A debate

El PP, descuartizado y ante un futuro lóbrego

0
El PP de Casado, el peor de la historia

Después de ser propuesto por José María Aznar, Mariano Rajoy sufrió dos derrotas consecutivas en las elecciones generales de 2004 y 2008, ambas frente a José Luis Rodríguez Zapatero. Lejos de apartarse de la política, anunció que seguiría al frente del PP. En abril de 2008, el hoy expresidente señaló que se presentaba a la reelección en su partido porque así se lo habían pedido sus compañeros. Y subrayaba: «Si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya». Nueve años después, su petición se ha cumplido.

El denostado Ignacio González, entonces número dos de una Esperanza Aguirre que días atrás presumió de que los sectores socialdemócratas se sentían más cómodos con Rajoy que con ella, participó en este conflicto entre la Dama de Hierro madrileña y Rajoy: «¿Qué sería del PP si se marchan los liberales y los conservadores?». Pues lo que queda, hoy lo vemos, es un Partido Popular desangrado. De los casi ocho millones de votos y los 137 diputados que consiguió Rajoy en 2017, Pablo Casado ha pasado a los 4,3 millones de votantes y a los 66 escaños.

Es difícil saber si un perfil más moderado, con un discurso con menos decibelios, hubiese conseguido unos resultados mejores que los de Casado. En cualquier caso, él es el único responsable del resultado del 28-A… y de lo que ocurra el próximo 26 de mayo. Él, y esa figura sagrada a la que nadie reza ni pone velas en el conservadurismo patrio, Aznar, quien pidió «una concentración masiva de voto en torno al PP» porque si no «esta tropa, esta banda de secesionistas, de terroristas, de independentistas, de batasunos y de radicales de Podemos condicionarían el gobierno de España».

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia y némesis de las voces ultras del PP, ya ha pedido a Casado que frene el giro a la derecha: «Cuando hemos ensanchado el partido hemos ganado; cuando lo hemos limitado, lamentablemente no hemos ganado». Y poco ha tardado en recoger el guante Casado y preparar una nueva estrategia. Tras la reunión del comité ejecutivo nacional, el líder popular se lanza a por el voto moderado y comienza a referirse a Vox como la ‘ultraderecha’ y a a Ciudadanos como ‘socialdemócratas. El lema elegido para las autonómicas y municpales del 26-M será ‘Centrados en tu futuro’.

El PP pierde en sus feudos

La inercia de las malas noticias amenaza con llevarse por delante a los populares el 26-M. Considerando que las apelaciones tremendistas al voto útil no han sido escuchadas y que el PP ha obtenido unos resultados pésimos en sus grandes feudos, lo que pase en las municipales, autonómicas y europea no lo soluciona ni el Guantelete del Infinito.

En Madrid, el gran bastión electoral del PP, la formación se ha visto superada por PSOE y Ciudadanos y pasa de tener el apoyo de 1,3 millones de madrileños a únicamente 700.000, casi la mitad. También ha perdido el apoyo de Ángel Garrido, que se ha sumado a las listas de la formación naranja. Una alegoría sobre blanco de aquellos electores que cambian el color de su chaqueta.

En Cataluña, bajo el nubarrón de un 155 permanente si gobernaba la derecha, el PP pasa de los seis escaños (y de 465.000 votos) de 2016 a tan solo uno (y a 200.000 votos), el de Cayetana Álvarez de Toledo. En la Comunidad Valenciana y en Galicia, Casado ha conseguido que por primera vez el PSOE sea primera fuerza. Como recuerdan en El País, los populares habían ganado las 25 elecciones celebradas en la Comunidad Valenciana desde las generales de 1993. Por último, País Vasco, donde no han conseguido ni siquiera un escaño para Javier Maroto, cabeza de lista por Álava.

Las arcas del partido hacen aguas

La cuenta corriente del PP dejará de ingresar unos 5 millones de euros debido a la pérdida de subvenciones por votos y escaños. Según Vozpopuli, pasarán de recibir 6,4 millones a 3,5 por los votos del Congreso, y de 1,6 millones a 0,9 por las subvenciones de las cartas que se envían a los electores antes de los comicios; en cuanto a las subvenciones por los escaños del Congreso y del Senado la bajada es de 2,9 millones a 1,4 en la Cámara Baja y de 2,7 millones a 1,18 en la Cámara Alta.

Pero las malas noticias, como apunta Tono Calleja en su información, no terminan ahí. A este descenso de las subvenciones se añade el riesgo de que en los próximos meses el PP sea condenado por el caso de la ‘Caja B’ o los ‘Papeles de Bárcenas’. «Además, el PP ya ha sido condenado en la Audiencia Nacional a abonar una multa de 245.492 euros por la denominada ‘Época I de Gürtel’, en la que esta formación ha sido considerada partícipe a título lucrativo de la corrupción de Bárcenas», señala Calleja.

¿Y ahora qué?

El politólogo José Fernández Albertos señala en El País que aquel Partido Popular que aglutinaba y unía bajo una misma bandera a toda la derecha se ha desgajado. Ahora no sabemos qué ocurrirá, y, lo peor de todo para ellos, es que en gran parte están presos de las decisiones de sus rivales.

Albertos otea varias posibilidades: por un lado, que Vox continúe su senda populista y le dé espacio al PP para recuperar el carácter de partido ‘de orden’; por otro, dado el compadreo ideológico de ambas formaciones, no es descartable la refundación en una nueva derecha que haga frente a Ciudadanos; por último, el politólogo sostiene que el PP puede esperar que la formación naranja vuelva a ser el partido moderado que fue años atrás, con capacidad para negociar a derecha e izquierda, y así retomar la centralidad de la oposición.

Pero en Ciudadanos ven muy cerca la posibilidad de pasar por encima a este luctuoso PP, y en Vox aún tienen hambre de carroña de la ‘derechita cobarde’. Los márgenes se le han estrechado a un PP que demasiado tarde ha pagado en las urnas sus pecados de corrupción.

Sergio García Moñivas
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

El PSOE triunfa en las elecciones; Ciudadanos y Vox devoran al PP de Casado

Entrada anterior

Juan Guaidó llama a los militares y a los venezolanos a tomar las calles y culminar la ‘Operación Libertad’

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en A debate