Debate

Urge formar gobierno para fortalecer la economía y frenar a Vox y al independentismo

0
Urge formar gobierno. Pedro Sánchez

España necesita salir de un impasse que dura cuatro años y formar gobierno para afrontar los retos que tiene por delante. El país necesita estabilidad con urgencia, principalmente en estos momentos: a las puertas de una recesión, con un grupo antisistema y ultra como Vox con el apoyo del 15 % del electorado y con un independentismo radical que aprovecha el caos institucional para asentar sus posiciones.

Vox, que ha conseguido el voto de más de tres millones y medio de personas, ha destrozado una de las singularidades positivas que nos adornaban: éramos de los pocos países sin presencia ultraderechista en el parlamento nacional. Pues bien, eso se acabó: un 15 % del electorado ha dado su confianza a una formación antisistema que pretende fulminar el Estado de las Autonomías, desprecia a los homosexuales, quiere privar de asistencia sanitaria a los inmigrantes ilegales y niega la violencia de género. Este ideario se completa con el afianzamiento de una identidad española basada en la tradición, la fe católica, el patriotismo y unas recetas ultraliberales.

Vox y el PP: solo puede quedar uno

Vox ha crecido a costa de un PP a la baja. La decadencia de los populares, que en abril cosecharon su peor resultado, terminó por romper los lazos que lo vinculaban a los sectores más ultramontanos del partido. No obstante, la columna de aire que más ha hecho ascender a la formación, hasta los 52 escaños actuales, ha sido el conflicto catalán, cuyo desatino ha generado una brutal reacción en el resto del Estado. Inicialmente, esta deriva fortaleció a Ciudadanos; más tarde, cuando comenzó el declive del líder, que ha desembocado en su dimisión, fueron los de Abascal quienes capitalizaron las iras. Y ha funcionado.

El binomio formado entre Vox y el PP es inestable. Probablemente, uno de los dos absorberá al otro. Los populares han de medir sus próximos pasos con precisión quirúrgica. Si Pablo Casado, que ha pasado de 66 diputados a 88, se equivoca de estrategia y vuelve a endurecer el gesto para atraer votantes de Vox o evitar nuevas fugas, es más que posible que el PP sea engullido por la extrema derecha. Esto no es nuevo, ya lo hemos visto en Francia, donde Agrupación Nacional (Le Pen) ha fagocitado a la inexistente derecha democrática.

Por el contrario, si la legislatura se normaliza y el PP asume un papel moderado y constructivo, Vox no florecerá en un ambiente saneado de discusión serena dentro del marco constitucional. Y la normalización institucional es el requisito imprescindible para que el conflicto catalán entre en una vía de negociación y mitigación. ¿Fácil? No, pero necesario si lo que se quiere es abordar el problema. No hacer nada o ahondar en la inestabilidad solo favorecerá las posiciones del independentismo más radical.

La cuestión catalana, un imperativo para formar gobierno

El voto independentista en las pasadas elecciones se ha radicalizado aún más, aunque sigue sin ser mayoritario. ERC, con 13 escaños, perdió casi 150.000 votos; por otro lado, JxCat y la CUP, las dos formaciones que apuestan por el disenso y los altercados, salieron reforzadas de las urnas. Los nacionalistas se hicieron con un asiento más (ocho en total) y 26.000 votos; los anticapitalistas, dos diputados y 244.000 votos en su estreno a nivel nacional. Los republicanos solo piensan en las elecciones catalanas y apuntan que, tras el juicio contra Torra y en función de cómo acabe la negociación de los presupuestos, pronto empezará a aclararse el panorama.

Las fuerzas constitucionalistas deben formar gobierno para coser la sociedad, recuperar la economía, construir una política que nos permita convivir otras cuatro décadas sin sobresaltos. La única salida capaz de devolver la estabilidad política a Cataluña es recuperar el pulso social y económico a través del diálogo y la negociación, aunque serán en última instancia las instituciones las que recompongan los consensos truncados y habiliten vías de futuro.

La economía

La coyuntura económica empeora y no debemos fiarlo todo a las medidas expansivas del Banco Central Europeo (BCE). Urge disponer de una política económica capaz de reactivar la economía en línea con las recomendaciones de Bruselas.

Alemania se prepara para inyectar inversión pública en el proceso económico, y España tendrá que apañárselas para impulsar la actividad sin generar más déficit. Por ello, es necesario tener un Presupuesto y gozar de una capacidad de maniobra basada en una mayoría parlamentaria comprometida con la recuperación. Si no se logra todo esto, los desequilibrios se tornarán insoportables.

La formación de un gobierno es una urgencia ante la que deben ceder recelos y aprensiones. Cada cual deberá retroceder en algún punto con tal de detener el derrumbe de este país y recuperar el rumbo.

 

Iberia Alexa

El eterno viaje al centro

Entrada anterior

PSOE y Unidas Podemos cierran un preacuerdo de Gobierno con Iglesias de vicepresidente

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate