Debate

Cambio climático: menos palabrería y más medidas

0
contaminacion

250 muertes y 1.500 ingresos hospitalarios menos. Esto es lo que se habría evitado Barcelona si hubiese cumplido con los límites de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un informe presentado a finales de noviembre y realizado entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Agencia de Salud Pública sobre el impacto a corto y largo plazo de la contaminación en la salud de las personas. La contaminación mata personas y acaba con el planeta poco a poco. Se habla mucho de cumbres internacionales para luchar contra el cambio climático y nos tiramos de los pelos por el abandono de EE. UU. del Acuerdo de París, pero seguimos sin hacer nada. Mucha palabrería y poca medida efectiva.

Eso es, al menos, lo que sucede en España. Mariano Rajoy ha acudido este martes a la cumbre de París con la firme intención de tener el próximo año una ley de Cambio Climático y Transición Energética, que marcará la hoja de ruta para cumplir con los compromisos adquiridos en la capital gala. Pero ¿cuál es el problema? Que, según escribe Manuel Vilaseró en En Periódico, es el “mismo compromiso lanzado por la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la cumbre de Marrakech de 2016. Un año después de este anuncio, aún no se ha hecho público ningún borrador sobre el que vertebrar un debate riguroso”.

Por su parte, la exsecretaria de Medio Ambiente del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y actual directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDSRI), Teresa Ribera, afirma que nuestro país está muy atrasado en el nivel de debate sobre cómo alcanzar la meta de cero emisiones en el año 2050. Además, según recoge Vilaseró, asegura que la postura de España es un reflejo de que no hay una “política energética pensada para la transición”. Es la oposición la que está dispuesta a trabajar. Unidos Podemos presentará en el Congreso su propia proposición de ley resultante de las propuestas presentadas por diferentes organizaciones sociales.

Los compromisos acordados en París son exigentes y para alcanzarlos no solo vale con buenos propósitos. El protocolo de Kioto se cumplió, pero estamos muy lejos de alcanzar los nuevos objetivos porque, entre otras cosas, las centrales de carbón siguen activas, la apuesta por el vehículo eléctrico es muy pobre y el apoyo a las energías renovables da pena.

España tiene que afrancesarse en este sentido. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, señaló que “estamos perdiendo la batalla contra el calentamiento global (…) No vamos demasiado deprisa y ese es el drama”. “Lo que salvará el clima ya no son las grandes cumbres diplomáticas clásicas, sino una movilización de cada día, aguijonazos permanentes”, afirmó durante la One Panet Summit, la cumbre convocada por él mismo para conmemorar el segundo aniversario del acuerdo de París. Macron, ese mismo día, llamó a una movilización del mundo financiero y de los poderes locales para frenar el calentamiento global.

“Necesitamos algo histórico, y la única manera de hacerlo es lograr que los inversores y los financieros entiendan que al mismo tiempo pueden ganar dinero y hacer algo poderoso para el mundo, invirtiendo en proyectos de adaptación y mitigación del cambio climático. Necesitamos un choque en nuestra manera de producir”, dijo Macron en Le Monde.

A esta sesión del One Panet Summit no acudieron ninguno de los presidentes de Alemania, China o Rusia, ni, por supuesto, el de Estados Unidos. Sin embargo, sí que estuvieron empresarios, filántropos, gobernadores y políticos estadounidenses que reprobaron la postura de Trump respecto al cambio climático. “Ha adoptado una decisión que no se basa en los hechos, ni en la ciencia, ni en el sentido común. Es una decisión autodestructiva”, señaló el exsecretario de Estado, John Kerry.

Impacto del vehículo autónomo en la movilidad, el territorio y la sociedad (I)

Entrada anterior

El Supremo desentraña el golpe de Estado

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate