo que parece tan fácil en el papel, no lo es tanto en la práctica: los molinos son armatostes antiestéticos que devastan el paisaje, y las placas solares compiten en extensión con cultivos apreciados y tampoco favorecen la estética de un país turístico como el nuestro. Habría quizá que negociar para instalar generadores en el Sáhara, que podrían abastecer a toda Europa. En definitiva, hay que recorrer un proceso más o menos arduo, más o menos largo, hasta conseguir la autosuficiencia en energías limpias. Y si las cosas son de este modo, ¿no tendría sentido aplazar todo lo posible el desmantelamiento de las centrales nucleares para que la electricidad no frustre el desarrollo y el progreso con su precio desaforado?

Entre traidores anda el juego

Entrada anterior

En busca de la competencia perfecta

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Ciencia