Economía

La economía vuelve a mandar

0
La economía vuelve a mandar 1

Es inevitable, cuando la recuperación todavía no ha conseguido superar la grave crisis económica, cuyos efectos aún se sienten con malévola contundencia, las recetas de Bruselas vuelven a ser decisivas. En el centro de la incertidumbre por los debates de investidura y la posibilidad, más que una opción, de repetir las elecciones, seguir con las reformas económicas es una necesidad ineludicle. No afrontar esta realidad significa, simple y llanamente, meterse en problemas.

La Comisión Europea ha constatado este viernes que aún prevalecen algunos riesgos en el corto plazo para la economía española, entre los que ha destacado los peligros que supondría para el crecimiento una “desaceleración de la agenda de reformas” y una ralentización “más pronunciada de lo previsto” de los países emergentes.

El Ejecutivo que preside Jean-Claude Juncker saca a la luz un análisis sobre la situación económica de España, en la que subraya que el crecimiento seguirá siendo potente durante los próximos dos años, aunque también incide en las vulnerabilidades en el corto plazo. Este documento será la base de las futuras recomendaciones de la Comisión para que España cumpla con la senda de estabilidad y sus compromisos de déficit.

Bruselas señala que la economía española se aceleró el año pasado, debido principalmente a un incremento de la demanda interna. Así, espera que durante los próximos dos años el crecimiento económico “vaya acompañado de una evolución positiva del mercado laboral” y que el precio del petróleo “siga aportando un fuerte viento de cola”.

En la misma línea, subraya que la balanza exterior siguió mejorando a lo largo de 2015, a pesar de que calcula que las exportaciones netas cerraron el año en negativo.

El informe se refiere a que España “ha realizado avances importantes de cara a completar la reforma del sector financiero”, a la vez que ha destacado que la finalización “con éxito” del rescate bancario “facilitó la reconstrucción” del sector. En este sentido, señala que las reformas de las cajas de ahorro y las aprobadas en materia de insolvencia deben facilitar una mejora de la calidad de los activos bancarios.

Uno de los puntos débiles que señala el informe de la Comisión se refiere a que España haya priorizado la cohesión geográfica sobre la eficiencia a la hora de desarrollar su sistema de transporte. En concreto, advierte de que la línea de alta velocidad en ferrocarril es “la más amplia” de la Unión Europea, pese a que genera un tráfico de pasajeros “limitado”. “Existe un riesgo considerable de que algunas de las nuevas líneas de alta velocidad no generen ingresos suficientes para cubrir sus costes de funcionamiento”, alerta el Ejecutivo comunitario. Para mejorar su rentabilidad, Bruselas aconseja potenciar el transporte de mercancías, para el que deben adaptarse las vías de alta velocidad.
La buena noticia es quer no habrá sanción para España pese a incumplir sistemáticamente el déficit. Habrá un año más para llevar el agujero fiscal al 3% del PIB. Hay otros países en situaciones similares —incumplimientos flagrantes—, por lo que la Comisión no se ensañará con Madrid, ante la acumulación de crisis que se ciernen sobre la UE y por la peculiar situación en España, con el Gobierno en funciones. Pero la realidad es que en la capital europea no hay regalos a cambio de nada. La Comisión sí da un tirón de orejas a España, que tiene enormes probabilidades de subir un peldaño en el brazo correctivo del Pacto de Estabilidad, en el que figuran los países más incumplidores. Eso supone amenaza de sanción y estrechamiento de la vigilancia por el agujero fiscal, con informes periódicos y más tutela sobre la política económica. Eso será en primavera. Antes, Bruselas planea enviar una carta al Gobierno español con recomendaciones autónomas. Esa misiva incluye una constatación de que Madrid tampoco cumplirá sus metas en 2016, sea cual sea el Gobierno, y una solicitud de ajustes para atajar esa brecha. Una vez más, habrá que apretarse el cinturón, gobierne quien gobierne. No hay margen para otra cosa.
Iberia Alexa

¿Habrá sorpresa en el último minuto?

Entrada anterior

“Los periodistas del pisotón”, un libro de José Apezarena

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía