Europa

26-M | La ultraderecha se organiza en Europa: es necesaria una alianza por el proyecto común

0
La ultraderecha en Europa
Le Pen, Salvini y Orbán

Sábado, 18 de mayo. Este día, si nada lo remedia, será recordado en unos años como el renacer de la ultraderecha en Europa. En la plaza del Duomo de Milán, ante miles de personas, representantes de la extrema derecha de Bulgaria, Bélgica, Eslovaquia, Estonia, Austria, Holanda, Francia, Alemania, República Checa, Dinamarca y Finlandia (los españoles de Vox no acudieron) se reunieron a la sombra de Matteo Salvini, el anfitrión y líder de esta corriente cuyo proyecto es el de echar abajo los cimientos de la Unión Europea picando piedra desde dentro.

Para Salvini, el vicepresidente de Italia, ministro del Interior y líder de la Liga Norte desde 2013, la UE siempre ha estado en su punto de mira. Especialmente la moneda única, «un crimen para la humanidad», según afirmó hace unos años. El cabecilla de los eurófobos y uno de los pocos ultras que ha accedido al poder, tiene claro que su misión es «liberar a Europa de la ocupación de Bruselas» y que los únicos extremistas que existen son «los que han gobernado la Europa de la desigualdad», es decir, Merkel, Macron y Juncker.

Los ultras que caminan de la mano de Bannon

También acudió a la cita Marine Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), quien, junto a Salvini, es el otro gran rostro de la ultraderecha europea. La líder de AN está recibiendo estos días en París el apoyo del exconsejero de Donald Trump, Steve Bannon. El padrino de los ultraderechistas, en una entrevista con Le Parisien, augura un cambio de ciclo: «En mayo de 2017, Macron obtuvo una gran victoria frente a Le Pen con un posicionamiento mundialista. Pero el próximo fin de semana os encontraréis con que Matteo Salvini, Marine Le Pen y Nigel Farage podrían estar a la cabeza de tres de los cuatro partidos mayoritarios presentes en el Parlamento Europeo».

El próximo fin de semana os encontraréis con que Matteo Salvini, Marine Le Pen y Nigel Farage podrían estar a la cabeza de tres de los cuatro partidos mayoritarios presentes en el Parlamento Europeo

Steve Bannon

El millonario estadounidense, fan declarado de Vox, sabe que los discursos xenófobos y euroescépticos son aceptados por cada vez más europeos y que el proyecto común ha dejado de ser una idea sagrada. En Italia y Francia, según una encuesta de El Mundo, uno de cada cuatro ciudadanos declara una absoluta desconfianza hacia la Comisión Europea y el Parlamento Europeo; y el 36 % de los italianos y el 38 % de los franceses no confían en los partidos políticos, ya que, a su juicio, son los grandes culpables de la crisis económica.

Le Pen, en su intervención en Milán, recordó que hace cinco años estaban aislados, pero a día de hoy finalmente están en posición de cambiar Europa. Un cambio guiado por la insolidaridad, la exclusión y la lucha contra el progreso y las conquistas sociales. Los mismos que se borran la etiqueta de extremistas y de racistas son los que firman afirmaciones como esta: «Si hacéis que seamos el primer partido en Europa [en referencia a La Liga, partido al que todos los sondeos le dan como ganador de las elecciones europeas en Italia], la política antiinmigración la llevaremos a toda la UE y aquí no entra ni uno más», sentenció Salvini.

Frente común contra la ultraderecha

Si la ultraderecha tiene un proyecto común, aunque este sea acabar con la UE, los defensores de la Europa que conocemos tienen que hacer de dique de contención contra estos movimientos de inspiración autoritaria. Y llevar a cabo una purga de sus miembros más incómodos.

El Partido Popular Europeo (PPE) suspendió en marzo de este año al Fidez, el partido del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, quien acusó al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, del PPE, de conspirar con el multimillonario húngaro George Soros para obligar al país a que admitiese inmigrantes ilegales.

Los conservadores europeos han estado tolerando –incluso protegiendo– a Orbán mucho tiempo. El mandatario ha anunciado, por su parte, que su partido no apoyará al alemán Manfred Weber como candidato del PPE para que suceda a Juncker al frente de la Comisión Europea.

Las encuestas dan cerca de 180 escaños (recordamos que se eligen 751 eurodiputados) a los principales grupos euroescépticos, que acuden bajo las siglas de Europa de la Libertad y la Democracia Directa (EFDD) y la Europa de la Libertad y las Naciones (ENF), de Salvini y Le Pen. Cerca de un 24 % de quintacolumnistas sentados en Bruselas. Sin embargo, las divisiones internas y la heterogeneidad de las fuerzas pueden imposibilitar la formación de mayorías más robustas. Por poner en perspectiva lo que suponen esos 180 escaños, recordamos que en las anteriores elecciones, las de 2014, los socialistas europeos contaron con 191 escaños; el PPE, con 221.

Iberia Alexa
Sergio García M.
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

Pedro Sánchez será presidente con el apoyo de ERC: Junqueras apuesta por el pragmatismo

Entrada anterior

20Minutos y Analytiks.es firman una alianza para incluir los análisis de Antonio Papell en su edición digital

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Europa