Entrevistas

Mikel Buesa: “En los partidos políticos no hay programas económicos serios”

0
Entrevista a Mikel Buesa

Mikel BuesaMikel Buesa es catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid, colaborador y tertuliano en diferentes medios de comunicación y uno de los fundadores de Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Buesa abandonó la formación magenta por discrepancias con la dirección y pasó a pedir el voto para Ciudadanos pocos meses después. También participó en el acto de presentación de VOX, en 2014. Buesa, conocedor desde dentro de las formaciones de derecha, nos ha concedido una entrevista telefónica para hablar, principalmente, de la agenda económica de la formación de Santiago Abascal.

¿Es neoliberal la agenda económica de VOX?

Considero que lo que VOX ha pactado con el PP en Andalucía tiene, en las cuestiones de carácter económico, un claro componente liberal. Ahora bien, afirmar que el programa de VOX es de carácter liberal ya no me atrevería a tanto. En todo caso, lo que está claro es que en el contenido de las medidas que han pactado VOX y el PP para Andalucía, en el tema económico, sí que hay un componente liberal bastante importante.

El politólog Pablo Simón sostiene que la agenda económica liberal va a impedir que VOX crezca más allá del caladero de votos de PP y C’s [ver último párrafo]

¿El hecho de tener una agenda liberal le va a impedir crecer electoralmente? Creo que las ideas económicas no tienen demasiada influencia sobre el electorado. Básicamente porque los electores no entienden nada de lo que se dice en economía y los políticos tampoco saben nada.

Te pongo un ejemplo: en esos acuerdos hay una apelación al equilibrio presupuestario. Los electores no saben qué significa esto, cuáles son las implicaciones desde el punto de vista de la contención de la expansión del sector público. Yo no creo que esto vaya a influir sobre el electorado de VOX. Creo que este electorado se alimenta básicamente del resentimiento, de la gente que está harta de ver lo que ha ido ocurriendo en el caso de Cataluña bajo los gobiernos de PP y PSOE; harta de ver que hay una minusvaloración de ciertos elementos de la tradición cultural española. Por tanto, creo que se trata de un voto reactivo frente a esa deriva de desorden con respecto al statu quo establecido. Este es el elemento crucial en el voto de VOX, no creo que los aspectos económicos jueguen un papel relevante.  No creo que a este partido le vote gente desencantada porque la globalización le ha afectado negativamente, algo que sí ha ocurrido, por ejemplo, en EE. UU. Creo que los aspectos económicos juegan un papel secundario.

¿No cree que ese distanciamiento de la gente respecto a la economía es lo que aprovechan determinados partidos, ya sea VOX o Trump, para incorporar una serie de medidas liberales que pretenden minar el Estado de bienestar?

Yo no creo que las medidas minen el estado de bienestar. Las medidas que han aprobado limitan la deriva expansiva del gasto público que trata de imprimir el PSOE. Esto es una cosa completamente distinta. No creo que VOX haya pactado eliminar las pensiones, y esto es más de la mitad del estado de bienestar, como tampoco ha pactado eliminar la sanidad o la educación pública (y esto es la otra mitad del estado de bienestar). Ahora, una cosa es esto y otra es que los servicios públicos se presten con eficiencia, que no se derrochen recursos, que es por donde yo creo que van las propuestas que han aprobado conjuntamente VOX y el PP. Creo que hay muchos matices que hacer.

Ahora, si me dices que VOX quiere eliminar programas de subvenciones a una miríada de organizaciones que no son sino chiringuitos de los partidos políticos para atizar determinados temas, pues sí, pero eso no es el estado de bienestar.

Juan Ramón Rallo ha escrito en El Confidencial que sí, que es una agenda liberal a la que le faltan matices y explicaciones, porque sí que hablan de eliminar impuestos y reducir cotizaciones. ¿Eso cómo se hace sin deteriorar el sistema de bienestar?

Claro que hay que matizar. Decir que el sistema de pensiones sea mixto lo acepta cualquiera. Es más, es lo que tenemos ahora: un sistema de pensiones público y unos fondos de pensiones suscritos por muchos trabajadores, no todos, pero sí muchos (sobre todo en grandes empresas, promovidos por ellas). Pero claro, esto no tiene nada que ver con la política ni con los programas de los partidos porque si hubiera una política verdadera de una combinación de ambas fuentes de financiación de las pensiones habría un mejor tratamiento fiscal de los sistemas privados de pensiones, cosa que no hay, y que VOX no se ha puesto a definir. O sea, tiene que haber muchos matices.

Otro asunto, el de los impuestos. Sí, hay que bajar impuestos, hay que concretarlo, decidir qué impuestos y en qué cuantía. Y cómo se reordena todo el sistema fiscal. El problema español no es que los impuestos sean muy altos, sino que son profundamente desordenados e ineficientes, que es otra cosa muy distinta. Por tanto, con la misma presión fiscal podríamos tener un sistema fiscal mucho más eficiente, pero eso ningún partido se ha ocupado de hacer propuestas al respecto. Ni VOX ni ningún otro.

Es muy fácil decir, como los del PP, “bajar los impuestos está en nuestro ADN”; bueno, pues puede ser. Yo lo dudo, porque los han subido en numerosas ocasiones, pero bajar impuestos no significa nada. Esto hay que concretarlo y muchas veces las bajadas de impuestos son auténticos disparates, como ha ocurrido con las últimas bajadas de impuestos del PP en el IRPF. Lo que han hecho ha sido aumentar extraordinariamente la progresividad del impuesto.

Además, en estas cuestiones que tienen que ver con la redistribución, los partidos tienen que aprender que la redistribución no depende casi nada de los impuestos y mucho del gasto público.

En definitiva, en los partidos políticos no hay programas económicos serios. En ninguno, ni en VOX ni en ningún otro. Hay pildoritas cuyo significado no se sabe cuál es en muchas ocasiones.

Sergio García Moñivas
Periodista. Orgulloso de serlo.

La derecha progresa

Entrada anterior

VOX y Trump: incorrección política para un mundo neoliberal

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Entrevistas