GlobalInformes

Los 10 países con menos libertad de prensa del mundo

0
Libertad de prensa en el mundo
AdobeStock

Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán. Estos son los tres países en los que la libertad de prensa es nula, según un informe elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). Los autoritarios gobiernos de estos países utilizan métodos de censura y vigilancia sofisticados para silenciar a los medios de comunicación independientes. La organización ha elaborado esta lista en función de las tácticas empleadas por los ejecutivos, que van desde el encarcelamiento de periodistas, leyes represivas y las restricciones al acceso a Internet y a las redes sociales.

1. Eritrea
2. Corea del Norte
3. Turkmenistán
4. Arabia Saudí
5. China
6. Vietnam
7. Irán
8. Guinea Ecuatorial
9. Bielorrusia
10. Cuba

El Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos asegura que todo el mundo tiene derecho a buscar y recibir noticias y expresar su opinión. En estos diez países, este derecho ha sido laminado al restringir e impedir el correcto funcionamiento de los medios de comunicación independientes e intimidar a los periodistas para que guarden silencio. Sin embargo, no tiene por qué haber una persecución explícita hacia los periodistas para hablar de un país sin libertad de expresión. En muchas ocasiones se aprueban leyes que impiden a los colegas de profesión realizar su trabajo libremente. A esto se le llama autocensura.

En los tres países que lideran la clasificación, Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán, los medios de comunicación están al servicio del poder, y cualquier periodista independiente es conducido al exilio. Por otro lado, los pocos periodistas extranjeros que consiguen entrar a estos países son vigilados muy de cerca.

Otros países que aparecen en la lista utilizan tácticas contundentes como el acoso a la prensa, detenciones arbitrarias, así como una vigilancia sofisticada y la piratería informática para silenciar a la prensa independiente. El informe destaca que Arabia Saudí, China, Vietnam e Irán son especialmente hábiles encarcelando y acosando a periodistas y sus familiares y censurando Internet y las redes sociales. “Se suponía que Internet iba a dejar atrás la censura, pero no ha sido así”, ha dicho el director general del CPJ, Joel Simon.

Eritrea, el peor país para un periodista

Según el CPJ, hasta siete periodistas han podido haber muerto en prisiones eritreas (el organismo no ha podido confirmar las muertes dado el clima de miedo y el estricto control estatal). Eritrea es el país que más periodistas ha encarcelado de toda África Subsahariana.

Muchos fueron encarcelados en 2001, cuando el presidente, Isaías Afewerki, en el poder desde 1993, decidió cerrar todos los medios independientes. Allí, el Estado controla todos los medios de comunicación y no se pueden salir de la línea editorial dictada por las autoridades.

La libertad de prensa se deteriora en Arabia Saudí

Con el rey Salmán Bin Abdulaziz, el ejercicio de la prensa era complicado. Con el príncipe heredero, Mohamed Bin Salmán, aún peor. Las leyes contra el terrorismo y los ciberdelitos y el uso de tribunales especializados otorga a las autoridades un poder para encarcelar a los periodistas y a los blogueros que se desligan del discurso oficial del régimen saudí.

Según el CPJ, al 1 de diciembre del año pasado, 16 periodistas estaban entre rejas. “Las autoridades saudíes detuvieron a otros nueve periodistas, como mínimo, solamente en el primer semestre de 2019”, añaden. Uno de los claros ejemplos de violaciones de la libertad de prensa fue el asesinato del periodista crítico Jamal Khashoggi en el interior del consulado saudí en Estambul (Turquía). La ONU tildó este asesinato de ‘ejecución premeditada’ y exigió una investigación sobre el papel de Bin Salmán en todo esto.

El caso de China, un gigante de la censura

La maquinaria censora de China es enorme. Durante casi dos décadas, el gigante asiático se ha situado entre los países que más periodistas ha empujado a prisión (a fecha 1 de diciembre de 2018 eran 47).

El organismo señala que los medios de comunicación de financiación privada son, del mismo modo que los estatales, supervisados por el Gobierno. Aquellos que no siguen las directivas del Partido Comunista Chino son suspendidos o reciben otros tipos de sanciones. La libertad de prensa brilla por su ausencia en este país.

Un aparte merecen Internet y las redes sociales. El Gran Cortafuegos impide a los usuarios utilizar buscadores, sitios de noticias y plataformas de redes sociales extranjeras. “En marzo de 2018, el Ministerio de Industria e Informática anunció nuevas regulaciones que prohíben las redes privadas virtuales (VPN, por sus siglas en inglés) –utilizadas por los usuarios de Internet para evadir el Gran Cortafuegos– no autorizadas”, señala el informe. Además, las autoridades espían las redes sociales chinas, usando programas de vigilancia y expertos censores. En cuanto a otras redes sociales, como Twitter, Facebook o YouTube, su uso está prohibido.

 

TAU Diseño, la empresa que dirige Emilio Gil, gana por concurso la comunicación corporativa del Museo del Prado

Entrada anterior

Lola y Lola La Billetera: historias de dos buscavidas de comienzos del XX

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global