Cultura

Grandeza “de terciopelo” para el “Emperador”

0
Grandeza “de terciopelo” para el “Emperador” 1

Mientras el Monarca sigue con sus consultas para encontrar un candidato a presidente, la Royal Concertgebouw nos trae a Madrid la grandeza “de terciopelo” del “Emperador”.

La Royal Concertgebouw Orchestra de Amsterdam, considerada una de las tres mejores del mundo, interpreta en Madrid el “Emperador” de Ludwig van Beethoven, con Javier Perianes al piano.

La legendaria formación, que desde su creación en 1888, ha sido dirigida por grandes compositores como Gustav Mahler, Richard Strauss e Igor Stravinsky, es conocida en todo el mundo por su sección de cuerda “de terciopelo”, un sonido dorado de sus metales, un timbre diferente y grandioso para evocar el cambio del antiguo régimen a la libertad.

En 1809 Beethoven abandona Viena y acepta el puesto de Kapellmeister de la corte de Jerónimo Bonaparte, colocado por su hermano Napoleón como mandatario del reino títere de Wesfalia. Beethoven admira a Napoleón pero a la vez le odia. La grandeza de un tiempo fascinante inunda el Auditorio de música de Madrid para escuchar la delicadeza de un piano que sugiere las nuevas ideas, junto a una orquesta sublime que exalta los derecho del hombre.

Cuando Bonaparte se proclama emperador, el compositor de “La heroica” grita “Entonces, no es más que un ser humano vulgar. Ahora también él pisoteará todos los derechos del hombre y se limitará a satisfacer su ambición, se convertirá en tirano”.

El piano de Javier de Perianes llega en los tonos más delicados a los últimos rincones del Auditorio sin que nadie se atreva a pestañear, mientras la batuta magistral del director Semyon Bychkov nos muestra el intento de Beethoven por reforzar su compromiso político y ético con las ideas de la Revolución, simultáneo a un primer despertar de su sentimiento nacional, de su innegociable condición de alemán.

Falta grandeza para conseguir consensos en nuestro país, una ausencia que se agranda mientras nos subyuga la música de “El Emperador”, un mundo esplendoroso, repleto de un intenso júbilo, y a la vez, misterioso y profundo. Por su exclusiva riqueza musical, “El Emperador”, sigue conquistando al mundo entero; pero aquí nadie desea mirar de cara al horizonte.

Iberia Alexa

Practicar el sí

Entrada anterior

Europa ya no es tierra de asilo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Cultura