CulturaArte

Revolución versus religión

0
religión

Mediado el mes de julio tenía lugar en Petrogrado el II Congreso Internacional Comunista, la Komintern. Los bolcheviques rusos lograron reunir a las delegaciones de muchos más países que en la primera reunión celebrada el año anterior, entre los nuevos, representantes de los Estados Unidos, Holanda, Austria o Alemania. Presidía la importante reunión Grigori Zinoviev. Porque todo lo que ocurría en Rusia tenía gancho, aunque cada vez la opinión estuviese más dividida entre ensalzadores del régimen soviético, o críticos acérrimos del mismo. No se salvaban las organizaciones y partidos obreros españoles, en plena etapa de lucha con altercados, huelgas y posteriores detenciones. Como la que encerró en Sevilla a Paulino Díez, dirigente obrero, coincidiendo con una serie de atentados y sabotajes contra tuberías, contadores de gas o agresiones indiscriminadas.

Coincidiendo con la detención de Díez en Sevilla, se agravó la huelga minera de Riotinto y, ya fuera de Andalucía, en el norte se declaraba la huelga general, previamente anunciada y convocada en la metalurgia bilbaína. Y, en Madrid, las “cármenes” de la Fábrica de Tabacos también estaban en pie de guerra, primero entre ellas mismas y todas contra el sistema de explotación. Había unas cuatrocientas cigarreras asociadas, que eran el blanco de las más de dos mil que iban por libre, acusando a las primeras de estar poco menos que vendidas. La lucha, real, física, se trasladó a la calle, con encontronazos entre unas y otras para, en algún momento, unirse todas e intentar asaltar la comisaria más próxima.

A mitad de mes se producen también dos hechos “curiosos” (aunque diferentes): un país ajeno destituye a un rey de otro país (la República Francesa, que “echa” de su trono al rey Feisal de Siria); y el Barcelona Fútbol Club, que se proclama campeón de España. En la misma región catalana, la noticia tiene como personaje protagonista a José Comas y Solá, al frente del Observatorio Fabra, como descubridor, nada menos, de un nuevo planeta, que se ha bautizado con el nombre de “Alfonsina”, según parece, en honor de dos “Alfonsos”: el rey sabio, Alfonso X, y el entonces reinante en España, Alfonso XIII.

Pero, al margen de noticias de alcance sociopolítico, también se producen otras “menores”, aunque tanto en Barcelona como en Madrid y otras ciudades, se trate de una batalla muy polémica: si se continua con los sombrerazos, o, por el contrario, se mandan los sombreros al desván (sin sombreros no hay sombrerazos, evidente). Porque a la sazón, es un hábito muy asentado en la costumbre de saludar (sobre todo los caballeros) a sus amigos y conocidos, levantando unos centímetros el sombrero de la cabeza, para, unos segundos después, dejarlo caer en el mismo lugar. Y como en el verano hay menos sombreros (por el calor), es la ocasión de los que abogan por su eliminación, que ofrecen, además, sustituir los sombrerazos por una leve inclinación de cabeza acompañada por una sonrisa.

Muy lejos de las ciudades, en las montañas cántabras, tiene lugar el enésimo milagro que empuja a miles de fanáticos a un pequeño pueblo llamado Limpias. Que, como casi todos, tiene su Cristo, este llamado de la Agonía. Pues bien, la cosa viene de que un día unas niñas, que estaban rezando ante la imagen, empiezan a gritar y a asegurar que el cristo lloraba… A gran velocidad la noticia traspasa la zona, España y hasta el mundo porque, incluso de tierras americanas, se organizan viajes a Limpias que ve de pronto, como sus calles se inundan de forasteros. Incluso personajes ya alejados de las niñas visionarias, como la feminista María de Echarri, acuden y confirman el portento lacrimógeno. Por aquellas semanas de julio se dice que acuden al Cristo de Limpias más de 30.000 fieles de cualquier parte. Y, también lejos de las ciudades importantes, pero ahora en el sur, por allí, en tierras malagueñas, aún viven los bandoleros (muchas veces considerados algo del pasado) que, a pesar de ser perseguidos, casi siempre se escabullen. Sorprende por eso una noticia llegada de Ronda, campo de acción del bandolero “Ciriaco”, pero por haber sido cogido o eliminado sino por la detención del alguacil del ayuntamiento rondeño, que ha resultado un “fan” incondicional de “Ciriado”, ayudándole en sus huidas y escondites.

El verano es muy caluroso en Madrid, y además de los habituales pulmones de sus parques, los madrileños (no cualquier madrileño: los que tienen pasta…) pueden acudir a un lugar, alejado del centro, pero muy acogedor. Se trata del Parque de la Ciudad Lineal, donde los que pueden acuden a pasar un día en el que pueden practicar cualquier cosa que se relajante y refrescante. Incluso el nuevo parque cuenta con un enorme comedor ubicado en un restaurante de cocina exquisita destinada a los más exigentes.

El día 14 moría en Madrid Mariano de Cavia. A continuación, sus restos salieron con dirección a Zaragoza, donde fue enterrado. Hombre de letras y. sobre todo, periodista excepcional, será su última cabecera, El Sol, la que sufrague los fastos necrológicos. (Por cierto, que acaba de salir el hermano pequeño de El Sol, titulado La Voz, llamado a ser el periódico popular y bullanguero, en oposición de la seriedad de su hermano mayor.)

 

Iberia Navidad
José María López Ruiz
José María López Ruiz es escritor, periodista, investigador y publicista. Sus trabajos han aparecido, entre otras cabeceras, en Historia y Vida, Guía del Ocio, La Información de Madrid, Dígame, Historia 16 e Interviú, y en Andalucía, en El abanto, Diario de Andalucía, El Correo de Málaga y Málaga Variaciones, entre otras.

    Alegres vacaciones

    Entrada anterior

    Richard Ford lleva al límite a Frank Bascombe en el Día de Acción de Gracias

    Siguiente entrada

    También te puede interesar

    Comentarios

    Los comentarios están cerrados.

    Más en Cultura