Estados UnidosEn Portada

Iowa, impeachment, #SOTU… Trump se crece en la semana negra de los Demócratas

0
Donald Trump

“Gran victoria para nosotros en Iowa esta noche. ¡Gracias!” Donald Trump, desde su war room particular que es Twitter, aprovechó para atizar al Partido Demócrata el lunes, que esperaba los resultados de los caucus de Iowa y cuyos resultados se han retrasado debido a problemas con la aplicación informática utilizada por primera vez para el recuento e “incongruencias” en la información recibida. Manos en la cabeza en Iowa y suspiros en la familia demócrata, incapaz de empujar al presidente a la casilla de salida con el impeachment iniciado cuatro meses atrás.

El martes, en el tradicional discurso del Estado de la Unión (SOTU: State of the Union), Trump puso en valor su gestión: “Los empleos se multiplican, los ingresos están aumentando, la pobreza cae en picado, la delincuencia está disminuyendo, la confianza está aumentando, y nuestro país está prosperando y es altamente respetado nuevamente. Nuestro ejército está completamente reconstruido. Nuestras fronteras son seguras. Nuestras familias están floreciendo. Nuestros valores se renuevan. Nuestro orgullo está restaurado. Y por todas estas razones, le digo a la gente de nuestro gran país y a los miembros del Congreso, el estado de nuestra unión es más fuerte que nunca”.

Para Trump, “lo mejor está por venir”

Y, sin embargo, aseguró que “lo mejor está por venir”. Donald Trump se ve muy fuerte. Los datos macroeconómicos lo acompañan, es su mejor arma para la reelección. El país está más polarizado que nunca. Solo hace falta ver la tensión entre ambos bandos: Trump negó el saludo a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, quien más tarde rompió los folios del discurso del mandatario a sus espaldas. “Qué discurso tan sucio”, dijo.

El gesto de Pelosi, que expresa toda la rabia demócrata contenida, ha devuelto el foco a su partido y a su lucha sin cuartel contra Trump. No es de extrañar que Obama ya dijera de Pelosi que “pasará a la historia como uno de los líderes legislativos más eficaces que este país haya visto jamás”.

En la orilla demócrata las aguas están turbias. El impeachment se ha estrellado contra el muro de la mayoría republicana en el Senado, pero aún confían en que sus esfuerzos por echar a Trump de la Casa Blanca tengan su recompensa en las urnas el próximo mes de noviembre y que estos cuatro largos meses hayan servido, al menos, para despertar al electorado demócrata y para que los votantes indecisos se rebelen contra Trump.

El juicio político ha servido para reforzar a Trump en Washington… pero más vulnerable de cara a las presidenciales, según dijo el biógrafo presidencial Jon Meacham en la NBC. “Para Trump será más difícil presentarse como una víctima del sistema después de que sus aliados en el Senado dijeran que sobrepasó los límites de su autoridad y luego usaron su poder para salvarlo del impeachment”, dijo.

Pero el caótico recuento de los caucus de Iowa es un freno para el estado de ánimo de los demócratas. Además, el resultado final viene con sorpresa, pues con el 71 % de los distritos electorales escrutados se sitúa en primer lugar Pete Buttigieg, alcalde de South Bend (Indiana), de 38 años. Por detrás se encuentran Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Uno de los favoritos, el exvicepresidente Joe Biden, ha caído hasta la cuarta posición. La carrera por la hegemonía demócrata comienza trastabillada. Vía libre para Trump. Cuenta atrás para las próximas elecciones generales en Estados Unidos.

Sergio García M.

Las sombras de Aaron Hernández: auge y caída del joven mito de la NFL

Entrada anterior

Entre el ‘Brexit’ y Cataluña

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.