EconomíaEn Portada

Nadia Calviño, una buena noticia para Bruselas y los mercados

0
Nadia Calviño

Nadia Calviño está llamada a ser la vicepresidenta económica si finalmente sale adelante el Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos.  Su elección no es casual. Es un claro mensaje a los mercados, empresarios y a la Unión Europea. Pedro Sánchez, quien en el último debate de los candidatos adelantó su idea de colocar al frente de la vicepresidencia económica a Calviño, señala con este movimiento que el futuro Gobierno no va a ser un drama.

Como escriben Antonio Ruiz Valdivia y Carmen Rengen en Huffington Post, “España no es la Grecia del primer ministro Alexis Tsipras de Syriza, y la economía va a estar en ortodoxas manos que saben cómo mover los hilos de Bruselas y en los despachos del poder”. Según fuentes a las que han tenido acceso los periodistas del citado medio, el nombramiento de Calviño es “el pasaporte del Gobierno español en la Unión Europea”.

Calviño cuenta con la aprobación de Bruselas. Hasta el momento de aterrizar, tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, en el Gobierno de Sánchez había ejercido como directora general de Presupuestos de la UE, uno de los puestos en la oscuridad con más poder e influencia. “Todos los que mandan allí sabían su nombre”, explican Rengel y Valdivia.

Calviño y la tranquilidad en las altas esferas

La situación política y económica actual es muy delicada. Se necesita una persona clave que dé confianza a los mercados cuando se avecina una nueva crisis económica y aparezca Bruselas pidiendo nuevos recortes. Calviño dista mucho de casar con las recetas que piden los economistas de Unidas Podemos y que provocan taquicardias en el mundo empresarial. De hecho, desde la formación morada siempre la han visto algo más cercana al PP que a ellos. Y, como cuenta el Huffington Post, “antes que los socialistas, a Calviño la tanteó el liberal Ciudadanos, a propuesta del hoy eurodiputado Luis Garicano, para que presidiera el Banco de España”.

Sobre la futura vicepresidenta de España algunos ciernen una duda: ¿será demasiado neoliberal? Sus defensores, escriben Rengel y Valdivia, aseguran que “está muy condicionada por Bruselas, como todos, pero su compromiso es claro con la transformación de la sociedad y el fin de las desigualdades. Su meta es garantizar los niveles de bienestar logrados y mejorar los de los más desfavorecidos. Ahí la izquierda se encuentra siempre. Los que dicen que es llevarse la Troika a Madrid tienen muy mala baba y están muy equivocados”.

Bien vista en Europa

También hay quien tiene miedo a que la etapa en La Moncloa sea corta, una transición para aspirar a puestos de mayor relevancia internacional. Además del intento del verano pasado de acceder al, se suma el hecho de que Nadia Calviño no ha ido en las listas socialistas ni en las elecciones de abril ni en las de noviembre. Una cierta distancia que la aligera de cara a futuros destinos.

La imagen de Calviño es buena en Europa, es sinónimo de estabilidad. Ahora tiene que lidiar con la situación a domicilio. Tiene que conseguir que Sánchez la escuche  y lidiar con las posiciones de Unidas Podemos, en caso de que el acuerdo al que han llegado ambas formaciones prospere. Por el bien y la estabilidad del país, todos deseamos que existan, más que nada, puntos de encuentro.

Iberia Alexa
analytiks

La deriva española. Síntomas de un resurgimiento

Entrada anterior

Solia Live Center, la transformación definitiva de los centros comerciales

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Economía