Debate

Ganaron ellas: contundencia y talante para un futuro encabezado por mujeres

0
Debate mujeres

“La última oportunidad” fue para las mujeres, y ellas, a diferencia de los candidatos a la presidencia de Gobierno, sí supieron aprovecharla para poner las cartas sobre la mesa.

El debate electoral antes de la cita con las urnas este domingo, que muchos podían presagiar vulgar y despectivamente como un “gallinero”, resultó ser un encuentro político profundo y alejado de burdos espectáculos televisivos entre las representantes de los cinco partidos principales.

María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (C’s), Irene Montero (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (Vox). A ninguna de ellas le hizo falta hacer uso de adoquines o artificios para exponer proyectos concretos en materia de pensiones, vivienda, paro, cambio climático, igualdad e, incluso, productos de higiene íntima femenina; todo con respeto, pero con contundencia.

Tanto es así, que hasta la número dos al Congreso por Madrid, Ana Pastor, corrigió de manera indirecta las polémicas declaraciones de su compañera de partido, Cayetana Álvarez de Toledo, sobre los abusos sexuales. “Cuando no hay consentimiento, es violación”, aseguraba Pastor al mismo tiempo que reclamaba un cambio en el Código Penal para adaptar este matiz al Convenio de Estambul.

Las mujeres plantan cara a la ultraderecha

Mientras que en el debate de los hombres, estos rehusaron rebatir las diatribas de Santiago Abascal, María Jesús Montero, Ana Pastor, Inés Arrimadas e Irene Montero sí se atrevieron a cuestionar e incluso a ignorar, en muchos momentos, a Vox. No se sabe si lo hicieron por las críticas recibidas estos días, pero lo que sí quedó de manifiesto es que Rocío Monasterio no lo tuvo tan fácil como su jefe para pronunciar el mitín voxiano en prime time.

En lo que sí se pusieron de acuerdo con los cabeza de lista en las elecciones de este domingo fue en mantener la incógnita sobre futuros pactos que posibiliten, esta vez sí, un gobierno estable. Es evidente la buena sintonía entre las dos Montero, algo ya no tan claro entre Iglesias y Sánchez. Sin embargo, fue la de Unidas Podemos quien protagonizó uno de los enfrentamientos más duros con Vox. La portavoz de la formación morada aseguró que “el machismo se combate no yendo a reventar minutos de silencio como hacen ustedes, se combate con educación”. Además, Montero llamó “desalmados” a todos aquellos que “ponen en tela de juicio que en este país según a quien ames puedes tener menos derechos o puedes sufrir una agresión homófoba”.

Ana Pastor vs. Rocío Monasterio

Por su parte, la derecha protagonizó un combate cara a cara para marcar sus diferencias. La expresidenta del Congreso, Ana Pastor, que representa el ala más feminista de su partido, hizo alarde de sus 30 años en la función pública al espetar a la representante de Vox que su partido “representa lo que representa” mientras que el PP es “un partido con experiencia que ha hecho política a favor de la igualdad entre hombres y mujeres”.

Vox, en cambio, mantuvo su discurso a favor de la cadena perpetua y en contra del Estado de las Autonomías y el cambio climático. En esa línea, Rocío Monasterio se quejó de la celebración en Madrid de la Cumbre contra el cambio climático afirmando que “los 150 millones de euros que se van a dedicar a traer a la niña Greta a Madrid, se debería invertir en ayudar a los que tienen diésel”.

Arrimadas, que persiguió en numerosas ocasiones a María Jesús Montero por el escándalo del pago de prostitutas con dinero público de la Junta, decidió esquivar la pregunta sobre la ilegalización de los partidos separatistas ­­–proposición de ley propuesta por Vox y firmada por Cs y el PP en la Comunidad de Madrid– para centrarse en exigir el 3 % de votos para lograr representación en el Congreso, medida que puede sonar más “amigable”, pero que viene a decir lo mismo. Pidió también impulsar las energías renovables y establecer una única prueba de Selectividad.

“La última oportunidad” terminó con el minuto de oro empleado por cada una de las participantes, espacio que María Jesús Montero aprovechó para apelar a las jóvenes a que defiendan sus derechos. Irene Montero hizo lo propio al recordar a las generaciones de abuelas, madres e hijas, quienes lucharon, luchan y lucharán porque España sea un país feminista y con justicia social.

Ana Pastor, por su parte, defendió la idea de un gobierno que priorice lo que le importa a la gente; mientras que Monasterio insistió en posicionar a su partido como la alternativa patriótica. Por último, Arrimadas, que al igual que Rivera, no consiguió aupar a su partido del hundimiento que le auguran las encuestas, pidió a los oyentes “no tirar la toalla” para así subir dos puntos porcentuales y alcanzar los 20 escaños.

Este debate tampoco ha despejado las dudas sobre quién gobernará con quién, ni si será posible salir del bloqueo político. Para lo que sí ha servido es para darnos cuenta de que, gracias a la contundencia y talante político, ganaron, y, en un futuro no muy lejano, ganarán ellas.

Iberia Alexa
Cristina Villanueva

La imagen de una ciudad

Entrada anterior

Contra el bloqueo: o acuerdo a la portuguesa o Pacto de Estado PSOE-PP

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate