Economía

Demasiados rojos

0

No hablamos de rojos en la política española porque además esto ya no se lleva, nos referimos a los números del Ibex al cierre de una semana que debería ser tenida por importante, por aquello de: ‘tras la tempestad viene la calma’.

Cierre de los mercados tan solo ligeramente por encima de los 8.600 puntos. Solo cinco valores en verde y superar los 9.000 puntos se presenta como una quimera para mucho tiempo. Los expertos dicen que mientras Europa no se decida a lanzar un nuevo impulso creativo no hay nada que hacer. La idea de tipos de interés situados en el cero solo alimenta que los elementos no competitivos de la economía se mantengan y, a la vez, impidan que se pueda crear un espacio en el que los innovadores tienen potencial.

La estrategia de bajos tipos de interés en Estados Unidos ha sido útil y ha permitido superar lo peor de la crisis. En cambio, en España, la misma estrategia solo ha fomentado la ausencia de reformas que son imprescindibles si el viejo continente quiere entrar en el camino del crecimiento y la creación de empleo. Lo tiene todo para hacerlo, formación, bases de actuación, estado de bienestar y solo falta que, de una vez, papa Estado no sea la solución fácil o la única fórmula de protección. Es decir, lo que un filosofo de la política llamaría menos socialdemocracia y más liberalismo. Pero esto es resumir mucho y ahora hace falta un análisis más profundo. El estado de bienestar es intocable, pero no debe ser obstáculo para el crecimiento si se dan las condiciones.

La libra ha tenido una mala noche que le ha costado un 6% para situarse en la peor paridad con el dólar de las últimas 3 décadas, un nuevo marco consecuencia de los Brexit en la City donde cotizan las empresas y los fondos que han de obtener una alta rentabilidad para los ahorradores, de forma que con una libra barata habrá beneficios para los inversores, mientras el Reino Unido atesora, en una descripción poco poética, un déficit del 5%.

Así las cosas, el gobierno de Londres, haya o no recesión se inclina hacia una salida de Europa sin medias tintas, algo que puede favorecer al mundo financiero, pero no al comercio y tal vez que la inversión se muestre menos favorable a financiar el déficit de cuenta corriente británico, uno de los mayores del mundo.

 

Iberia Navidad
Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

Iberia e Iberia Express, las segundas aerolíneas más puntuales del mundo

Entrada anterior

El PSOE, devastado, facilitará la gobernabilidad

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía