CulturaArte

La pasión de vivir tras la guerra

0
guerra

Poco tiempo había transcurrido desde el primer vagido del año cuando, en febrero, se produjo un hecho cuando menos chocante en un escenario tan solemne como lo era, aún, el Teatro Real de Madrid. Todavía con las secuelas trágicas en carne viva de la Gran Guerra, tuvo lugar en ese teatro madrileño un festival a beneficio de los niños desvalidos como consecuencia del sangriento conflicto europeo. Intervinieron muchos artistas, cantantes, músicos y bailarines. Entre estos últimos, los componentes de un bonito “ballet goyesco” (cuyos nombres, ni masculinos ni femeninos nos han llegado) que actuaron, primero a las órdenes del maestro Julio Francés (batuta oficial del Real Coliseo). Para, a continuación, y ahora vestidos de “calle”, los bailarines y bailarinas antes “goyescos”, ahora se movían trepidantemente al rimo de la orquesta de jazz-band del maestro Rosillo. Para los puristas de la ópera y de sus templos exclusivos, aquello era pura blasfemia, que aquellos soportaron sólo en nombre del fin último, benéfico, del -para ellos- horrible espectáculo.

Algunos titulares del primer mes del año:

Fallecen el escritor Benito Pérez Galdós y el pintor Amadeo Modigliani.

Se pone en marcha el Tratado de Versalles.

Nace el Tercio de Extranjeros, la futura Legión.

Entra en vigor en Estados Unidos la ley seca.

Incendio y destrucción del Gran Teatro de Madrid.

Estreno en Barcelona  la obra quinteriana “La de San Quintín”, con María Palou.

Iberia Navidad
José María López Ruiz
José María López Ruiz es escritor, periodista, investigador y publicista. Sus trabajos han aparecido, entre otras cabeceras, en Historia y Vida, Guía del Ocio, La Información de Madrid, Dígame, Historia 16 e Interviú, y en Andalucía, en El abanto, Diario de Andalucía, El Correo de Málaga y Málaga Variaciones, entre otras.

    El oro de los zombies

    Entrada anterior

    De la psicología y la música

    Siguiente entrada

    También te puede interesar

    Comentarios

    Los comentarios están cerrados.

    Más en Cultura