Fútbol

Zidane devuelve el carácter ganador al Real Madrid

0
Zidane devuelve el carácter ganador al Real Madrid 1

El Madrid silencia el Camp Nou en el homenaje culé a Cruyff para imponerse al líder de la Liga que llevaba 39 partidos sin perder. Los blancos han vuelto con su tradicional garra y el espíritu de no arrojar nunca la toalla aunque te anulen un gol legal y el equipo se quede con 10.

En tan solo dos meses, Zidane ha conseguido que los madridistas vuelvan a creer en su equipo y que los jugadores recuperen la confianza. De esta forma, la champions, el gran objetivo para los blancos, ya no es una quimera.

El planteamiento de Zidane se ha impuesto a un incrédulo Luis Enrique que pensaba que el Madrid era pan comido. Inicialmente, el entrenador del Madrid dejo el balón a su oponente para que hiciera su cansino juego de toque sin dejar huecos en defensa para la entrada de sus puntas. Fueron los momentos más difíciles para el Madrid, obligado a correr, casi sin trenzar jugadas de ataque.

Pero poco a poco y, especialmente en la segunda parte, los madridistas empezaron a enlazar con la técnica exquisita de Benzema, descubierto y siempre valorado por Zizou. De esta forma y desde que el centro del campo conseguía sacar el balón, el peligro se palpaba en la portería del Barça. Como elemento de despliegue imprevisto para Luis Enrique, los laterales Marcelo y Carvajal llegaron por las bandas como dos estiletes de refuerzo a la BBC para desconcierto de un Campo Nou que empezó a contener la respiración.

El gol de Piqué fue para los culés solo un alivio momentáneo porque las llegadas del Madrid aumentaron su intensidad y su eficacia. Así, una jugada redonda de la estrategia madridista culminó con el empate de chilena de Karim y, a continuación, un remate limpio de Bale para poner el marcador en 1 – 2, aunque inexplicablemente el árbitro, ayudado por el línea, quiso anular el tanto de la segunda remontada, sin ninguna razón objetiva para ello. El resultado, la revolución y la rebeldía del Madrid que apretó el acelerador y no se vino abajo ni cuando el colegiado expulsó a Ramos por segunda amarilla. Dos decisiones arbitrales injustas y desmedidas que encontraron respuesta en un Madrid real, enrabietado que, aún con inferioridad numérica, se impuso claramente y con justicia ante su eterno rival. Ahora, aunque la Liga esté casi inalcanzable, en parte por las ayudas de escándalo al Barcelona, la champions decidirá quién es el mejor.

En el palco, delante de todos los presidentes del Barcelona, sentados en primera fila, Florentino y Puigdemont seguramente no hablaron en catalán ni de la desconexión catalana en el mundo del fútbol.

Iberia 350

El Real sube a escena ‘Parsifal’ en una Europa sin rumbo

Entrada anterior

“Oligarquías”, de Juan José López Burniol

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Fútbol