Debate

En la parrilla de salida…

0
En la parrilla de salida… 1

Rugen los bólidos en la parrilla de salida, dispuestos a ganar el gran premio de la Moncloa. Depósitos llenos a rebosar,  aunque sus escuderías se quedaron exhaustas tras la carrera de diciembre y, en la repetición de la prueba, se necesita, más que nunca, alzarse con el triunfo sin repostar, no queda combustible, es decir no hay ideas. Lo clásico es intentar dar la vuelta más rápida a la pista, pero a veces se opta por esperar un pinchazo del adversario y alzarse con la corona de laurel.

A pesar de llegar con la carrocería abollada y el motor perdiendo hasta el aliento, ocupa la pole el ganador de las últimas grandes batallas aunque, en realidad, sus hazañas nadie las recuerda como tales, especialmente su inmediato perseguidor que también ha olvidado hasta los triunfos de almanaque que le dieron fama y honor. Entre tanto, los nuevos pilotos del circuito se esmeran en pisar a fondo para adelantar a los de siempre, en un más difícil todavía que les garantice su minuto de gloria en el telediario.

Por extraño que pueda parecer, se trata de un gran premio muy especial en el que no siempre gana quien llega primero, sino quien es capaz de encontrar, sin ser descalificado, el apoyo de alguno de sus contrincantes. Además, los espectadores –que en esta historia son los votantes- quieren que haya acuerdo y trabajo en equipo. En realidad, la carrera se repite por esto, por la total ausencia de diálogo, por la imposibilidad para alcanzar pactos que después del último banderazo de diciembre supusieron una evidente pérdida de tiempo en discusiones sin fuste alguno.

Como en otros grandes premios, la clave reside en adelantar al principal oponente. Es lo que se ha dado en llamar el sorpasso, una maniobra especialmente delicada en la se corren riesgos de colisión o hasta es posible incendiar el motor. Por ello, una de las nuevas escuderías que llegó sin experiencia a la última carrera, intenta ahora un acuerdo con uno de los clásicos y de esta forma convocar a más seguidores. Está por ver si el volantazo será soficiente para el sorpasso al segundo.

Todos quieren que sus coches corran a gran velocidad desde la parrilla e incluso desde antes, se trata de demostrar habilidades sin límite en las curvas más cerradas o incluso sobre suelo mojado. Las ruedas adecuadas para todos los firmes acabarán siendo decisivas, como la entrada en boxes, que servirá a los más experimentados para retocar las últimas estrategias.

Es preciso demostrar capacidad de resistencia, habilidad en la conducción y no dejarse seducir por la pasión de los incondicionales.

El 26-J sabremos si el tercero adelanta al segundo, lo que conformaría otro cuadro de actores y, lo que es más importante, un nuevo escenario. Igual de importante es saber si el primero logra reducir la sangría que le causó el cuarto, pero, durante la carrera, lo más decisivo será adivinar a tiempo las claves que garanticen la suma de al menos dos escuderías para que uno de los líderes se imponga en el gran premio.

Iberia Navidad

TTIP: ¿CATACLISMO U OPORTUNIDAD? (II)

Entrada anterior

Revista de prensa: ¿Qué es ese contrato único del que hablan IU y Podemos?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate