DebateEn Portada

Ley de eutanasia: un derecho demandado por la sociedad

0
Eutanasia

El eterno test de estrés de la convivencia parlamentaria ha pasado una nueva prueba esta semana tras la admisión a trámite de la ley orgánica de regulación de la eutanasia. Parece que, tras los intentos fallidos de 2018 y 2019, esta vez sí saldrá adelante. Solo dos formaciones, PP y Vox –que defienden una ley de cuidados paliativos–, se oponen a este reconocimiento de un nuevo derecho individual, que goza de gran aceptación social como han mostrado diferentes encuestas.

Según el Barómetro sobre Neurociencia y Sociedad elaborado por IPSOS a nivel nacional en 2018, “la población española está claramente a favor de regular la eutanasia”. “Más de 8 de cada 10 (85 %) se declaran a favor de su regulación, y de ellos el 49 % lo afirma de manera totalmente convencida, es decir, uno de cada dos. Por el contrario, apenas el 15 % de la población señala estar en contra, y de ellos solo el 8 % lo hace de forma convencida. En cuanto a sexos, el apoyo es mayor entre las mujeres españolas. Otras encuestas mencionadas por El País en este editorial señalan que el apoyo supera el 60 % entre los católicos.

Con la regulación de la eutanasia se pretende reconocer la libertad de poner fin a la vida cuando lo único que queda es sufrimiento, dolor. Pero para que a una persona se le aplique dicha intervención esta habrá de pedirla expresamente y habrá de ser claramente informada. Fuera de la ley queda la aplicación a aquellos pacientes que no puedan decidir por sí mismos, salvo si lo expresaron previamente en un testamento vital.

En contra de la eutanasia

La tramitación y más que probable aprobación de esta ley ha abierto una nueva brecha entre el principal partido de la oposición y el Gobierno. José Ignacio Echániz, portavoz adjunto del PP en el Congreso, dijo que el objetivo de Sánchez es “ahorrar costes con personas que son muy caras al final de su vida (…) Para el PSOE, la eutanasia es una política de recortes (…) Cada vez que desaparece una persona de estas características, desaparece un problema económico y financiero para el Estado”. Sorprenderían estas palabras de no ser porque, desafortunadamente, la población esta cada vez más acostumbrada a estas caceroladas argumentales.

Pero que el ruido no impida –a quienes quieran– participar en un debate tan delicado como este, donde los temores razonables nacen de la compasión y la empatía, como señala el editorial de El País. La misma ley estará dotada de mecanismos de control para impedir que la eutanasia no se utilice para deshacerse de ancianos y personas desvalidas. La eutanasia no será obligatoria –como tampoco lo sería el aborto–, por muy alto que quieran poner el grito desde determinados sectores de la sociedad.

Legislación en otros países

El derecho a morir dignamente se abre paso en las sociedades modernas. La eutanasia es legal únicamente en Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia. El suicidio asistido, que, a diferencia de la eutanasia, no requiere de una intervención directa de los médicos, está permitido en cinco estados de EE. UU. (Oregón, Washington, Montana, Vermont y California) y en Suiza.

En Alemania y Austria se permite, previo consentimiento de los pacientes, la eutanasia pasiva (se consigue la muerte de la persona en situación irreversible suspendiendo el tratamiento médico). Bajo ciertas condiciones, este derecho también está recogido en las legislaciones de Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia.

analytiks

Entre el ‘Brexit’ y Cataluña

Entrada anterior

De Vox al PP: el cordón sanitario y los pactos de Estado

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate