Economía

¿Y si la City se traslada a Madrid?

0
¿Y si la City se traslada a Madrid? 1

Sí, Madrid puede jugar en primera división mundial y optar a ser la nueva City de la UE. Con el Brexit se abre sin duda una gran oportunidad para nuestro país, aunque es cierto que Madrid encontrará importantes competidores.

Es evidente que el ex primer ministro Cameron ha generado una crisis política sin precedentes en la Europa unida que también puede desencadenar un cambio profundo en el mundo financiero. Por ello, todas las miradas están puestas en la City de Londres, una ciudad dentro de la ciudad, de apenas un kilómetro y medio cuadrado de superficie, donde hasta ahora se ha concentrado el poder del dinero de la Unión Europea y, en parte, de todo el mundo.

En la City de Londres operan más de 250 bancos de todo el mundo y trabajan un millón de ejecutivos de forma directa o indirecta para generar el 10 por cien del PIB y el 12 por cien de los ingresos fiscales de Reino Unido. La pregunta es ¿qué va ocurrir con la City si pierde su licencia para operar desde allí en la Unión Europea?

El 40 por cien del negocio mundial de la City se hace con Europa gracias a que todos los agentes que operan desde allí obtienen ‘un pasaporte europeo’ para poder captar e invertir fondos libremente en toda la UE, sea cual sea su nacionalidad. Un privilegio que se perdería con el Brexit, aunque claro, todo depende de la negociación Londres – Bruselas.

La City no es homogénea. Hay diferentes visiones e intereses. Pase lo que pase con el Brexit seguirá teniendo importancia y generará importantes recursos, pero si el Reino Unido consuma la salida de la UE, perderá peso y otras grandes ciudades podrán disputar la hegemonía en el mundo de los negocios.

La historia de esta Milla Cuadrada es apasionante. Estamos hablando de la comuna democrática más antigua del mundo, que se ha construido sobre las ruinas milenarias del asentamiento romano de ‘Londinium’, y el estatus de ‘ciudadano’ de la City se ha mantenido desde entonces. Su independencia se consolidó a finales del siglo XI cuando Guillermo el Conquistador, después de invadir Inglaterra, respetó “la libertad de sus gentes” y, la Corporación se declaró oficialmente una comuna en 1191. Desde entonces ni la Carta Magna de 1215, ni los subsecuentes reyes –incluidos los Tudor, los Estuardo y la reina Victoria– ni Westminster han podido o querido quitarle su autonomía.

Las compañías de un país de la UE tienen “pasaportes” para realizar negocios en los otros 27, sin necesidad de sucursales o subsidiarias locales. Con esa ventaja, los bancos de fuera y dentro de la UE han hecho de Londres su segundo hogar. Goldman Sachs, por ejemplo, tiene a 6.000 de sus 6.500 empleados europeos ahí, contra solo 200 en Francfort.

El mismo día en que los británicos decidieron abandonar la UE Francia dijo en alto que ya llevaba tiempo preparándose para recibir a bancos y empresas forzadas ahora a abandonar el Reino Unido. Solo dos semanas después, el primer ministro, Manuel Valls, ha concretado las ventajas fiscales que el Gobierno concederá a sociedades y empleados que opten por trasladarse de Inglaterra a Francia. Se trata, sobre todo, de hacer de París una plaza financiera más atractiva para recoger entidades afincadas en la City. La capital compite con Francfort, Dublín, Luxemburgo o Amsterdam. ¿Y por qué no Madrid?

Francia apuesta con fuerza, su legislación permite deducirse hasta 70.000 euros anuales a los empleados extranjeros. De otro lado, el Gobierno bajará el impuesto de sociedades del actual 33% al 28%.

Asimismo, el primer ministro Valls ha prometido la creación de una ventanilla única para facilitar los trámites administrativos de traslado de empresas, permisos de residencia, escolarización o alquiler de inmuebles. También ha asegurado que se ampliará la cifra de plazas para poder estudiar en las lenguas de origen de los empleados extranjeros.

Pero la realidad es tozuda, París lo tiene difícil. Hoy es solo la séptima plaza financiera de Europa –tras Londres, Zurich, Luxemburgo, Ginebra, Francfort y Munich- entre otras razones porque, incluso con las rebajas anunciadas por Valls, sus impuestos son muy superiores. Además, y para frenar la hemorragia en la City, Londres ha dicho estar dispuesta a bajar el impuesto de sociedades al 15%.

Además, la City –centro financiero de referencia para Europa, África y Oriente Próximo- es el principal centro internacional de compensación en euros en las transacciones entre empresas y bancos de distintos países. El Banco Central Europeo intentó “repatriar” esa competencia en 2011, pero el tribunal europeo dio la razón a Londres. La perdería ahora al pasar a ser “país tercero” con respecto a la UE.

Mientras, el Gobierno español, aún ‘en funciones’ no pierde el tiempo y anuncia a través de la Vicepresidente que intentará atraer a España las sedes de la Autoridad Bancaria Europea o la de la Agencia Europea del Medicamento, actualmente en Londres, así como la de cualquier banco de la City tras el Brexit.

Con esa idea, el Ejecutivo ha acordado la creación de un grupo de trabajo, que dependerá de la Vicepresidencia del Gobierno y estará formado por todos los ministerios, para impulsar la candidatura de España como sede de estas instituciones

En el mercado de divisas y en el de derivados de tipos de interés supera a Wall Street, acaparando el 40 y el 50 por cien, respectivamente, del negocio mundial. La City atrae a los jóvenes más inteligentes del mundo. En total, los servicios financieros emplean a dos millones de personas en todo Reino Unido. De los que trabajan en la City, el 22 por cien no es británico y 38.000 son ciudadanos europeos. Hay 125 compañías de la UE listadas en la bolsa y los bancos europeos tienen cerca de dos billones de euros de activos en Londres. La City es, sin duda, el centro financiero del euro, gestionando el 40 por cien de las operaciones denominadas en esta moneda.

La experiencia, reputación y redes tejidas durante siglos, el inglés como lengua franca y la zona horaria –que permite presenciar el cierre de Asia, toda la jornada europea, y el inicio de la sesión de Wall Street– hacen de la City un gigante tablero de distribución de capital (switchboard) que puede convertir en cuestión de segundos ahorros procedentes de Indonesia en inversiones destinadas a Argentina. Esto hace que la City sea más internacional incluso que Wall Street, que se alimenta mucho más de capital nacional. Sin embargo, pese a su globalidad, la City vive sobre todo del mercado único de la UE, que con 500 millones es el más grande y con mayor capacidad de ahorro e inversión del mundo. El 40 por cien del negocio mundial de la City se hace con Europa, gracias a que todos los agentes financieros que operan desde la Milla Cuadrada, indistintamente de su nacionalidad, obtienen “un pasaporte europeo” para poder captar e invertir fondos libremente en toda la UE. Un privilegio que se perdería con el Brexit.

Esta amenaza explica por qué la mayoría de los grandes bancos americanos como JP Morgan, Bank of America o Goldman Sachs, han expresado públicamente su preocupación por el Brexit, al igual que bancos europeos como Deutsche Bank o el Santander.

Dublín podría ser la ciudad más beneficiada del Brexit por el uso del idioma inglés, la franja horaria y su industria financiera, pero lo más probable es que el sector financiero europeo se fragmentase entre la City, la capital irlandesa, París y Fráncfort. Esta redistribución, aunque traería más volumen de negocio para la eurozona, sería perjudicial para Europa, pues el mundo financiero trabaja en redes profesionales estrechas, personal y geográficamente, y si no las encuentra en el Viejo Continente, el talento se irá a Nueva York o a los centros financieros asiáticos como Hong Kong o Singapur.

La economía y el dinero no paran nunca, ni por la noche, y los fondos de inversión entran en este momento en Madrid con dinamismo y contundencia para situarse en posición de salida en el mercado del lujo inmobiliario. El Paseo de la Castellana, la calle Serrano y el centro de la capital vuelve a vivir un momento dulce al generar un gran atractivo. Es sin duda la ciudad preferida por los fondos de inversión, lo que hace falta es despejar las incertidumbres políticas y captar la generación de riqueza para crear empleo.

Jack Miur
Siempre atento a la innovación, la ingeniería y El Progreso

Rajoy complica la investidura

Entrada anterior

Descuentos en las entradas de los Museos de Porsche y Mercedes en Stuttgart

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Economía