FútbolEn Portada

“Spain. Sit and Talk”, lo que buscan los independentistas de Tsunami Democràtic

0
Tsunami Democràtic

Hasta los Mossos d’Esquadra dicen que han contemplado como peor escenario la invasión del campo en el partido que Barcelona y Real Madrid disputarán el próximo 18 de diciembre, que ya tuvo que ser aplazado por la tensión tras conocerse la sentencia del procés.

Tsunami Democràtic quiere que el partido sea mucho más que una manifestación deportiva y busca desesperadamente que el llamado conflicto político logre la internacionalización que siempre han intentado los independentistas catalanes.

El camp NouEl partido estaba previsto inicialmente para el 26 de octubre y fue aplazado cuando todo el mundo pensó que era imposible garantizar la seguridad. Desde hace años, cada partido entre los dos colosos del fútbol español era coronado por una gran pancarta en la que podía leerse: “Catalonia is not Spain”, un mensaje que era visto en todo el mundo, pero que ya no parece suficiente a los promotores del golpe de Estado que pretenden acabar con la integridad territorial de España.

Tsunami Democràtic: Spain. Sit and Talk

Para esta ocasión, Tsunami Democràtic quiere una gran pancarta en el centro del campo antes o durante el partido en la que pueda leerse: “Spain. Sit and Talk”.

Fue el entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, quien lanzó la idea como resumen de lo que durante años ha polarizado la vida catalana o, mejor dicho, la mitad de ella, para que se hiciera realidad lo que se ha denominado “derecho a decidir” a través de un referéndum vinculante que fuera la antesala inmediata de la independencia.

Pero la consulta, al margen de la mascarada que tuvo lugar el 1 de octubre de 2017, ni es legal ni puede tener consecuencias políticas por mucho que se pretenda utilizar el argumento falaz del derecho de autodeterminación, solo aplicable -tal como determina la ONU- en el caso de antiguas colonias.

El momento es especialmente sensible, ya que coincide con una tensa negociación política para hacer posible la investidura de Pedro Sánchez, que puede acabar dividiendo no solo Cataluña, sino el conjunto de España y hasta el propio PSOE, un partido en el que sus líderes autonómicos alzan su voz contra una hoja de ruta con más peligros que beneficios.

Los Mossos aseguran que el peor escenario que contemplan es la invasión del campo antes o durante el partido por parte de Tsunami, algo que no ven probable, aunque sí posible y ello, a pesar de que la plataforma de activismo ‘indepe’ mantiene que no tiene intención de bloquear ni suspender el partido. Su objetivo es que llegue su mensaje, que se internacionalice el conflicto.

Pep Guardiola llegó a afirmar que la sentencia del procés es un “hecho inaceptable en la Europa del siglo XXI”. Precisamente en un momento en el que todo el mundo recuerda que la primera crítica que se formulaba al anterior presiente del Gobierno era que no practicaba un diálogo fluido con los independentistas.

Tras la moción de censura, Pedro Sánchez puso en marcha la operación Pedralbes hasta que la figura del relator internacional hizo estallar por los aires lo que, en aquel momento se presentaba con la expresión “seguridad jurídica”, para no referirse a la obligación de respetar la Constitución.

Más tarde, durante las sucesivas campañas electorales que hemos vivido este año, volvimos a escuchar que estamos ante un problema de convivencia para, en la recta final, y ante la necesidad de apoyos para la investidura, olvidarlo de nuevo y retornar al concepto de conflicto político. Es decir, lo que ya aprendimos de Zapatero cuando dijo aquello de “política es tener cintura”.

 

 

Iberia Navidad

Descarte de la ‘gran coalición’: PP y PSOE deben pactar la reforma constitucional para la gobernabilidad

Entrada anterior

Un cocinero presidencial

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Fútbol