Debate

Repugnante oportunismo de Torra en Mauthausen

0
Mauthausen
La ministra Dolores Montero, durante su intervención en Mauthausen antes de abandonar el acto.

Como es conocido, el domingo hubo un incidente en Mauthausen, donde se conmemoraba el aniversario de la liberación por los aliados el 5 de mayo de 1945 del campo de exterminio nazi en el que murieron miles de españoles, republicanos todos ellos, luchadores antifranquistas que huyeron a Francia tras nuestra guerra civil y acabaron presos de los alemanes, a la vez que perdían la nacionalidad española.

El incidente de Mauthausen consistió en que la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, abandonó la concentración de cientos de españoles que habían acudido a la conmemoración cuando la directora general de Memoria Democrática de la Consejería de Justicia de la Generalitat, Gemma Domènech, aprovechó su intervención para destacar la situación de los nueve políticos catalanes, “presos políticos”, que están siendo juzgados por el Supremo por presuntos delitos de rebelión tras haber protagonizado una intentona secesionista al margen de la Constitución democrática y de las leyes legítimas del Estado español.

El oportunismo soberanista mostrado en Mauthausen, que llevó a la alta funcionaria de Torra a aprovechar la oportunidad para defender una causa indefendible en un tejido europeo basado en el imperio de la ley y en la vigencia plena del estado de derecho de cada país, es sencillamente repugnante, y pone de manifiesto el sectarismo de unos políticos que al cometer semejante error de cálculo se alinean más con las ideologías que se rechazaban en ese acto que de los republicanos y del resto de las víctimas

Desvergüenza en Mauthausen

No es ninguna paradoja que aquella misma República, derrotada por el levantamiento golpista de Franco, hubiese tenido también que detener a los promotores de otro golpe independentista en 1934, encabezado entonces por el presidente de la Generalitat Lluis Companys, de Esquerra Republicana de Catalunya; la restauración de la legalidad por el Ejército republicano costó entonces varias docenas de vidas. Como se ve, la prevalencia de las inclinaciones soberanistas sobre la democracia es una constante del independentismo catalán. Lo fue en 1934 y ha vuelto a serlo en 2017.

Hizo muy bien la ministra Dolores Delgado no soportando la afrenta de la funcionaria soberanista a los patriotas españoles que fueron vilmente torturados y asesinados por los nazis. Naturalmente, Torra ha defendido a Domènech por preservar la ‘dignidad’ de los políticos presos. ¿Qué sabrá Torra, autor de panfletos inicuos contra los españoles, de dignidad?

¿Quién teme a Albert Rivera? No habrá ‘sorpasso’ de Ciudadanos al PP

Entrada anterior

Elecciones europeas: la España progresista y su importancia en la UE

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Debate