Debate

¿Quiénes fueron las Trece Rosas?

0
Placa homenaje a las Trece Rosas

Ni torturadoras ni asesinas. Las Trece Rosas fueron trece mujeres, de entre 18 y 29 años, fusiladas cuatro meses después de que finalizase la guerra civil. Consideradas un símbolo de la lucha contra el franquismo y víctimas de la represión, el actual secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, tuvo la indecencia moral de declarar en TVE que las jóvenes “torturaban, asesinaban y violaban vilmente”.

A pesar de que la propia sentencia del tribunal franquista que las condenó desmiente sus declaraciones, Smith, lejos de retractarse, declaró más tarde que podía “opinar lo que quera sobre un hecho histórico” y denunció que se quiere “imponer la memoria histórica”. “Nunca voy a pedir perdón por algo que no es verdad”, dijo.

Ochenta años después de su ejecución, las trece mujeres se han convertido en protagonistas de una campaña electoral, precisamente por los herederos ideológicos de sus verdugos. El guionista y escritor Ignacio Martínez de Pisón, quien escribió el guion de la película dirigida por Emilio Martínez-Lázaro, Las 13 rojas, basado en el libro del periodista Carlos Fonseca, Trece rosas rojas, y bien conocedor por tanto de la historia de estas mujeres, recalca en La Vanguardia que “el consejo de guerra que las condenó a muerte lo hizo por un delito de adhesión a la rebelión. En otras palabras, por su lealtad a la República”.

Desmontar las mentiras con las que los miembros de Vox quieren ser noticia es, en ocasiones, entrar en su juego. Pero las declaraciones se mueven por la red con rapidez y resulta necesario subrayar sus mentiras y explicar la verdad para desenmascarar su visión tergiversada de la historia. En Newtral han tenido acceso a los documentos del tribunal que condenó a las Trece Rosas para demostrar que Ortega Smith miente o es un ignorante o ambas cosas.

El 3 de agosto de 1939, señala el portal, “el fiscal del Consejo Permanente de Guerra acusó a 56 procesados, entre los que se encontraban las Trece Rosas, como «responsables de un delito de adhesión a la rebelión»”. La sentencia señala que las acusadas pretendían “hacer fracasar las instrucciones político-jurídicas de nuestro estado Nacional” y circular “las órdenes necesarias a fin de organizarse y poder actuar en todas aquellas misiones que pudieran producir aquellos actos delictivos que vulnerasen el orden social y jurídico de la Nueva España”.

Para llevar a cabo sus planes, recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Newtral, los procesaros trataron de infiltrarse en las filas de FET y de las JONS y del ejército, siendo dirigida toda esta actuación criminal por el Comité Provincial con la ayuda eficaz de las jóvenes afiliadas a las referida JSU [Juventudes Socialistas Unificadas]”.

El digital de Ana Pastor ha acudido a la obra El holocausto español, escrita por el hispanista Paul Preston, para explicar los hechos. El historiador británico señala que el 5 de agosto fueron ejecutados en Madrid aquellos 56 prisioneros, “entre ellos un chico de 14 años y 13 mujeres, varias de ellas menores de 21 años y, que, con el paso del tiempo, se las conocería como las trece rosas”.

La excusa para ejecutar a las Trece Rosas

El 29 de julio de ese mismo año, explica Preston, fue asesinado el comandante de la Guardia Civil, Isaac Gabaldón, su hija menor de edad y su chófer, en Talavera de la Reina. Aquel crimen se atribuyó a los militantes de las JSU y sirvió de excusa para asesinar a las Trece Rosas. Cinco días después del asesinato de Gabaldón, el Tribunal publicaba la pena de muerte para todas ellas. Sin embargo, las jóvenes se encontraban ya en prisión cuando sucedió el asesinato del comandante, lo que las hacía inocentes de ser las autoras materiales del crimen, explican en Newtral.

El historiador y profesor de la Universidad de Castilla La Mancha, Benito Díaz, señaló a eldiario.es que las Trece Rosas “no tenían nada que ver con el asesinato. Estaban ya encerradas y no podían haber sido las autoras materiales ni intelectuales”. El régimen de Franco quería demostrar que no le temblaba la mano a la hora de combatir a los rojos. Algunos añoran aquellos tiempos. Hay que luchar para que los nombres de las Trece Rosas (J ulia Conesa, Blanca Brisac, Carmen Barrero, Martina Barroso, Luisa Rodríguez, Elena Gil, Pilar Bueno, Adelina García, Virtudes González, Ana López, Joaquina López, Victoria Muñoz y Dionisia Manzanero) no se borren de la historia.

Iberia Alexa
analytiks

Tsunami democrático, Supremo y Constitucional: llega el cierre del 1-O

Entrada anterior

El ‘Joker’ y el juego de los espejos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate