El Consultorio del Dr. Cheshire

«Mi perro se muere y no sé qué voy a hacer sin él, es mi único amigo…»

0
Perro Schnauzen

Estimado Doctor Cheshire:

Vivo con Gollum, un Schnauzer gigante que acaba de cumplir diez años. Es cariñoso, tranquilo y con un punto de seriedad. No es como esos perros pesados y aduladores que están siempre lamiéndote. Me quiere, y, bueno, yo también a él. 

Lo adopté cuando vine a vivir a Madrid para trabajar como ingeniero en una consultora. Fue lo primero que hice en cuanto me pude pagar un apartamento para mí solo. Siempre había querido tener un perro, pero mis padres no. Y desde entonces me acompaña a todas partes.

Hacemos todo juntos, menos trabajar, aunque ahora tengo dos días a la semana de teletrabajo y también está conmigo. He renunciado a ascensos por él, oportunidades que me hubieran permitido promocionarme, pero que implicaban viajes y formas de vida incompatibles. No me arrepiento. Mi novia me dijo al dejarme que hacía más caso al perro que a ella, no creo que esa fuera la razón real, ya que resulta que encontró pareja y se casó con un tío al que conoció (¿?) la semana siguiente a dejarlo conmigo.

En realidad todo eso da igual. El problema es que Gollum está muy enfermo, su veterinario dice que es muy mayor y le queda poco tiempo de vida. Su corazón y sus pulmones están muy débiles. Cuando sale a pasear, que antes le encantaba, me mira con cara de pena a los pocos metros y tenemos que volver a subir a casa. Jadea ante el mínimo esfuerzo. Sé que no nos queda mucho tiempo juntos. He pensado en pedir un permiso sin sueldo para estar con él estos últimos días, aunque probablemente me echarían del trabajo. Pero lo que realmente me preocupa es ¿qué voy a hacer si no está? Es mi único amigo y ahora va a morir. ¿Puede ayudarme? No creo 😢.
Alberto Tremendamente Triste


Estimado Alberto:

A veces un perro es sólo un perro, pero otras es todo lo que uno tiene en esta vida. Y parece que éste es su caso. Entiendo la tristeza, es lógico sentirla. En realidad esa tristeza es la reacción de su cerebro para intentar reorganizar una vida centrada en una única motivación. Todo en su día a día gira en torno a su perro y eso va a tener que cambiar. La tristeza es la encargada de borrar y echar abajo las construcciones y los planes que tenía, preparando un solar listo para reconstruir una nueva vida. Por suerte, tanto gatos como humanos estamos diseñados para poder perder lo que más queremos y seguir adelante.

Le diría que el problema en su caso no es tanto lo que ha perdido (o va a perder próximamente) sino la falta de otras metas alternativas. No parece que su trabajo le llene y ni siquiera nombra en su correo a los amigos o a su familia. Apostar todo a una carta tiene sus riesgos, da igual que sea una pareja, su perro o el alcohol.

Mi consejo es que disfrute de Gollum mientras estén juntos, pero que empiece ya a hacer cambios en su vida: abra una cuenta de Meetic, apúntese a un taller de teatro o a un grupo de senderismo, mande un par de mensajes a antiguos amigos, piense seriamente en cambiar de trabajo y, para la próxima, sin duda déjese adoptar por un gato. Vivimos mucho más tiempo y somos menos posesivos. Visto fríamente, los perros no son más que unos parásitos simpáticos 😸.

Visite aquí todas las consultas al Dr. Cheshire

Iberia Alexa
Dr. Cheshire
¿Ansiedad, dudas existenciales, problemas inconfesables? Encuentre la solución. Envíe al Dr. Cheshire su caso y le responderá con gatuna inteligencia.

4N: la llave de la Moncloa

Entrada anterior

«Ya nadie niega la desaceleración económica; el contexto internacional no ayuda»

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.