Debate

Los partidos preparan sus congresos

0
Pablo Iglesias

Cuando la legislatura ha adquirido la que ya parece ser su velocidad de crucero, tras la investidura del presidente Rajoy gracias a la abstención del PSOE que supuso la ruptura dramática de este partido, las cuatro grandes formaciones en las que descansa el proceso político que se desarrollará en principio a lo largo del cuatrienio han optado por convocar sus respectivos congresos, un ejercicio introspectivo de democracia interna (al menos en teoría) que debería servir para aclarar ideas, perfilar los programas, avanzar propuestas, incrementar la transparencia, etc. De hecho, tras las dos recientes elecciones —el 20D de 2015 y el 26J de 2016— que nos han traído hasta aquí, y luego de un dilatado periodo de reflexión, negociaciones interminables y especulaciones sin cuento, las ideas no parecen muy sólidas, y si el PP pretende, como es natural, mantener el rumbo de la legislatura anterior, quienes pueden o no permitirlo no tienen muy claras las diversas alternativas. Y si ello resulta tranquilizador para quienes creen que hay que preservar la estabilidad a toda costa, otros muchos creen que habría que aprovechar la diversidad parlamentaria actual para llevar a cabo reformas audaces y actualizaciones necesarias.

El proceso es conocido: los próximo días 4 y 5 de febrero, Ciudadanos celebrará su congreso. El PP llevará a cabo un cónclave general, su18º Congreso, los días 10, 11 y 12 del mismo mes, y Unidos Podemos, que ha querido coincidir en el tiempo con la formación de Rajoy, reunirá su Asamblea Ciudadana Estatal, su “Vistalegre 2”, también el 11 y el 12 de febrero. La gestora del PSOE, por su parte, ha anunciado que el próximo Congreso tendrá lugar “antes del verano”, y ya dentro de pocos días el Comité Federal fijará seguramente la fecha concreta. De momento, los promotores del golpe de mano y organizadores de la gestora toman ya posiciones, y portavoces del ‘gobierno provisional’ –Eduardo Madina y Guillermo Fernández Vara— han manifestado que en su opinión lo bueno sería que sólo hubiera un candidato a la secretaría general.

La situación de las cuatro grandes formaciones es muy dispar, pero en todos los casos se trata de efectuar una composición de lugar ideológica y táctica tras el arranque de la legislatura y de marcar los nuevos rumbos después de una etapa de fuerte inestabilidad política que ha durado casi un año y que se consumó con la formación de un nuevo gobierno en minoría. En este sentido, el PP, que lleva cinco años sin celebrar su congreso, pretende llevar a cabo una discreta modernización interna que cierre un periodo en que el ejercicio del poder, que desempeña desde finales de 2011, ha debido compaginarse con la resolución de muchos y graves episodios de corrupción interna, casi todos en vía judicial actualmente. Rajoy, siempre atrincherado en su reconocida previsibilidad, no hará cambios significativos, aunque se esperan algunas modificaciones del sistema de elección interna de líderes –la célebre doble vuelta-, lejos de las incontrolables primarias. Tampoco se implantará una limitación de mandatos, que realmente no es propia de los sistemas parlamentarios sino típica del presidencialismo… De cualquier modo, Rajoy es el líder indiscutible, se ha convertido en una referencia del Sur de Europa –después de Merkel, no hay otro gobernante más sólido en el núcleo duro europeo- y así será reconocido por sus conmilitones en el congreso, en que será más importante transmitir sensaciones que experimentar cambios.

Ciudadanos, que posibilitó mediante un pacto de investidura con el PP la actual fórmula de gobernabilidad, prepara su cónclave con discreción, y ha manifestado que espera que en la reunión la militancia defina el partido que quiere; su posición es en la actualidad mejor que nunca ya que, después de una dilatada travesía en el desierto desde su fundación, hoy puede exhibir 1.700 cargos electos, con 32 diputados en el Congreso, 95 parlamentarios autonómicos y dos eurodiputados… Recientemente, Albert Rivera, también líder indiscutible de la organización, ha manifestado su deseo de virar el partido hacia una posición inequívocamente liberal, abandonando –al menos nominalmente- la cercanía socialdemócrata. El paso es relativamente arriesgado porque cierra el portillo de comunicación que comunicaba C’s con el PSOE. Y rompe una tendencia fundacional ya que Ciudadanos nació como reacción del ámbito progresista catalán a la irritación que produjo Maragall, tan cómodo junto a ERC en el ‘tripartito’, en los primeros años de gobierno del PSC al frente de la Generalitat.

En la izquierda –en el PSOE y Unidos Podemos—, las reuniones congresuales previstas son más complejas y borrosas, porque está menos claro el perímetro ideológico en que las dos formaciones deberán desenvolverse y porque ambas organizaciones se encuentran sumergidas en sendos procesos de definición y debate interno, en línea con lo que les sucede también a las izquierdas europeas.

El PSOE, actualmente en manos de una gestora, debería consolidar su condición de alternativa del Partido Popular, aunque la intensidad de esta definición, que es lo importante, está por decidir. El surgimiento de los partidos populistas obliga a los partidos tradicionales a mantener alguna fórmula de cooperación entre sí; en Francia, sin ir más lejos, ya se da por cierto que si se confirman los presagios de que pasarán a la segunda vuelta de las presidenciales (y quién sabe si de las legislativas pocas semanas después) la derecha de Fillon y la extrema derecha de Le Pen, la izquierda democrática no tendrá más remedio que alinearse con el centro-derecha. En nuestro país, la fractura del PSOE se ha debido a discrepancias en esta materia: la dirección que ha sido defenestrada y sustituida por la actual gestora se negaba a facilitar la gobernabilidad a la derecha, en tanto el sector que ha tomado el poder es más proclive a ello y ha proporcionado a Rajoy la abstención parlamentaria que necesitaba para su investidura. De ahí que la izquierda, presionada además por la ortodoxia neoliberal de Bruselas, tenga dificultades para emitir programas y hacer definiciones.

Parecido problema tendrá Podemos, que llega a su decisivo congreso dividido en torno a las dos sensibilidades que compiten por el liderazgo: el radicalismo de Iglesias, enemigo de aliarse con el PSOE y promotor del pacto con Izquierda Unida que ha dado lugar a Unidos Podemos, choca con el posibilismo de Errejón, partidario de que la organización aspire a un desarrollo transversal capaz de conseguir la mayoría en las instituciones…

PP y Ciudadanos deberán, en definitiva, actualizarse para mantener el poder. Las formaciones de izquierdas no tendrán en cambio más remedio que impulsar/mantener sus procesos deliberativos para encontrar las vías que les devuelvan el protagonismo perdido y les brinden nuevas oportunidades de futuro.

analytiks

Revista de prensa: previsiones para 2017

Entrada anterior

Un año para invertir

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate