Debate

Fernando Martínez Maíllo: “Creo que no habrá terceras elecciones”

0
Fernando Martínez Maíllo: “Creo que no habrá terceras elecciones” 1

El vicesecretario de Organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, participó esta semana en el Comité Editorial que cada mes celebra Bolsamanía y que preside el director de ANALYTIKS, Antonio Papell. En esta ocasión, estuvieron presentes, junto al editor, Álex Bueso, el gerente de la división de medios, Pedro Calvo, así como Santiago Mediodía y, como invitados, los periodistas Graciano Palomo y José Apezarena, además del sociólogo José Antonio Gómez Yáñez.

Martínez Maíllo trasladó su preocupación por cómo está afectando a la economía, a la credibilidad del país e, incluso, mencionó, a la seguridad, la imposibilidad de formar nuevo Gobierno. “Se están poniendo demasiadas expectativas en los resultados de las elecciones vascas y gallegas del próximo domingo 25”, expresó antes de afirmar que, en su opinión, “no va a haber terceras elecciones generales”. Según Martínez Maíllo, en el escenario político los partidos tiene que ser capaces de “responder a lo que quiere la mayoría, y lo que quiere la mayoría es moderación, que haya acuerdos y nos pongamos a trabajar, eso es lo que pide el 70% de la gente”. Para el vicesecretario de Organización del PP, estamos en un sistema de representación y, en este sentido, los políticos tienen la responsabilidad de tomar decisiones que afectan al sentido de Estado.

“Nuestro acuerdo con Ciudadanos fue muy importante porque nos colocó en una posición de centralidad esencial y nos dio 170 escaños, a solo seis de la mayoría absoluta. Ese pacto nos equilibra y ahí es donde me gustaría estar de cara al futuro”, continuó. Martínez Maíllo no se mostró partidario de medias tintas para garantizar la gobernabilidad de España. “No creo ni en el voto secreto, ni en que haya seis que se abstengan, prefiero un acuerdo, de otra forma se nos podría tachar de poco serios y hasta de cuestionar el sistema político”.

maillogrande

Para el todavía alcalde de la localidad zamorana de Casaseca de las Chanas, ejercer la oposición es una labor muy legítima, máxime si el PSOE obtiene el compromiso de la puesta en marcha de una serie de medidas. “Deben plantear qué piden y a partir de ahí podemos comenzar a hablar”, señaló. “No vamos a a renunciar a lo logrado en los últimos años, pero hay mucho recorrido para un acuerdo que no sería siquiera de investidura como el rubricado con Ciudadanos y menos aún de gobernabilidad. Estamos abiertos a tratar todo aquello que planteen. Ciudadanos quería y llevaba en su programa el contrato único y en el pacto suscrito con ellos aparecen tres tipos de contrato. En eso consiste ponerse de acuerdo. El problema es la cerrazón del partido que más tiempo ha gobernado España, 22 años”, aseveró. Ante la posibilidad de que la renuncia de Mariano Rajoy a favor de otro candidato de su partido a la presidencia del Gobierno facilitara la abstención del PSOE, Martínez Maíllo apeló a que son los votos los que ponen y quitan legitimidades. “Rajoy no está directamente involucrado en ningún asunto judicial, que desistiera sería una trampa a la democracia. ¿Qué responsabilidad tiene entonces el que pierde?”, se preguntó.

El vicesecretario de Organización del PP calificó de “buena y aceptable” la relación que mantienen los dirigentes de su formación con Ciudadanos, con conversaciones diarias y reuniones en Andalucía en estos momentos para la presentación de enmiendas en las Cortes regionales. A cuento de las inminentes elecciones en País Vasco, destacó la necesidad de que exista un contrapoder al nacionalismo. “El PNV pretende dominar y gobernar todo y eso es el anticipo de otro Artur Mas. No creo en el llamado nacionalismo moderado. La sociedad vasca es muy plural y precisamente nosotros, no así Ciudadanos, defendemos el concierto vasco. El PSOE, en cambio, ha renunciado a su esencia y lo pagará caro en las urnas”, expuso.

Por lo que respecta a una posible reforma constitucional, se cuestionó cómo podría abordarse dadas las dificultades de lograr consensos en el actual Parlamento. La de la ley electoral exigiría también un amplio beneplácito entre los partidos y lo pactado entre PP y Ciudadanos se limita a indicar que se buscará una mayor proporcionalidad. “No se pueden hacer reformas estructurales en España sin el principal partido de la oposición. Nosotros les apoyamos en la reforma del artículo 135 de la Carta Magna que propuso Zapatero”, apuntó Martínez Maíllo, que no es partidario de ningún sistema “que excluya de la vida política del país al nacionalismo”.

Frente común contra la corrupción

Preguntado sobre las dos sensibilidades que parecen existir en el PP, el responsable popular aseguró que se trata más de “diferentes formas de expresar el cansancio ante la corrupción” y pidió, para combatirla, la concurrencia de voluntades de instituciones, justicia, medios de comunicación y sociedad civil, además de un frente común por parte de todo el arco parlamentario. En este punto, aludió además el político zamorano a lo logrado por el pacto antitransfugismo, que ha convertido en puntuales casos que hasta hace dos décadas eran muy habituales.

“Es lo único que nos puede salvar de seguir en el y tú más, que lleva a la gente a desconectar. El problema no se soluciona con un cambio de Gobierno, de ministros, alcaldes o concejales, sino sentándonos todos para solucionarlo con sentido de Estado. Tendríamos que actuar desde todas las instancias para identificar, arrinconar y acabar con el corrupto y está claro que no se puede medir a todos con el mismo rasero porque entonces la política sería una actividad casi imposible”.

El ex presidente de la Diputación de Zamora, cargo que dejó para asumir su actual puesto en la dirección nacional del PP, defendió la existencia de las diputaciones. “Cumplen su misión y ya han sido reformadas para establecer un máximo de asesores que se puede contratar de forma discrecional”, señaló. “Poner el acento de la reforma de la Administración Pública en la local es quedarse en la superficie. Ayuntamientos y diputaciones son instrumentos de cohesión territorial y no hay que olvidar que los grandes detractores de estas últimas han sido históricamente los nacionalismos porque eliminarlas es el primer paso para hacer lo mismo con la provincia como circunscripción electoral y pasar a la Comunidad Autónoma. Y no olvidemos que, cuando se han eliminado, se han creado comarcas, veguerías… con el mismo resultado”, concluyó.

Iberia Navidad

La Cuarta Pared desnuda el hoy y el aquí del ser humano en las ocho escenas inapelables de ‘Nada que perder’

Entrada anterior

Ligera subida de PP y PSOE a costa de Ciudadanos y Podemos en unas futuras generales

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate