EuropaEn Portada

La justicia británica tumba a Boris Johnson

0
Boris Johnson

La Corte Suprema de Reino Unido considera ilegítima la decisión del primer ministro, Boris Johnson, de suspender el Parlamento, lo que supone un paso más en la escalada de despropósitos desde que el 23 de junio de 2016 se celebró el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea.

La araña, la magistrada lady Hale, ha picado al primer ministo y fuerza que el Parlamento recupere su actividad, dejando abierta la puerta para que el Brexit encuentre una solución negociada. La mujer del broche de araña se ha convertido en la esperanza de los británicos que no quieren salir de la UE por las bravas.

La justicia británica tumba a Boris Johnson 1

Cuando David Cameron convocó el referéndum seguramente no imaginaba que estaba metiendo a su país en un callejón sin salida de graves consecuencias.

Como es conocido, el Reino Unido debió salir de la alianza europea el 31 de marzo pasado, después de que el 52 por ciento de los británicos votase a favor del Brexit en el referendo de junio de 2016. La negativa del Parlamento británico a respaldar el pacto firmado por la entonces primera ministra Theresa May obligó a posponer la salida, primero para abril pasado, y luego para el 31 de octubre.

Boris Johnson y la falsedad

Durante la campaña previa a la votación sobre el Brexit, Boris Johnson se sumó entusiasta a un lema que más tarde se demostró falso. Entonces, el partido conservador, repitió que la pertenencia a la UE le costaba al país 350 millones de libras esterlinas a la semana, una cifra que, según decían, podría dedicarse a cuestiones sociales.

Evidentemente, la afirmación era falsa y Johnson, que había liderado la campaña a favor del Brexit, fue tachado de imprudente y de mentiroso por muchos de sus adversarios políticos.

No debe admitirse mentir en una campaña electoral, pero mentir a la reina Isabel II para cerrar un Parlamento es algo muy grave que demanda a gritos una dimisión de Boris Johnson. 

Es increíble. Boris Johnson dijo que suspendía el Parlamento porque tenía una agenda doméstica muy ambiciosa y sin nombrar Brexit, lo que provocó que los británicos y la oposición se quejaron porque situaba al país, en un momento crítico, ante un auténtico fraude de ley al pretender el primer ministro evitar el control parlamentario sobre el Brexit.

Boris Johnson dijo que para nada, que todo era por su agenda doméstica, con temas como los policías o los colegios y ahora el Tribunal Supremo le tumba la estratagema.

Reconoce que suspendió el Parlamento para facilitar el Brexit

Desde Nueva York, el primer ministro dice que la respeta la sentencia, pero que no la comparte y añade algo alucinante, que esta decisión da esperanza a los que quieren frustrar el Brexit. Es decir, que reconoce que suspendió el Parlamento para facilitar el Brexit. Los británicos y los europeos ya tienen la prueba de que estamos ante un auténtico mentiroso, pero no solo esto, ante un peligroso mentiroso.

Solo hace unos días, el todavía presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, adviertía a Boris Johnson: “Si hay Brexit duro, en Irlanda habrá una frontera dura”, criticando a los diputados británicos porque “han olvidado la historia” en referencia al Acuerdo del Viernes Santo.

Reino Unido y la UE han fijado el 31 de octubre como fecha de salida de Reino Unido del bloque, pero Londres quiere un nuevo acuerdo distinto del pactado por Theresa May que le permita controlar su frontera con Irlanda. Boris Johnson ha advertido de que si no hay un nuevo acuerdo con Bruselas habrá igualmente Brexit en la fecha prevista.

Ahora, el jefe del Ejecutivo podría dimitir, pero prefiere no darse por aludido y opta por volver a The Houses of Parliament, en Westminster para acatar la nueva situación sin renunciar al Brexit duro, porque, como ya dijo, prefiere estar “muerto en una zanja”, antes que solicitar una prórroga.

En esta situación kafkiana, muchas voces, entre ellos el ex primer ministro Tony Blair, piden abiertamente la celebración de nuevo referéndum, y unas nuevas elecciones convocadas por un nuevo inquilino desde el número 10 de Downing Street.

Iberia 350

Próxima estación, El Pardo

Entrada anterior

Luis de Tapia Romero, el poeta marginal

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Europa