El Consultorio del Dr. Cheshire

«30 años, 18 parejas y cero estabilidad emocional: ¿qué hago?»

0
Parejas e infidelidad

Estimado dr. Cheshire :

Rondo los 30 años y mis amigos de toda la vida ya están casados y empiezan a tener esas criaturas del demonio a las que llaman hijos. Desde que comenzamos a salir en grupo, a eso de los 15-16 años, surgieron las primeras parejas. Han pasado quince años y no consigo una estabilidad. Y creo que cada vez voy a peor.

Al principio, una pareja me duraba entre 9 meses y un año; de un tiempo a esta parte, son 3 o 4 meses. Cuando empiezo con una futurible pareja veo cosas que sé que tarde o temprano me traerán problemas, pero no consigo cortar antes de tiempo. Ahora me he enrollado con una compañera de trabajo.

Tiene 45 años y dos hijos, cada uno de una pareja diferente (se ha divorciado dos veces y les ha sido infiel otras cuantas). Creo que es una mujer impulsiva, y creo que es una mala idea que esto vaya a más –por lo de los hijos, por la impulsividad y porque, sinceramente, creo que en unos años dejará de atraerme–. Pero no puedo evitarlo. ¿Qué hago? ¿Dejo de intentar sentar la cabeza? ¿Soy un inmaduro? ¿A alguien más le pasa esto? Estoy un poco harto de esta montaña rusa emocional… A ver si encuentro respuestas en este consultorio.

Julio Picaflor


Estimado Julio:

Haciendo cálculos rápidos, si comenzó a salir a los quince años y ahora tiene treinta, poniendo una media de duración de cada relación de ocho meses e intermedios libres de dos meses, ha debido tener unas dieciocho parejas como poco. Y los ciclos se están acelerando misteriosamente, por lo que cuenta. No es un mal ranking, pero si lo que desea es tener una relación que perdure en el tiempo, deberá revisar su patrón de elección porque algo está haciendo mal.

El hombre es el único animal que tropieza dieciocho veces con la misma piedra. Es probable (diría que seguro) que el estereotipo que le atrae no es el adecuado para una pareja estable. De hecho, la descripción que hace de su última pareja no la convierte en una candidata ideal para “sentar la cabeza”, como usted dice.

Personalmente, nunca he entendido esa necesidad de mantener y alargar ad infinitum una relación ¡hasta que la muerte nos separe! ¿No le parece una frase terrible? En mi caso las relaciones duran lo que dura el celo, no más de una semana. Simple y práctico. Veo tremendamente más útil, incluso desde un punto de vista biológico, el  picotear aquí y allá. Así se van dejando una gran variedad de gatitos de múltiples orígenes que gracias a la lotería genética harán avanzar la especie.

En cualquier caso, si lo que desea es una vida tranquila y sin sobresaltos tan solo le quedan dos posibilidades. La primera es abandonar esa búsqueda infructuosa de parejas serias y dedicarse al sexo de una noche. La segunda es cambiar radicalmente su patrón de búsqueda de pareja. Deje de guiarse por su instinto e intente entablar relaciones con mujeres diferentes. Claudique ante la razón y elija a aquellas que su madre también elegiría para usted. Seguro que acierta más.

Dr. Cheshire
¿Ansiedad, dudas existenciales, problemas inconfesables? Encuentre la solución. Envíe al Dr. Cheshire su caso y le responderá con gatuna inteligencia.

Sigue sin haber masa crítica independentista

Entrada anterior

Pactos o nuevas elecciones

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *