Fútbol

El motín a Neymar, Messi y CR7

0
El motín a Neymar, Messi y CR7 1

Año 2753. Marte. Once y cinco de la mañana en un colegio del planeta más avanzado del Sistema Solar.  Hay doce adolescentes extraterrestres en una clase cuando llega el profesor, también alienígena, de Historia de las Civilizaciones Muertas, para muchos chavales del futuro, una de las asignaturas más aburridas de todo el instituto: «Venga, que hoy toca examen».

Todos se sientan sin rechistar y se ajustan sus gafas de realidad virtual para leer el enunciado de la prueba: «La era de los futbolistas en España». Arrancan los suspiros entre los adolescentes, que no se esperaban que cayera esa pregunta cuando en el temario hay otros epígrafes tan interesantes como los egipcios –también de la Tierra- o los Y6s4 –un pueblo de Urano que ideó un sistema para cultivos de regadío en el Sol-.

Junto a la pregunta teórica, en la que los jóvenes marcianos deben explicar la actitud de la sociedad ante los futbolistas de aquella época, hay un caso práctico: «Cristiano Ronaldo, Messi y Neymar. Relación con la Justicia (si la hubiere)». En ese momento, una voz irrumpe desde el fondo del aula. «Joder, profesor, ¿a quién le importa esto? ¡Si sólo fueron tres futbolistas!», clama un muchacho, que, como no domina la materia, insiste en su queja: «No hicieron nada por el Sistema Solar; fueron otros los que inventaron las naves espaciales, curaron el cáncer o idearon cómo teletransportar la materia». «Y también se les daba de vicio estafar a la Hacienda terrícola», le sigue otra compañera, graciosilla habitual, para despertar las risas de toda la clase.

«Concentraos, por favor», replica el maestro. Caso omiso, la tertulia es imparable. «Si Cristiano hasta le dijo a una jueza que le había citado a declarar porque era rico, guapo y listo», añade un tercero, que sigue hablando: «Se creería el tío que por su cara bonita no tenía que pagar impuestos». «Efectivamente, en el año 2017 de la era terrestre, Cristiano Ronaldo le tuvo que pagar 14,7 millones de euros a Hacienda», apuntilla el sabiondo de la clase, que suma otra intervención antes de ser silenciado al grito de empollón: «Y Messi fue condenado a 21 meses de cárcel por defraudar otros 4,1 millones al fisco».

El profesor, que considera que su sueldo no es lo suficientemente alto como para irse con dolor de cabeza a casa –también hay problemas con esto en la Educación Pública marciana- deja a los chicos que continúen. «No entiendo por qué les permitían todo», se pregunta el estudiante de intercambio, que había llegado desde Venus. «Pues yo he visto un documental en el que salían muchos niños diciendo que querían ser como Neymar y hasta se peinaban como él», especifica uno de la primera fila. «¡Ese era otro elemento! Estaba metido en líos legales», se escucha desde la esquina.

«Lo peor es que los terrícolas españoles les hacían la ola a estos y no valoraban el esfuerzo de la gente normal», sintetiza otra chica, cuya idea continúa el compañero de al lado. «Ni tampoco a los científicos, escritores o intelectuales». «Y así les fue», remata el profesor, antes de recordar a sus alumnos que han suspendido por no hacer el examen. «Nos da igual, éstos no merecen ser estudiados».

Iberia 350

Movilización internacional a favor de Al Jazeera

Entrada anterior

El Tribunal de Cuentas en serio

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *