DebateEstados UnidosEuropaGlobal

Vergüenza en Afganistán

0

Algún día, los historiadores pedirán cuentas a la comunidad internacional por haber abandonado a su suerte a los afganos, después de que primero el colectivismo soviético y después las democracias occidentales conquistaran el país con diversos pretextos y practicaran un absurdo colonialismo que no sirvió en absoluto para modernizar las estructuras políticas y sociales cuasi medievales de aquella gente, subyugada por una secta que trata de privarles hasta de la capacidad de intelección.

Tras la salida de las últimas tropas que ocupaban Afganistán hasta el año pasado, los talibanes han impuesto su ley… y han mostrado de nuevo su incapacidad para alimentar a los 39 millones de compatriotas y mucho menos para organizar un estado y una economía productiva.

A consecuencias de ello, la ONU acaba de pedir a sus miembros 5.000 millones de dólares para evitar una catástrofe humanitaria en el país, donde la ciudadanía se muere literalmente de hambre. Con ello se pretende alimentar a 23 millones de personas del interior que se hallan en estado de necesidad y a seis millones más que se han exiliado sin recursos a los países de alrededor.

Es plausible la iniciativa voluntarista de Naciones Unidas, la única institución global que todavía nos recuerda en los casos límite la existencia de unas reglas civilizatorias y humanitarias, pero la paradoja que se suscita es tremenda: no solo tiene la ONU el problema de conseguir esos recursos sino que también ha de convencer a las autoridades político religiosas de Afganistán para que permitan la entrada de la ayuda.

Ante lo cual, con la experiencia habida, es muy difícil abonar nuevas acciones bélicas contra los talibanes y en favor de la liberación de los afganos pero desde luego sigue sin ser posible aceptar la cobarde estampida de las tropas democráticas de aquel remoto país, donde la muerte se ha impuesto como lema de vida.

La reconstrucción de la izquierda: ¿Hacia un partido socialdemócrata único?

Entrada anterior

Golpe de mano en la policía catalana

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Debate