Cultura

Concierto de sensaciones: de Mozart a Bruckner

1
Concierto de sensaciones: de Mozart a Bruckner 1

Dejo por unas horas las orillas del Támesis en la City para volver a mi Madrid natal con la Philharmonie Orchestra, dirigida por Herbert Blomstedt, en un concierto lleno de sensaciones que permite volar de Mozart a Bruckner en el Auditorio Nacional.

Tener una niña hace 18 meses te hace sentir la música de Mozart como un juego, sabiendo que la Sinfonía 39 es una de las tres de mayor plenitud del genial compositor de Salzburgo que, a sus 32 años, vive en Viena momentos de penuria económica y anímica, lo que no le impide crear una música para la eternidad.

Al escuchar las primeras notas de Pedro y el lobo, mi hija Inés, nacida en Londres, refleja en su rostro una felicidad, entre curiosa y sorprendida, que me hace imaginar como disfrutará cuando pueda abarcar la variedad de movimientos de la Sinfonía 39 de Mozart, igual que esta noche hemos hecho en el Auditorio. Los historiadores de Mozart han llegado a escribir que “nunca hasta la Sinfonía 39 ha estado Mozart tan próximo a los tríos de Schubert, una música que es la ternura misma”.

Sin batuta, solo con las manos y con buena parte de su cuerpo, Herbert Blomstedt hace fácil la música para transmitir armonía y sentir la misma felicidad que percibo en el rostro de mi hija al volver a casa cada tarde.

Y si Mozart es sublime, Bruckner es apasionante, pura tensión para transmitir sensaciones en un orden que te lleva en capas sucesivas de excitación paulatina hasta que no cabe salto mayor que pasar al siguiente movimiento. La profunda religiosidad del compositor austriaco genera un aura de serenidad que inunda las sensaciones, sin quebrar la armonía de una música que facilita la meditación.

La Philharmonie es una de las grandes orquestas del mundo, de la mano del legendario maestro, Herbert Blomstedt que concibe la música como un servicio a la Comunidad. Blomstedt, nacido en Estados Unidos, de padres suecos, es uno de los más reconocido directores en los últimos cincuenta años. Ha sido Director Titular de la Filarmónica de Oslo, las orquestas de la Radio Suecia y Danesa, Staatskapelle Dresden o San Francisco Symphony entre otras. Además es invitado habitual de las más renombradas orquestas, incluyendo Berliner Philharmoniker o la Wiener Philharmoniker, con la que colabora regularmente desde el 2011. Ha recibido varios doctorados honoríficos y es miembro de la Real Academia de Música de Suecia. En 2003, obtuvo la Cruz Del Mérito de Alemania.

De esta orquesta, Juan Ángel Vela del Campo ha dicho “inteligencia y placer, cabeza y corazón”, para añadir que Viena y Austria estarán después del concierto aún un poquito más cerca.

 

 

TTIP: ¿cataclismo u oportunidad?

Entrada anterior

Agustín Martín, presidente y CEO de Toyota y Lexus en España, hace entrega a Lexus Castellón del Premio Kiwami 2015, que le distingue como mejor centro autorizado de la marca

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. "Sin batuta, solo con las manos y con buena parte de su cuerpo, Herbert Blomstedt hace fácil la música para transmitir armonía y sentir la misma felicidad que percibo en el rostro de mi hija al volver a casa cada tarde"

    Leer tus articulos es como escuchar la musica a traves de ellos. Gracias!

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Cultura