Información económica

La recuperación hemipléjica

0
La recuperación hemipléjica 1

El difuso campo de brotes verdes que se anunció a bombo y platillo durante la pasada legislatura parece que, ahora sí, comienza a ser visible. Lejos de levantar algazaras, la recuperación económica se está estabilizando. Así lo demuestra, al menos, el comportamiento de los consumidores. Por primera vez desde 2007, el saldo de las opiniones de los compradores españoles sobre la situación económica del país y de su hogar roza lo positivo (-0,9 %). Desde finales de 2012, la confianza de los consumidores ha avanzado a gran velocidad, arrastrando después al consumo, sobre todo coches, pero postergando los grandes gastos y el entretenimiento. Sin embargo, según el informe ‘Perspectivas de futuro’, realizado por la consultora Millward Brown, al que ha tenido acceso Analytiks, desvela que las barreras que “controlaban estos gastos están levantándose”, así como las restricciones sobre los gastos de ocio y pequeñas gratificaciones personales (salir, restaurantes y bares, etc.)

A pesar de lo positivo de la cifra, esta no deja de ser un mero dato psicológico. El consumo, debido a que aún quedan amplios sectores sociales damnificados y a que la crisis ha ‘reordenado’ la suerte de muchos hogares, continúa en niveles contenidos. Otro elemento negativo que se desprende del estudio es la división de la sociedad en dos mitades, desiguales en su dimensión, pero diametralmente opuestas en sus actitudes. “Los hogares que pueden clasificarse como clases altas, medias altas o medias, parecen haberse recuperado de la crisis (aunque es verdad que los clasificables como clase alta han navegado durante estos años con relativa comodidad)”, explica el informe.

Además, más de la mitad de los hogares más boyantes, el 55,8 %, están en saldos positivos respecto a su valoración de la situación económica y sus actitudes ante el consumo. En cambio, las clases medias bajas o bajas, el 44,2 %, fragmento social al que no ha llegado la recuperación, tienen una visión mucho más negativa. En resumen: las clases medias o altas consideran que se está saliendo de la crisis, mientras que los de status medios bajos o bajos ven la situación con tintes más oscuros.

[pullquote]Las clases altas consideran que se está saliendo de la crisis; las medias y medias bajas no lo ven así[/pullquote]

Si dejamos de lado las clases sociales y atendemos a la percepción de la salida de la crisis desde un plano más global, vemos que pierde fuelle la idea que tienen los españoles de que la recuperación está lejos: en diciembre del año pasado, el porcentaje tocó suelo en el 44,5 %. En septiembre del mismo curso, la cifra era del 58 % y el récord lo registraban los meses de abril y mayo, con un 79 %. Por el contrario, el porcentaje de encuestados que tiene la impresión de que estamos iniciando la recuperación y que pronto empezarán a crearse puestos de trabajo se sitúa en el 16 % en diciembre de 2016, dos puntos porcentuales por encima de lo contabilizado en septiembre de ese mismo año. Por otra parte, la confianza en la economía del país aún queda lejos del aprobado (-3,6 %), pero se sitúa a una gran distancia de las valoraciones registradas en 2013 (-9,6 %).

Desempleo

El paro sigue siendo, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la principal preocupación para los españoles. Sin embargo, las perspectivas ante el desempleo se mantienen optimistas. Algo menos de la mitad (48 %) cree que la situación seguirá igual, pero dominan las opiniones positivas (un 33 % considera que se creará empleo en los próximos meses) frente a las negativas (un 19 % augura que habrá más gente en las filas del paro).

¿Y cómo ven las botella de los ingresos los españoles? ¿Medio llena, medio vacía? Una vez más, ganan los optimistas. Según el estudio de Millward Brown, un 60 % de los encuestados cree que se mantendrán en el nivel actual en los próximos meses. Un 20 % es muy, muy optimista y espera que aumenten, mientras que un agorero 14 % opina que pueden bajar.

analytiks

Llega una ola de proteccionismo, échate a temblar

Entrada anterior

Adiós al imposible referéndum pactado en Cataluña

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *