Economía

Turismo y obra pública

0
Turismo y obra pública 1

España vuelve a ser el país con el sector turístico más competitivo del mundo. Así se afirma en el informe del Foro Económico Mundial, la institución que organiza la prestigiosa y mediática reunión anual de Davos. El estudio, que se publica cada dos años, mejora una décima la nota de nuestro país (hasta un 5,4 sobre 7). Supera a Francia y Alemania, gracias sobre todo a sus infraestructuras, la seguridad y el patrimonio cultural. Por el contrario, la burocracia en los negocios es lo peor valorado.

Entre las ventajas, las infraestructuras constituyen el punto fuerte más destacado. Las de transporte aéreo se colocan como entre las 9 mejores del mundo, por las potentes conexiones que ofrecen los aeropuertos; las infraestructuras de servicios turísticos son las segundas más destacadas de los 136 países estudiados; la misma posición que logran los recursos culturales del país. En este punto se valora que los países tengan lugares declarados patrimonio de la humanidad, museos o instalaciones deportivas, entre otras cosas.

Pero a la vez, como expertos e instituciones vienen poniendo de manifiesto desde hace tiempo, hay áreas de mejora, como las que se detectan por el deterioro progresivo y la falta de mantenimiento.

En cuanto a inversión pública, se apunta la necesidad de ofrecer propuestas para la recuperación, ya que nuestro país tiene paralizados proyectos por un valor superior a los 50.000 millones de euros. Entre ellos, 28.000 M€ en obras hidráulicas y calidad de las aguas, 10.000 M€ en carreteras, 20.000 M€ en ferrocarriles, además de multitud de servicios públicos y otros equipamientos sociales. De llevarse a cabo, supondrían un impulso vital para la creación de empleo y la competitividad de la economía y permitirían crear más de un millón de puestos de trabajo durante los tres próximos años.

Adicionalmente a la nueva inversión, se considera necesario un cambio de criterio en la planificación de los presupuestos de conservación de las infraestructuras, que deben dotarse de, al menos, una cantidad anual recurrente de 3.500 M€/año, de media, fijada en función del valor de los activos de explotación (un 2% del valor patrimonial).

La conservación es una actividad de servicio, fundamental para la seguridad y la sostenibilidad de las infraestructuras, al convertirse en fuente constante de innovación y aplicar avances tecnológicos y técnicos de última generación, lo que, en conjunto, supone crear empleo estable y duradero.

El papel de la obra pública es decisivo para la modernización y el progreso de la sociedad. Especialmente en las últimas décadas, su contribución se ha convertido en un auténtico motor para el desarrollo, el crecimiento y la creación de empleo.

En este tiempo, la inversión en obra pública no sólo ha generado crecimiento y empleo, sino que ha impulsado la formación, la tecnología, la capacidad financiera y la creación de un modelo eficaz y de calidad que ha colocado a España en la vanguardia de los países desarrollados, lo que ha permitido que las empresas españolas ocupen los primeros puestos del ranking mundial en proyectos de gran envergadura, financiación, construcción y explotación de infraestructuras de transporte.

El informe del Foro Económico Mundial sobre turismo analiza 14 áreas vinculadas a este sector vital para España y extrae una nota media para cada economía. España en realidad no saca un 10 en ninguna de ellas. Pero tiene en un notable o notable alto en todas. Obtiene de media un 5,4 sobre 7 (frente al 5,31 de la edición anterior). Es la mejor calificación global de entre los 136 países analizados en este estudio.

En paralelo, la exigencia europea para el cumplimiento del objetivo de déficit, que nuestro Gobierno ha comprometido con Bruselas, y la elevada cifra de deuda que viene arrastrando nuestra economía, condicionan las inversiones de las Administraciones Públicas, por lo que, como hacen los países de nuestro entorno y nivel de desarrollo, es necesario encontrar otras alternativas.

Por ejemplo, la aplicación del modelo de colaboración para incentivar de la inversión publico privada o, en casos concretos, el Rescate de las concesiones maduras, que permitiría sacar a concurso nuevas concesiones, por un tiempo más dilatado, generando importantes recursos financieros para el Estado, que podría dedicarlos a inversiones en nuevas infraestructuras. Del orden de 12.500 M€.

No obstante hay que estudiar los tiempos de tramitación de los expedientes de rescate y de nueva adjudicación, para realizarlos en un mismo ejercicio presupuestario y no tener que contabilizar como deuda el valor del rescate sin la contrapartida de ingresos.

La realidad marca una nueva exigencia para garantizar que las inversiones van a cumplir los objetivos previstos, es indispensable la elaboración obligatoria de un análisis de Coste Beneficio en cada proyecto, de manera que permita compararlos según su eficacia económica y social para establecer prioridades.

Y es que, como conclusión estratégica, turismo e infraestructuras son dos elementos clave para la competitividad, condición indispensable para mejorar la economía y alcanzar el bienestar de los ciudadanos. Impulsar aún mas un modelo de gestión competitivo para el turismo y hacer que las infraestructuras siguan siendo pilares y, a la vez, motores de desarrollo es básico para el progreso del país.

Invertir en obra pública crea riqueza y empleo, vertebra y cohesiona el territorio, mejora las comunicaciones, ahorra tiempo y coste en los desplazamientos, elevando la seguridad y calidad de vida de los ciudadanos al generar un efecto positivo y duradero sobre la base de un modelo económico competitivo.

analytiks

El PSOE después de Chacón

Entrada anterior

Audi R8 LMS GT4 el coche de competición amateur

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Economía