Global

Egipto: Al Sisi quiere eternizarse en el poder

0
Presidente de Egipto, Al Sisi

El presidente de Egipto puede quedarse en el poder hasta 2034. Después de  varias maniobras caciquiles en las últimas elecciones para presentarse prácticamente en solitario, como ya contamos en Analytiks, ahora una enmienda constitucional pretende eternizar en el cargo al general. Dicha reforma tiene altas probabilidades de prosperar, ya que la oposición parlamentaria es escasa. Al Sisi, cuyo mandato debería finalizar en 2022, permanecerá en la presidencia, si los planes le salen bien, hasta los 80 años.

Esta enmienda pretende modificar el artículo 140 de la Constitución egipcia, que dice así: «El presidente de la República es elegido por un periodo de cuatro años, comenzando desde el día en que el mandato de su predecesor finaliza. El presidente solo será reelegido una vez». Esta reforma permitirá a Al Sisi permanecer en el poder durante dos periodos de seis años después de 2022, cuando su segundo mandato como presidente esté a punto de terminar, y le permitirá disolver el Gobierno sin necesidad de contar con el apoyo de una mayoría parlamentaria.

El tiempo pasa volando en Egipto

«Cuatro años no son suficientes. Nuestro deseo de prolongar el mandato presidencial se halla en lo que vemos en la realidad que nos rodea» dijo, según recoge La Vanguardia, el diputado Mahmud Badr en una entrevista para la televisión egipcia MBC.  Abdel Hadi el Qasabi, jefe de la coalición que respalda a El Sisi, sostiene que la reforma pretende «preservar los logros de la Constitución de 2014 y consolidarlos con nuevas garantías para incrementar las libertades», según recoge el diario Egyptian Streets.

«Esta es una Constitución hecha para un faraón: mucha autoridad sin ninguna responsabilidad», asevera Mohamed Zaree, del Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo, según el observatorio Middle East Eye.

Al Sisi llegó al poder en 2013, tras un golpe militar contra el primer presidente  elegido democráticamente en Egipto, Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulmanes. En 2014 se presentó a las elecciones generales, cuya candidatura contó con el apoyo de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos.

Desde entonces, Al Sisi ha sido acusado de dirigir una represión contra los opositores políticos y de detener a miles de opositores, incluidos destacados activistas egipcios. Según Félix Flores, de La Vanguardia, «según algunas versiones podría haber hasta 60.000 presos políticos»

Otras propuestas

La enmienda a la Constitución de Egipto pretende abolir la Autoridad Nacional de la Prensa y reemplazarla por el Ministerio de Información, directamente controlado por el gobierno egipcio. De aprobarse todas las modificaciones, Morsi tendría potestad para nombrar a jueces y fiscales.

Este viraje autoritario en la Constitución también busca legitimarse con algunas propuestas progresistas. Por ejemplo, las enmiendas también especifican que el 25 % de los escaños del parlamento egipcio tiene que estar ocupado por mujeres; además, asegura la representación parlamentaria de los agricultores, los jóvenes y los miembros de la minoría cristiana copta del país, entre otros.

Twitter, Facebook y YouTube, contra los mensajes de odio en las redes sociales

Entrada anterior

La democracia española juzga a sus adversarios

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global