CulturaReportajes

El Mesías: llegó la Navidad

0
El Mesías: llegó la Navidad 1

El Mesías de Haendel es la mejor prueba de que estamos en Navidad, pero es mucho más, la evocación musical de una tradición que en realidad es un mito, tal vez la mejor historia jamás contada. No hace falta ser practicante o religioso, y puede que ni creyente para sentir el verdadero sentido de la Navidad cuando se escucha el Mesías.

Como ninguna otra manifestación artística o literaria, la música genera sensaciones imposibles de percibir de otra forma y hasta sentimientos inalcanzables en otro ejercicio imprevisto, especialmente cuando una obra sublime nos sitúa en el significado último de la fiesta clave de la cristiandad, el nacimiento de Jesucristo en Belén.

El Halleluyah del Mesías es una exclamación bíblica de júbilo, muy común en las Sagradas Escrituras, que adquiere en el Mesías todo su sentido. Justo a 48 horas de la Navidad, en el Auditorio de Madrid, un móvil interrumpió el aria “He was despised” (en la que se canta: “Fue despreciado y rechazado por los hombres; un hombre de penas, familiarizado con el sufrimiento”). No podía ser peor momento. Entonces, William Christie se dirigió al espontáneo del móvil y dijo “Acaba usted de cargarse uno de los pasajes más bellos de una de las obras más hermosas jamás escrita” y sí, tenía toda la razón, por dos motivos, porque la interrupción se había producido en el momento culminante, desde luego el más inorpotruno, y también porque es una de las obras más bellas.

Haendel compuso la obra en apenas tres semanas, en Londres, en 1741, en un momento en el que debía estar especialmente iluminado porque la belleza del majestuoso “Hallelujah” supera todos los sentimientos.

Es en aquellos momentos, cuando el hombre necesita sobreponerse al miedo surge la necesidad de creer en algo, encontrar alguna respuesta. Superar el miedo a la muerte o a lo desconocido. Hay quien en esta idea quiere ver el origen de todas las cosas o, tal vez, dela religión. Sea una necesidad, realidad o ficción, lo cierto es que escuchando el Mesías llega la Navidad o, al menos, el sentimiento de paz que la acompaña.

Iberia 350
Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

Presupuestos y política

Entrada anterior

Iñigo de la Serna: potenciar una red de infraestructuras moderna y eficiente

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Cultura