DebateEn Portada

PSOE y Unidas Podemos: un acuerdo de izquierda moderada

0
Sánchez e Iglesias antes de presentar el acuerdo

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han comparecido esta tarde para anunciar las medidas que guiarán al futuro Gobierno, si es que finalmente lo hay, pues aa día de hoy no hay nada seguro ya que ERC no se pronunciará hasta el próximo 2 de enero. Bajo el título Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España, PSOE y Unidas Podemos dejan escrito su disposición para poner en práctica políticas de marcado carácter social. El texto es pragmático, sin apenas concesiones a la identidad utópica de los morados, probablemente frenados por la experiencia de los socialistas. Nada tiene que temer Bruselas.

El acuerdo entre PSOE y UP, en línea con Europa

La primera gran lectura que debe hacerse de este acuerdo es bajo la lupa de la economía y mirando hacia Europa. Afortunadamente, los Tratados comunitarios permiten el pluralismo político y la alternancia de poder entre derecha e izquierda. Gobierne quien gobierne, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento seguirá respetándose. El texto divulgado por ambas formaciones, con el ánimo de convertirse en programa de gobierno en breve, enmienda las políticas conservadoras de las que venimos y traza un proyecto progresista, en línea con las posiciones de la izquierda europea y con las condiciones de Bruselas.

En dicho programa aparece la mano de una persona que cuenta con el beneplácito de Bruselas, Nadia Calviño. En el punto 10.7, titulado Cumplimiento de los mecanismos de disciplina fiscal para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas, se asegura que el Gobierno desarrollará una política fiscal responsable, que garantice la estabilidad presupuestaria y la reducción del déficit y de la deuda pública”.

El texto señala, además, que la senda elegida es compatible con el crecimiento económico “y la creación de empleo”. Asimismo, garantiza “la progresividad del sistema impositivo y la suficiencia de los ingresos públicos, reduciendo las diferencias con la media europea”. Con ello, lo que quieren decir PSOE y Unidas Podemos es que, sabedores de que hay que realizar un ajuste de unos 9.000 millones de euros, en lugar de realizar recortes se subirán impuestos. Una medida lógica, pues la presión fiscal en España es del 34,5 %, por debajo de la eurozona (41,4 %) y de la UE (40,2 %).

La revisión del IRPF

La subida del IRPF ha sido uno de los puntos más comentados antes y después de conocer el acuerdo. Sin embargo, no hay motivo para que cunda el pánico, pues “se incrementarán dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementará en 4 puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros”, sostiene el documento.

En cuanto al impuesto de sociedades, existía cierto consenso en que algo fallaba, ya que, después de la crisis, la recaudación ha sido escandalosa. Lo que ahora buscan PSOE y Unidas Podemos es una tributación mínima del 15 % para las grandes multinacionales (18 % para entidades financieras y empresas de hidrocarburos). En definitiva, pagarán más unas 80.000 personas físicas (el 0,4% de las declarantes por IRPF) y unas 10.000 grandes corporaciones (el 0,7% de las empresas). Y se reducirá en dos puntos la tarifa de las pequeñas pymes.

También en el ámbito económico, será relevante la nueva regulación de la vivienda, encaminada a cumplir el mandato constitucional de conseguir más fácil acceso a una vivienda digna. No se llega a los extremos regulatorios que practican países como Austria o Alemania pero sí se da la posibilidad a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos a limitar las subidas en las “zonas tensionadas”.

Reforma laboral

El punto 1.3 del acuerdo asegura que se recuperarán “los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012”, que había eliminado el derecho de negociación colectiva al hacer prevalecer el convenio de empresa sobre el del sector y eliminar la ultraactividad. Ambas formaciones han acordado realizar unos cambios urgentes, que serán precisamente los mencionados anteriormente, y derogar la disposición que permite despedir a los trabajadores por absentismo causado por bajas por enfermedad.

Asimismo, se elevará gradualmente el salario mínimo hasta le 60% del salario medio y habrá asimismo un nuevo Estatuto del los Trabajadores, actualizado y negociado con los agentes sociales.

Cambio climático

El nuevo gobierno también trabajará contra el cambio climático. El acuerdo garantiza la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, así como la redacción del Plan nacional integrado de energía y clima, reforma del mercado eléctrico y bajada de la factura. Ambas formaciones acuerdan fijar “objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero y energía para vertebrar las políticas energéticas, de transporte, de producción industrial y las urbanas, abriendo, al mismo tiempo, una oportunidad para la generación de nuevas orientaciones socioeconómicas”.

Educación y sanidad

La educación es otro de los pilares de este futuro programa. El Gobierno progresista propone destinar una partida del 5 % del PIB desde el 4,2% actual. Arranca de la derogación de la LOMCE —la ley Wert—, y sigue la pauta del proyecto de ley Celaá, que ya está en las Cortes, y que, entre otras medidas, incluye la eliminación de los itinerarios que obligan a elegir irreversiblemente futuro profesional (formación profesional o carrera universitaria) a los niños a los 13 años, no permitirá los centros segregados por sexos, obligará a los centros concertados a informar a los padres de que los pagos por actividades son siempre voluntarios y dispone que la asignatura de Religión siga siendo voluntaria pero sin alternativa (materia espejo) y que no promedie con las demás asignaturas.

Esta reforma no chocará con los acuerdos con la Santa Sede. El Gobierno que se forme próximamente no parece tener intención de iniciar un conflicto, aunque retoma la iniciativa de una nueva ley de Libertad Religiosa, planteada en su día por José Luis Rodríguez Zapatero.

En Sanidad, se pretende alcanzar en 2023 una financiación del 7% del PIB, y como era imaginable se propugna la indexación de las pensiones con el IPC, sin perjuicio de subidas mayores de las de menor cuantía. Como parece lógico, se ahonda en el criterio de sanidad universal y se proyecta eliminar paulatinamente todos los copagos.

Política

No nos olvidemos de la política. El programa no parece agresivo ni dogmático. El modelo constitucional del 78 sale reforzado. Solo los sectarios pueden aludir al frente popular para referirse a la alianza entre Unidas Podemos y PSOE.

Entre las disposiciones políticas más relevantes seguramente se encuentre el capítulo nueve, referido a la actualización del Estado autonómico, con la mirada puesta en Cataluña. El futuro Gobierno abordarán el conflicto político catalán impulsando la vía política a través del diálogo, la negociación y el acuerdo entre las partes que permita superar la situación actual”.

Aquí puede consultar íntegramente el documento.

Acuerdo PSOE – Podemos by Analytiks on Scribd

analytiks

Documento | Lea íntegro el programa del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos

Entrada anterior

Nación y “nacionalidades”

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate