DebateEconomía

Llega una ola de proteccionismo, échate a temblar

0
Llega una ola de proteccionismo, échate a temblar 1

Llega Trump y el mundo cambia, especialmente por la ola de proteccionismo que parece imprimir en su política económica.

El magnate metido a político asegura que el manejo económico de su antecesor ha sido un desastre. Es más, ha cuestionado los datos oficiales asegurando que la tasa de desempleo real es del 42 % y que el 4,9 % que presentan los organismos gubernamentales son “una broma”.

La principal preocupación del nuevo presidente va en la dirección de la ubicación de las empresas y los centros de trabajo “muy pocos estadounidenses están trabajando, muchos trabajos se han enviado al extranjero”. Por ello, propone una reforma tributaria, su única medida formal y detallada para la economía local.

El precandidato postula aliviar la carga tributaria a la clase media y simplificar el código de impuestos. También quiere impulsar el crecimiento e impedir que siga creciendo la deuda y el déficit, pero respecto a estas propuestas no da ningún tipo de explicación más allá del enunciado.

Otra de las aristas clave del programa de Trump tiene que ver con el comercio exterior, particularmente en la relación del país con China. “Desde que China ingresó en la OMC, los estadounidenses han presenciado el cierre de más de 50.000 fábricas y la pérdida de decenas de millones de puestos de trabajo”, sostiene.

A partir de esta negativa evaluación, indica: “El único poder que tenemos con China es el comercio masivo. Voy a gravar los productos procedentes de China. Me gustaría ponerles un arancel”, señaló apuntando a un impuesto de hasta 45 %, al tiempo que indicó que “China sabrá que EEUU está de vuelta en el liderazgo global de los negocios”.

[pullquote]”Voy a gravar los productos procedentes de China”, dice Trump[/pullquote]

El proteccionismo es la doctrina económica opuesta al librecambismo, que intenta favorecer la producción nacional frente a la competencia extranjera haciendo pagar impuestos por la importación de productos extranjeros y favoreciendo a los nacionales con medidas especiales.

Tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, los ciudadanos han expresado en las urnas o las calles reticencias crecientes sobre los acuerdos de libre comercio, acusados de favorecer la desindustrialización y la reducción de los sueldos.

En Estados Unidos, que fue uno de los principales países en beneficiarse de la apertura de los mercados, Donald Trump ganó la elección presidencial prometiendo la renegociación de los acuerdos de libre comercio.

En todo caso, las palabras y promesas de Trump ponen en alerta los mercado. El magnate estadounidense reincide en su idea de ubicar los centros de producción en el país. Trump, firme defensor del proteccionismo, ha anunciado una subasta de medicamentos para abaratar su precio.

La reacción del mercado no se ha hecho esperar. Inmediatamente las pérdidas se han abierto hueco en el mercado. El S&P 500, que había registrado algunos avances, volvía a las pérdidas, igual que el Dow Jones y el tecnológico Nasdaq. Uno de los sectores más castigados en Wall Street ha sido el farmacéutico, que, por caía con fuerza tras las palabras el presidente electo.

Mientras, los analistas perciben una volatilidad mayor, aún si cabe, en el mercado de divisas. Así, el euro cae frente a la divisa estadounidense y el  peso mexicano se desploma.

Pero la economía  es un encaje de bolillos de alta sofisticación, muy globalizado y al que afectan las novedades, en especial las ocurrencias. Por ello, las apelaciones al miedo pueden acabar ocasionando graves problemas en todo el mundo.

Acudir a las fórmulas, ya caducas, del proteccionismo como estímulo masivo ya se probó en Estados Unidos en los difíciles años 30 y las consecuencias, como es de sobra conocido, fueron catastróficas.

Pero lo curioso es que las ideas de Trump ya causan furor en Europa. Así, Marine Le Pen asegura que “el proteccionismo funciona cuando lo hace un país con un líder comprometido y con soberanía económica”. La candidata presidencial cree que es bueno para la industria y para el empleo.

Le Pen busca utilizar las primeras medidas del presidente electo de los Estados Unidos como evidencia de que sus políticas proteccionistas y anti-inmigración pueden ofrecer beneficios a los franceses. La líder del Frente Nacional también ha declarado en su sede electoral en París que la determinación vale la pena en política y “lo que Trump ha logrado es una prueba”. Ya en clave electoral, ha animado a los franceses a acabar con una élite “incapaz de dar forma al destino de Francia”.

La decisión de los ciudadanos británicos votando a favor del Brexit llegó en un contexto en el que el comercio mundial está debilitado y las políticas monetarias de los países desarrollados para alentar a la economía están agotadas.

Existe el riesgo importante de que la economía global caiga en una recesión y que las medidas de los bancos centrales más poderosos del planeta estén limitadas para contrarrestarlo, con la Reserva Federal ya en un proceso de normalización de tasas.

En Gran Bretaña, la nueva primera ministra quiere una economía más proteccionista y cortar la inmigración.

La primera ministra, Theresa May, destaca en sus intervenciones que perder relaciones comerciales con la UE puede ser un sacrificio aceptable. Su visión económica es más proteccionista que la de otros miembros del Partido Conservador. Entre otras medidas, quiere intervenir en las empresas para limitar los sueldos de los ejecutivos e imponer la entrada de trabajadores en los consejos de administración.

Lo mas destacado es que el gobierno británico está considerando cobrar a los empleadores 1,000 libras (1,200 dólares) al año por cada trabajador calificado que reclute de la Unión Europea, una vez que Gran Bretaña (GB) salga del bloque. Según parece, el gobierno se ha impuesto el objetivo de reducir la inmigración a menos de la mitad.

El sector financiero británico podría perder más de 232 mil puestos de trabajo si se prolonga demasiado la incertidumbre sobre las condiciones de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. En resumen, llega el proteccionismo, échate a correr.

analytiks

Un modelo competitivo de contratación pública

Entrada anterior

La recuperación hemipléjica

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate