Debate

El PP debería pactar con Ciudadanos

0
El PP debería pactar con Ciudadanos 1

Rajoy no parece haber asimilado completamente que, con 137 diputados, no podrá gobernar con su programa en un parlamento en que las demás fuerzas ya han manifestado su discrepancia, más o menos radical, con viejas políticas, y su obsesiva preocupación por la transparencia.

La entrevista que han mantenido Rajoy y Rivera ha servido, al parecer, para que Ciudadanos ofrezca su abstención a la investidura de Rajoy. El líder de la organización centrista, que vulnera así una promesa electoral (lo cual no es necesariamente reprobable en estos tiempos en que la flexibilidad es una virtud), ha descartado el voto afirmativo o la participación en un hipotético gobierno presidido por Rajoy, y hace de la abstención el punto de equilibrio entre quienes, desde su entorno, le piden que facilite la gobernabilidad –entre ellos, buena parte de los fundadores de Ciudadanos como movimiento sociopolítico- y quienes le reclaman exigencia y rigor frente a la vieja política. Tal como se ha desarrollado el encuentro, no parece que tal abstención guarde relación alguna con el programa del PP.

En estas circunstancias, la pelota está en el tejado del PSOE, pero sólo relativamente: la tesis que mantienen los socialistas de que existe en la Cámara Baja una mayoría conservadora de 182 diputados, por lo que de lo que se trata es de que se forme un gobierno de ese signo, resulta inobjetable. De cualquier modo, si el PSOE se abstuviese al mismo tiempo que Ciudadanos, se produciría la investidura de Rajoy pero estaríamos muy lejos de disponer de un gobierno estable.

En efecto, resulta una pretensión vana la de gobernar con apenas 137 votos. Si se piensa que, fundamentalmente, gobernar es legislar, parece claro que el Gobierno tendría en estas condiciones grandes dificultades no sólo para sacar año a año los presupuestos del Estado sino también para hacer seguir el día a día de la política.

Lo lógico sería, en definitiva, que el PP intentara a toda costa ampliar su apoyo parlamentario, empezando, como parece lógico, no por el PSOE, que es su antagonista natural, sino por Ciudadanos, que es la formación contigua que participa de los postulados clásicos del centro-derecha y que se ha nutrido electoralmente, siquiera en parte, de la misma clientela popular. En otras palabras, Rajoy debía haber empezado a seducir en este primer encuentro al líder de Ciudadanos con propuestas concretas tomadas de programa electoral de esta organización, con la conciencia de que la gobernación del país ya no podrá ser unidireccional sino una combinación de vectores de fuerzas diversas que habrán de combinarse adecuadamente.

Lo deseable, en fin, sería que Rajoy llegase a la investidura con el apoyo de al menos 169 escaños, o mejor de 174 si lograse añadir los cinco del PNV y el de Coalición Canaria. En estas circunstancias, el PSOE no podría negarse a facilitar la gobernabilidad, y no lo haría. Y el país podría tener cierta seguridad de que estaríamos en puertas de una legislatura estable y sin sobresaltos, en que la correlación de fuerzas nos protegería de las grandes arbitrariedades.

 

Iberia Navidad
Antonio Papell
Director de Analytiks

Guerra Civil: ni el recuerdo, ni el olvido

Entrada anterior

La presentación de la guía MICHELIN de España y Portugal 2017 viaja este año a la Costa Brava

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate