Europa

El Magreb, una región de vital importancia para la UE

0
El Magreb, una región de vital importancia para la UE 1

La importancia estratégica del Magreb (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) para España es de grandes proporciones. En Europa nos jugamos nuestro futuro; en el Norte de África, la estabilidad. Con Rabat guardamos una relación estratégica, que afecta a los intereses de ambos países. Con el resto de países magrebíes el vínculo que nos une guarda cuestiones regionales e incluso globales. En El Sahel, por avatares de la evolución de los países de esa región, de su estabilidad o falta de ella, ha ido adquiriendo una importancia cada vez mayor en los últimos años. Los cambios que las revueltas árabes han propiciado en el Norte de África, sumados al retroceso en materia de seguridad de los países del Sahel, han sido fenómenos que se han ido alimentando mutuamente para conformar ahora una unidad estratégica: el Magreb – Sahel.

En sus inicios, la acción exterior de la Unión Europea estaba limitada a la política comercial y a la celebración de Acuerdos de Asociación, pero poco después se fueron añadiendo ‘competencias implícitas’, según detalla Antonio Javier Romera Pintor en Una estrategia global de la Unión Europea para tiempos difíciles, el número 184 de la publicación de Defensa, Cuadernos de Estrategia (ver). Poco a poco, los Estados miembros fueron elaborando unos mecanismos de concertación y cooperación en política exterior con la meta de conseguir cierta complementariedad entre sus políticas exteriores y la de estas con la acción exterior de la Comunidad. No obstante, la UE, desde sus comienzos, se impuso una serie de cordones sanitarios para su acción exterior; unas limitaciones que operan también bajo los límites que vienen dados por las realidades de un escenario internacional en el que participan varios actores.

China, explica Romera, es el país que más discreto está siendo en su proyección y actuación. Su proyección en África viene marcada por su crecimiento demográfico y económico, que en las últimas décadas le ha venido exigiendo una gran disponibilidad de recursos energéticos. Para el gigante asiático, la seguridad energética es una prioridad geopolítica con pocos condicionantes. Por ello, para alcanzar sus fines, el país se vale de empresas públicas para vehicular su presencia en el sector energético, aunque también se ha centrado en otros recursos minerales en los que es rica la zona, como el uranio y el hierro. Otro gigante, Rusia, ha ido incrementando su presencia y relación con los países del Magreb, especialmente Marruecos y Argelia, en materia militar. Por último, Arabia Saudí y los Emiratos del Golfo en África, cuya ayuda y cooperación financiera se centra, sobre todo, en el Magreb. “Gran parte de esta ayuda se canaliza como inversión externa de las empresas del Golfo y se focaliza en los sectores de telecomunicaciones, energía, comercio minorista, propiedad y turismo”, señala el artículo.

La UE y el Magreb

Las relaciones de la Unión Europea con Marruecos, Argelia, Túnez y Libia se desarrollan en el marco más amplio de la ‘Política Europea de Vecindad’ (PEV) que, a su vez, se amplían sobre la base de acuerdos bilaterales que firma la UE con cada uno de sus socios en virtud del art. 8.2 TUE. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas situaciones específicas. Por ejemplo, Túnez. La UE está volcada en apoyar a este país para que culmine su transición democrática con éxito. De este modo, se espera aumentar la ayuda bilateral a 300 millones de euros en 2017 y se barajan posibilidades como la aplicación anticipada de concesiones comerciales o negociar un ambicioso tratado de facilitación de visados. En cuanto a la relación con Marruecos, esta pasa por un momento delicado debido a la publicación de la Sentencia del Tribunal General (TG) relativa al acuerdo sobre medidas de liberalización recíproca de productos agrícolas y de la que ya hablamos en Analytiks aquí. Pese a la rapidez del Consejo en decidir la presentación de un recurso, Marruecos llegó a suspender oficialmente relaciones con la UE, que pudieron recuperarse a partir de marzo de 2016, “toda vez que el recurso ya había sido sustanciado y varios Estados miembros (incluido España) se habían presentado en el procedimiento como contribución al apoyo de las tesis del Consejo”, recuerda Romera.

[pullquote]La UE está volcada en apoyar a Túnez para que culmine su transición democrática con éxito[/pullquote]

El Acuerdo de Asociación con Argelia ha tenido varios problemas de aplicación, derivados fundamentalmente de la propia indecisión interna de las autoridades argelinas. “Es más, a petición de Argelia se ha iniciado un ejercicio de reevaluación del acuerdo con el objetivo de mejorar su implementación, especialmente en los apartados económico y de cooperación”, señala el experto. En cuanto a Libia, la situación de crisis que vive el país provoca que el grueso de las relaciones UE-Libia se centren en el ámbito de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) y el de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD).

Relaciones comerciales

La UE es, para Marruecos, el primer socio comercial: el comercio de mercancías presentó al termino de 2015 un volumen global de más de 30.500 millones de euros (12.400 millones de importaciones –un 12 % más que el curso anterior– y 18.100 millones de exportaciones –tan solo un 0,1 % menos–, lo que muestra un superávit de 5.700 millones). Además, esto representa más del 55 % de todo el comercio marroquí. Este país norteafricano, por su parte, es el 26º socio comercial de la UE, absorbiendo el 0,9 % de su comercio exterior. El comercio de servicios ascendió a 8.600 millones de euros en 2014: 5.100 millones de importaciones y 3.500 de exportaciones, lo que supone un déficit para la UE de 1.600 millones.

[pullquote]La UE es, para Marruecos, el primer socio comercial[/pullquote]

La UE y Argelia mantienen relaciones comerciales de primer orden: las cifras sobre comercio de mercancías en 2015 arrojan un flujo total de casi 43.000 millones de euros (20.700 millones importados –un 30 % menos que el año anterior, explicado principalmente por la evolución del mercado de hidrocarburos– y 22.300 millones exportados –un 5 % menos que el año anterior–, logrando por primera vez en la última década un superávit, que asciende a casi 1.600 millones). Así, la UE es con diferencia el primer socio comercial de Argelia, absorbiendo el 54,4 % de su comercio total. Para la UE, Argelia es su 19.º socio comercial (1,2 %), siendo especialmente destacable su papel de suministrador de energía (el 3.º para la UE).

El comercio de servicios con Argelia arrojó en 2014 un total de 5.200 millones de euros: 1.800 millones de importaciones y 3.400 millones de exportaciones, dando lugar a un superávit de 1.600 millones de euros.

La UE es también el principal socio comercial de Túnez. Con este país, el comercio de mercancías se situó en 2015 en los 20.250 millones de euros (9.500 millones de importaciones –un 1,5 % más que el año anterior–, frente a 10.750 millones de exportaciones –un 2,2 % menos–, arrojando un superávit de 1.250 millones de euros), lo que supone el 63 % del comercio de Túnez. Por su parte, Túnez es el 32º socio de la UE, absorbiendo un 0,6 % del comercio europeo. Respecto a Libia, el único país, junto con Siria, de la Vecindad que aún no ha establecido un Área de Libre Comercio con la UE, el volumen del comercio de mercancías es relativamente menor, salvado solo por el sector de los hidrocarburos: 11.600 millones de euros en 2015 (7.400 millones de importaciones –un 40,5 % menos que el año anterior– y 4.200 millones de exportaciones –un 21,6 % menos–, dando lugar a un déficit comercial de 3.200 millones de euros), de los cuales los productos combustibles, especialmente petróleo, representan el 91,1 %. Así, la UE es el principal socio comercial de Libia, absorbiendo el 51,7 % de su comercio, mientras que Libia es el 43.º socio de la UE, con un 0,3 %.

Iberia Alexa
analytiks

La lucha contra la violencia de género, la partida peligrosamente olvidada de los PGE

Entrada anterior

El PSOE después de Chacón

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Europa