Economía

La economía europea no tira a pesar de ‘supermario’

0
La economía europea no tira a pesar de 'supermario' 1

El Banco Central Europeo no quiere más riesgos con la deflación y se lanza a tumba abierta bajando los tipos de interés al 0% y reforzando las rondas de financiación bancaria a largo, para lo que imprime 1,4 billones de euros. Es decir, va con todo, a pesar de lo cual la eurozona no tira.

El BCE presenta un nuevo programa de expansión cuatitativa, llamado QE, con 20.000 millones adicionales mensuales, hasta los 80.000 millones al mes, a partir de abril, lo que supone un claro estímulo añadido de 240.000 millones. De este modo, el QE, dotado inicialmente con una munición total de 1,14 billones de euros, crece ahora hasta alcanzar una dimensión de 1,74 billones de euros.

La decisión es potente, pero a la vez hay serias dudas que logre el efecto que persigue, esto es, que la eurozona crezca y cree empleo.

Con esta ampliación del programa de compra masiva de deuda, en combinación con la nueva bajada de tipos, el Banco Central demuestra una buena gestión de los tiempos, pero a pesar la sorpresa inicial, el presidente Draghi no acaba de conseguir que se insufle la confianza en la economía europea. El mercado esperaba medidas potentes, pero que, a la vez, que no dañasen en exceso las cuentas de resultados de los grandes bancos europeos, uno de los mayores elementos de preocupación de las últimas semanas. El BCE ha cumplido: incluso antes de que Draghi empezase su comparecencia, los principales parqués europeos han respondido con una subida superior al 3%.

La crisis de confianza que se vive en la UE, afectada por los bajos precios del crudo, la desaceleración de los países emergentes y la débil recuperación económica del bloque europeo, exige estas medidas de ‘supermario’, un eje de actuación de Mario Draghi para remarcar que los tipos de interés se quedarán en el nivel actual (mínimo histórico) o incluso por debajo durante un periodo de tiempo suficiente. Es decir, hemos llegado a lo nunca visto, que se pague a los bancos por recibir crédito.

En los últimos tiempos se venía observando una  fuerte presión inflacionista en la zona euro, cuyo índice adelantado bajó en febrero al -0,2%. Además, la economía de la región cerró 2015 con una expansión del 1,6%, frente al 0,9% de 2014. Con estas cifras, no es nada sorprendente la nueva apuesta de Draghi: la ayuda potente de la política monetaria es más necesaria que nunca para que Europa recupere el pulso y, sobre todo, la confianza. Pero la realidad de las bolsas europeas muestra, que tras la buena acogida inicial, la perspectiva alcista se volatiliza a toda velocidad. ¿Veremos una fuerte recuperación en Europa o habrá que esperar a otro tipo de medidas? Veremos.

La decadencia de los sindicatos de clase ¿Será verdad la renovación?

Entrada anterior

Los barones del PSOE quieren liquidar a Sánchez: apoyarán a Rivera mientras se ‘refundan’

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía