En PortadaMedios

Juan Luis Cebrián y la crispación

0
habrá gobierno de sánchez

Juan Luis Cebrián, que fue desde la dirección de El País uno de los autores materiales relevantes de la Transición, opera desde hace tiempo como analista político, y, quizá temeroso de que se le trate de parcial —ha sido siempre representante intelectual de la izquierda moderada, socialista, civilizada—, trata de elevarse sobre la pugna prosaica de la política vulgar y observa desde lejos los vicios de la situación, que son muchos y variados. Pero a veces obtiene simetrías que no son reales en absoluto cuando desciende a poner los nombres de las cosas.

En un artículo del lunes pasado en el que sigue siendo su periódico, Cebrián critica la “polarización extrema” que “no es tanto consecuencia de una insatisfacción o protesta ciudadana como del comportamiento irresponsable e ineficiente de los partidos centrales.

Cebrián culpa al nacionalismo catalán el haber trasladado la polarización política a la convivencia catalana. “Felizmente —añade—, eso [el referido traslado] no se ha producido aún en el resto de España, peses a los esfuerzos inusitados de Pedro Sánchez, Pablo Casado y sus valedores tertulianos”.

Por puro sentido común, la crispación perjudica y perturba al gobierno y favorece los designios de la oposición. Y la derecha tiene dilatado entrenamiento en ello, ya desde la etapa de Zapatero, con el pacífico Rajoy enfrente. Algún analista llamó al periodo 2004-2008 “la legislatura de la crispación”.

Sánchez habrá cometido otros errores, pero el clima desaforado, que es además caldo de cultivo de Vox, tiene una paternidad clara y definida, que no es socialista.

Con la particularidad de que esta estrategia sectaria, la practique quien la practique, y que es por definición asimétrica, deteriora la democracia. Ojalá no termine arrasándola definitivamente.

En busca de la competencia perfecta

Entrada anterior

La reconstrucción de la izquierda: ¿Hacia un partido socialdemócrata único?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en En Portada