EconomíaEuropa

Javier Solana: «O somos ciudadanos globales o no sabremos afrontar los problemas»

0
Javier Solana
Javier Solana | Foto: Security & Defence Agenda (Flickr)

“Lo que ocurre a un lado del mundo, tiene consecuencias en el otro. Si uno no tiene conciencia de la globalización, sin duda perderá muchísimas oportunidades”. Javier Solana, presidente de ESADEgeo, ex secretario general de la OTAN, ex Alto Comisionado para las Relaciones Externas y Seguridad Política de la UE y exministro de Felipe González, es un taquígrafo del mundo empeñado en demostrarnos que lo que hoy suceda aquí, tendrá relevancia dentro de diez años a miles de kilómetros de distancia y viceversa. No podemos sino adaptarnos al efecto mariposa del capitalismo, la globalización, con la mayor celeridad posible.

Para Javier Solana, la crónica de estos últimos veinte años está marcada por dos acontecimientos: el atentado contra las torres gemelas y la incorporación de China en la Organización Mundial del Comercio. “El 11S lo llevaron a cabo ciudadanos asociados a una organización no estatal; no fue un acto de un país contra otro, fueron personas puestas de acuerdo para hacer el mal. Esta forma de violencia, este terrorismo, continúa vigente”. Dos meses después de aquella masacre que se cobró la vida de más de tres mil personas, China, un país que estaba creciendo al 10 % anual, se incorporaba por primera vez a una institución mundial.

La guerra de Irak y la importancia de China

Aquel atentado condujo a la innecesaria guerra de Irak, “un conflicto que se llevó a cabo irresponsablemente y sin acuerdo en la ONU, lo que creó aún más divisiones, separó a miles de familias, organizaciones, etc. El conflicto no ha terminado, la región aún lucha por salir adelante”, dijo Javier Solana en su ponencia La gobernanza mundial en el siglo XXI, en el marco del XVII Congreso español de centros y parques comerciales.

“Si avanzamos un poco más en el tiempo”, explicó Solana, “llegamos a la crisis económica; una crisis no esperada y, dado que se dio en todo el mundo, su solución tenía que ser global. ¿Quién era el encargado de resolver aquel desastre?”. Entonces se creó el G20 —es cierto que este se creó en dos etapas: la primera, en 1999, como un grupo de segundo nivel; la segunda, en 2008, es de la que habla Javier Solana, la que se constituyó como Cumbre de Jefes de Estado—. “El G20 fue capaz de enfrentar la crisis de una manera organizada y exitosa para conseguir que la economía no cayera en picado. En ese G20 estaba China, un actor importante”. La liquidez del gigante asiático fue clave para frenar la crisis.

Javier Solana: “La tensión entre China y Estados Unidos trae graves consecuencias”

El gran problema de nuestro tiempo es la pelea que mantienen Estados Unidos y China. El presidente Donald Trump, recordó Solana, con su lema America First mandaba una mala señal: en un mundo globalizado, él quería que su país fuese el primero. Desde entonces, el mandatario solo ha tenido malos gestos desde el punto de vista de la cooperación internacional. “El mundo está evolucionando de una manera muy distinta a aquella que dio lugar al principio del fin de la crisis de 2008”.

China, por mucho que le pese a Trump, ya no es ese país que trataba de sacar a su gente de la pobreza. En las dos últimas décadas China se ha convertido en un país moderno: es el país que más científicos, ingenieros y matemáticos gradúa, ocho veces más que Estados Unidos. “El país ha pasado de sacar a gente de la pobreza a ser el primero en disciplinas STEM [Science, Technology, Engineering and Mathematics] del mundo”.

Desigualdad y democracia

La crisis ha dejado su huella deteriorando más a unas clases sociales que otras, más a unos países que a otros. “El sufrimiento inesperado de las capas medias trajo como consecuencia a los populismos y los nacionalismos, que están haciendo más difícil esa gobernanza mundial”, explicó Solana.

Para el exministro, la desigualdad es un doble problema: primero, por lo que representa en sí; segundo, por las consecuencias. “Si en nuestros países comienza a haber disfunciones sociales, podremos empezar a contemplar —no digo que esto pase en España, pero podría llegar a pasar— como una democracia pasa a ser un régimen autoritario. Por tanto, tenemos que hacer un esfuerzo serio de tomar conciencia de dónde estamos realmente”, concluyó Javier Solana.

Iberia 350
Sergio García M.
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

Violencia ‘blanda’: el independentismo, a punto de cruzar la barrera de la disidencia legítima

Entrada anterior

Sentencia y revolución el 14 de octubre

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Economía