EconomíaEn PortadaNegocios

«Más política y menos peleas», la solución al ‘shock’ energético global

0
shock energético

Solucionar el shock energético global que estamos atravesando requiere “más política y menos peleas”. Así de contundente se ha mostrado Paulina Beato, expresidenta de Red Eléctrica Española (REE) durante su participación en la mesa de debate Precio de la electricidad, gas e impacto en la industria que se celebró este miércoles 06 de octubre en la Universidad de Alcalá de Henares en formato hibrido, moderado por José Carlos Díez, profesor de economía de la Universidad de Alcalá, y en el que también participaron Claudio Aranzadi, exministro de Industria y Energía; el director general de Unesid, Andrés Barceló; y el director general de Anfabra, Josep Puxeu.

Antes de dar paso a los ponentes, José Carlos Díez, ha señalado que, independientemente de los factores climáticos que el pasado invierno redujeron las reservas de gas en Europa, “el incremento de la demanda en China (que emplea el gas en la transición del carbón a las energías limpias) ha elevado los precios de compra del gas licuado en Asia, lo cual explica que los barcos metaneros se dirijan hacia ese destino”.

Posteriormente, durante el debate, que ha contado con centenares de asistentes en su formato online, los expertos pusieron de manifiesto que el mercado mayorista europeo, tal y como está regulado no basta para una transición energética eficiente. “No sirve. Tenemos que apoyarnos en otras alternativas”, puntualizó la expresidenta de REE. Beato, destacó a su vez “la alta volatilidad derivada de, entre otras, las limitaciones que existen en las interconexiones” como otra de las causas que está lastrando al sector.

Para evitar las distorsiones que pueden generar los mercados mayoristas a largo plazo “se debe abordar una corrección del mecanismo de retribución modificando los papeles respectivos del mercado spot de energía, mercados complementarios y mercados de capacidad, asignando a éstos mayor protagonismo”, explica el exministro de Industria y Energía, Claudio Aranzadi. Por otra parte, también señala que Bruselas debe afrontar y poner solución a “ciertos aspectos geopolíticos con Rusia” de cara a garantizar el suministro de gas, que es una de las grandes rémoras que están llevando a máximos la factura de la luz.

No obstante, Aranzadi, afirma que el shock actual es “transitorio. Los mercados lo están percibiendo como una especie de chepa que se alargará aproximadamente un año”. En cualquier caso, la evolución de los precios a largo plazo “recogen una tendencia decreciente tanto en los combustibles fósiles —por la propia transición energética— como en la electricidad”.

El director general de la patronal del acero, Andrés Barceló, apunta que la situación actual puso de manifiesto que el análisis a la hora de diseñar la hoja de ruta de la descarbonización se ha quedado escaso: “Hemos descubierto que el rey está desnudo. La transición energética tiene costes y los burócratas de Bruselas no sienten la subida. Sin embargo, son ellos quienes tienen la solución a corto plazo revisando el mercado del CO2”.

Además, lamentó que de alargarse la situación actual no podrán cumplirse los plazos previstos ni en el Pacto Verde Europeo ni en el Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC), “si la industria paga la subida de los costes de la energía no puede abordar la descarbonización”. A lo anterior hay que añadir la paralización que podría producirse en la electrificación de la llamada España vaciada, puesto que “los precios actuales son inasumibles”.

La industria agroalimentaria es otra de las más afectadas por el incremento de precios de la electricidad. Si bien, tal y como explica Josep Puxeu, director general de Anfabra “el sector agroalimentario por razones de sostenibilidad y de ahorro de costes comenzó a apostar por una reducción del consumo de energía”, la transición energética “ha abierto un mercado de especulación financiera” que está dañando a todos los sectores.

De hecho, aunque Puxeu también asevera que “confía” en que la situación actual sea “puntual”, la industria de la alimentación y bebida está “muy preocupada por el impacto de los costes energéticos que, tarde o temprano, se trasladará a los consumidores”.

Insuficiencia en las medidas

Con respecto a las medidas que se han adoptado por el Gobierno de España como en referencia a las que se barajan en la Comisión Europea, los expertos coincidieron en que son “insuficientes”. En palabras de Paulina Beato, “son necesarias a corto plazo, pero no a largo plazo. Me perturba la detracción de ingresos teóricos a las generaciones no emisoras en tanto que se excluyen los mercados a plazos”.

Por su parte, la industria reclama más incentivos y menos burocracia. “Los fondos europeos son una oportunidad para que la industria en general y para que la agroindustria en particular produzca energía renovable en sus plantas o, en su defecto, contratarla con operadores externos, pero para ello es clave que no se exijan entre ocho y doce permisos”, asegura Josep Puxeu.

En la mesa también se respondió a las cuestiones formuladas por los asistentes, entre ellas la de si la creación de una central de compras de gas puede ser una solución, algo ante lo que los expertos se han mostrado escépticos.

Asimismo, y como conclusión, los ponentes han dejado claro que poner fin a esta situación requiere de altura de miras y que se necesitan acciones coordinadas entre todos los agentes, incluyendo tanto al sector público como al sector privado y la propia Comisión Europea. “Es necesario escuchar a los sectores afectados y adaptar la regulación a la que la sociedad está dispuesta soportar, lo cual requiere liderazgo en la gestión del cambio. La clave de la transición es que los precios reflejen los costes de contaminar, no penalizar los derechos de emisión. Además, se debe adaptar el mercado de precios mayoristas a la nueva realidad tecnológica para minimizar la volatilidad y evitar la intervención y la planificación de precios que se está planteando en España”, concluyó José Carlos Díez.

analytiks

¿Acuerdo entre el PSOE de Espadas y el PP andaluz para aislar a Vox?

Entrada anterior

El problema social de la vivienda

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Economía