DebateEconomía

“Para superar las secuelas de la crisis es fundamental que España mantenga la confianza internacional”

0
“Para superar las secuelas de la crisis es fundamental que España mantenga la confianza internacional” 1
The flag of Spain fluttering on building of the Bank of Spain (Banco de Espana) in Madrid, Spain. Blue sky in background. Madrid is a popular tourist destination of Europe.

Ya no es la economía, sino la política. El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, lo tiene claro. Roldán fue el protagonista del último Comité Editorial de Bolsamanía, que tuvo lugar esta semana, una cita mensual que preside el director de ANALYTIKS, Antonio Papell y que contó, junto a responsables editoriales del portal de Web Financial Group, con la asistencia de los periodistas Sergio Martín, José Apezarena y Javier Fernández Arribas. Roldán se refirió al creciente interés de los inversores por el alza de los populismos en el contexto político internacional. “Los mercados no son buenos leyendo el riesgo político, que es muy difícil transformar en una decisión de inversión”, comentó, y tanto el Brexit como la llegada al poder de Donald Trump en Estados Unidos son manifestaciones de ese riesgo político, señaló.

En cuanto a la salida de Reino Unido de la UE, manifestó que, hasta ahora, no ha sido una catástrofe como se anticipaba, a pesar de la ligera depreciación de la libra, como tampoco lo ha sido, para el dólar, la victoria del magnate republicano. Lo que ocurra en el futuro es una incógnita pero el calendario político, recordó, llega cargado de citas importantes, como el referéndum en Italia –el próximo 4 de diciembre–, las elecciones en Austria y Holanda, las legislativas en Alemania y las presidenciales en Francia el próximo año. En este sentido, España emerge en estos momentos como un lugar “maravilloso” en comparación con la incertidumbre que acecha a otros países europeos.

Por lo que respecta a los diferentes sectores productivos, el presidente de la AEB calificó de “imparable” la revolución digital y los servicios frente al mito de la industria y abogó por una normalización de los tipos de interés. “Sería positiva para la economía en su conjunto”, apuntó. Tildó de incierto lo que pueda ocurrir en materia de regulación a la espera de la toma de decisiones por parte de las instituciones norteamericanas, en un impasse hasta que la nueva Administración de Trump tome posesión. “Saber lo que hará es muy complicado. Janet Yellen permanecerá hasta que acabe su mandato en 2018, pero será clave quien sea el secretario del Tesoro, que aún no se conoce”, expuso. “No está claro que los responsables que nombre el nuevo presidente estadounidense apuesten por regulaciones más laxas pero sí se presume que lo puedan hacer por unas más sencillas”, aseveró. “¿Seguirá habiendo coordinación internacional o se irá hacia un mundo más fragmentado?”, se preguntó. “La tentación de que ocurra lo segundo es muy grande”, aventuró, aunque será a lo largo de 2017 cuando vayan cristalizando y conociéndose las intenciones de los reguladores norteamericanos al respecto. “Europa ha seguido el camino marcado por Estados Unidos, si bien los bancos de ese país tuvieron una recapitalización preventiva y aquí en Europa se hizo de forma mucho más lenta”.

TTIP e integración europea

José María Roldán habló de las dificultades del TTIP. “La puesta en marcha y las negociaciones que supone un proceso como ese implica un gran desgaste y cuando se frustra es muy difícil retomarlo”, justificó antes de abordar el freno en la integración europea. “No hay apetito político pero, aunque ahora no se esté avanzando mucho, tampoco es posible dar marcha atrás porque sería una catástrofe”.

The flag of Spain fluttering on building of the Bank of Spain (Banco de Espana) in Madrid, Spain. Madrid is a popular tourist destination of Europe.

A cuenta del sector bancario español, mencionó como principales retos la rentabilidad futura y la digitalización y afirmó que las fusiones precisan de “cierta presión” sobre la entidad objeto de la integración. Pidió la misma regulación para actores con la misma actividad y el mismo riesgo, en referencia a las fintech que, a su juicio, juegan con la baza a su favor de entender muy bien la experiencia de usuario. “Pienso que no habrá un Google Bank o un Amazon Bank porque no aguantarían ni una semana la presión de la supervisión bancaria, pero la deconstrucción del sector es una realidad: estas entidades buscan los nichos de negocio rentables –medios de pago, por ejemplo– aunque, si hace un par de años las fintech querían ‘comerse’ a los bancos, lo que quieren ahora es, en muchos casos, integrarse en uno”. Abogó a favor de que las entidades recuperen el prestigio y la confianza perdidos y señaló que existe “un problema de acción colectiva”. “Las dificultades de los eslabones más débiles han contaminado al resto”, expresó. “En España, la crisis ha procedido básicamente de entidades medianas no cotizadas en mercados pero el sambenito se ha trasladado a todas sin merecerlo”. Además, alertó sobre la necesidad de una transformación que ponga el foco en las prioridades del cliente y calificó de fundamental que el banco sepa trasladar a todos sus empleados la cultura de la entidad financiera.

La privatización de Bankia

El presidente de la AEB se mostró convencido de que Bankia y BMN se privatizarán con toda la transparencia posible, puesto que la operación tendrá el control de lo público y de lo privado, ya que “las sostiene el dinero del contribuyente y, además, Bankia tiene accionistas minoritarios”. También se mostró partidario de que los usuarios paguen por los servicios bancarios, una práctica a la que la población debería ir acostumbrándose poco a poco y que no se cuestiona en países como Estados Unidos. “Bernie Sanders quería limitar el cobro en los cajeros por retirada en efectivo a dos dólares”, ejemplificó para poner de relieve lo que sucede en otras sociedades. También subrayó la pertinencia de que España, con un endeudamiento exterior neto del 80 % de su PIB y en consecuencia una gran dependencia exterior, se haga entender fuera “sin margen de error”, frente a un debate a menudo quizá demasiado doméstico. “El elemento fundamental para superar las secuelas de la crisis es mantener la confianza internacional”, manifestó, máxime después de haber “jugado con fuego” en este 2016 con un Gobierno en funciones. Una situación que, para él, ha tenido impacto sobre decisiones de inversión pero, milagrosamente, no ha afectado a la marcha de la economía. También, cómo no, consideró esencial lograr un mayor tamaño de las pymes en España, país sobre todo de micropymes. “Es fundamental si queremos poner los pilares de la década prodigiosa que necesitamos”, puntualizó.

Hubo también tiempo de analizar el Brexit y las opciones que tiene Madrid de atraer empresas financieras hoy con sede en Londres. “Tenemos buenas infraestructuras, buen clima y mucha tolerancia social a las diferencias, además de un mercado residencial y de oficinas a buen precio. No veo grandes alternativas en Europa respecto a Madrid”, concluyó.

“El proceso de los mal llamados pleitos colombinos es un reflejo de cómo ha evolucionado la sociedad hasta nuestros días”

Entrada anterior

Revista de prensa: el ‘pero’ de Rajoy antes de reformar la Constitución

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate