El Consultorio del Dr. CheshireEn Portada

«Mi mujer está obsesionada con Juego de Tronos; el sexo roza lo sadomasoquista»

0
khalessi juego de tronos

Estimado Dr.:

Estoy muy preocupado por una afición de mi mujer que comenzó de una forma inocente y que ahora mismo está fuera de control. Hace un par de años, Natalia y yo comenzamos a ver la serie de televisión Juego de Tronos. Al principio yo le llamaba a ella mi Khaalesi y ella a mí, Lord Comandante. Forrábamos de papel de plata el inodoro y nos turnábamos para sentarnos en el ‘trono’ de hierro.

Por las noches, cuando practicábamos sexo, yo le hacía un Khal Droggo, y ella me susurraba «drakaris» cuando alcanzaba el orgasmo. Hubo un antes y un después el día que recorrió el descansillo desnuda golpeando una sartén mientras me hacía gritarle “shame… shame… shame” y arrojarle mondas de la fruta que habíamos merendado. Le pedí acabar con todo esto, pero lejos de parar, ella continuó tomándoselo más y más en serio.

Obligaba a los niños a decir «Valar Morghulis» en el telefonillo para entrar en casa, comenzó a perseguirnos por el pasillo con los ojos vendados y el palo de la fregona. Cuando le decíamos que parase, nos contestaba con tono solemne «Yo no soy nadie».

Ayer, antes de irse a trabajar, me dio un beso y se despidió diciendo que esta noche me convertiría en un inmaculado, Dios mío doctor, ¡un Inmaculado! Por favor, necesitamos ayuda urgente.

Atentamente: Vicente, el primero de su nombre.


Estimado Vicente: consultorio del doctor Cheshire

Entiendo su desasosiego, yo mismo me preocuparía de estar en su lugar. Esta serie y su dosis de violencia sangrienta y sexo superfluo han encendido un fuego en su pareja que ahora es difícil de contener.

Parece que Natalia ha entrado en una búsqueda adictiva de sexo cada vez más específico. En concreto hay una aparición progresiva de elementos sadomasoquistas que no están siendo de su gusto. Por desgracia estas espirales no suelen terminar con el fin del estímulo que ha iniciado el problema, por lo que me temo que la conclusión de la octava temporada de Juego de Tronos no le va a ser de ayuda.

«Natalia ha entrado enuna búsqueda adictiva de sexo. Hay una aparición progresiva de elementos sadomasoquistas. Cambie sus hábitos televisivos y vea series que neutralicen la libido»

Quizás cambiar los hábitos televisivos, pasando ver series que neutralicen totalmente la libido como “Aquí no hay quien viva”, enfriaría sin duda esta situación, pero tenga cuidado porque podría incluso congelarla.

También puede intentar reencauzar la energía sexual arrolladora de la que hace gala su pareja en una dirección menos peligrosa para su integridad física. La fantástica serie Pretty Little Liars (“Pequeñas mentirosas”) podría ayudar a diversificar la atención de su compañera y darle un respiro. Más antigua, pero con el mismo objetivo, Sexo en Nueva York es también una buena elección. Y puestos a diversificar, “Orange is the new black” quizás abriría Natalia a nuevas perspectivas que le dejasen a usted fuera de su punto de mira.

No obstante, todo lo que le propongo son soluciones a largo plazo. Ante el riesgo inminente de acompañar a Varys y a Gusano Gris en su suerte, le recomiendo poner tierra de por medio y abandonar Poniente

Dr. Cheshire
¿Ansiedad, dudas existenciales, problemas inconfesables? Encuentre la solución. Envíe al Dr. Cheshire su caso y le responderá con gatuna inteligencia.

Emilio Carrere Moreno, el poeta bohemio

Entrada anterior

Madrid Central y el bien común

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *