Global

7 consideraciones tras las ‘midterms’ de 2018

1
Donald Trump impeachment

Ni el tsunami demócrata que esperaban unos ni una gran noche electoral, como celebraron otros. Las midterms de 2018 han dejado un país desorientado, donde el rechazo a Trump y la buena marcha de la economía estadounidense han hecho de bisturí para partir en dos a la sociedad. Los demócratas se han hecho con el control del Congreso; los republicanos han expandido su mayoría en el Senado. Ahora, unas consideraciones sobre estos resultados.

1/ ¿Giro a la izquierda?

Los demócratas tienen que estar contentos, pero no eufóricos. Las elecciones de mitad de mandato les han beneficiado (han barrido la mayoría republicana del Congreso), pero históricamente estas elecciones siempre han sido un mal trago para el partido gobernante. En esta Cámara, desde 1910, solo han conseguido mejorar sus cifras en unas elecciones de mitad de mandato los presidentes Franklin D. Roosevelt (+9 asientos en 1934), Bill Clinton (+5 escaños en las midterms de 1998) y George W. Bush (+8, en 2002).

Sin embargo, sí que hay una tendencia que indica que el país se deja caer hacia la izquierda. Según los datos que maneja The New York Times, hasta 317 distritos que en 2016 optaron por los republicanos ahora han preferido votar a un representante demócrata en la Cámara baja.

En resumen, el periódico estadounidense asegura que, efectivamente, hay un giro a la izquierda, pero menor al que se produjo en 2006, cuando George W. Bush, en las midterms de su segundo mandato, perdió 30 escaños en la Cámara Baja. Y también es menor a la ola republicana de 2010, que dejó a Obama con 63 demócratas menos y sin mayoría.

2/ Trump sigue vivo… ¿no?

El rostro de Trump no aparecía en ninguna papeleta, pero estaba presente. Las elecciones de mitad de mandato eran una especie de plebiscito a su labor. En la recta final de esta campaña, el presidente viajó por todo el mapa estadounidense para apoyar a alguno de los candidatos republicanos. Los candidatos al Senado por Misuri, Indiana y Dakota del Norte vencieron a sus rivales demócratas… y obtuvieron el apoyo de Trump.

En casos donde los votantes tenían dudas sobre a quién votar, señala The Washington Post, el apoyo de Trump significaba un peso para decantar la balanza del lado republicano.

El ‘efecto Trump’ sigue vivo, y si se presenta a la reelección es muy posible que llegue con fuerzas. Estos dos años van a ser claves, tanto en el devenir del país como en el del presidente, quien parece necesitar algo más que unos buenos datos económicos para ganar votos.

El desempleo está en su nivel más bajo que nunca (3,7 %). El PIB crece a un ritmo del 3 % interanual y los salarios continúan al alza, por lo que la confianza del consumidor está en su punto más alto de los últimos 40 años. La situación económica de Estados Unidos con Trump al mando es más que correcta, y a pesar de ello los republicanos han perdido importancia en el Senado. A pocos presidentes a los que les haya ido tan bien en el plano macro y microeconómico les he ido tan mal en las midtermsCualquier patinazo económico puede pasarle factura a Trump.

3/ Los jóvenes han votado más que nunca

Los jóvenes estadounidenses han aumentado drásticamente su participación en estas elecciones de mitad de mandato. Según CIRCLE (The Center for Information and Research on Civic Learning and Engagement), aproximadamente el 31 % de los jóvenes (entre 18 y 29 años de edad) acudieron a las urnas en esta ocasión. En las pasadas midterms, las de 2014, el porcentaje fue del 21 %.

El mismo organismo asegura que este es el mayor nivel de participación de los jóvenes en unas elecciones de mitad de mandato en el último cuarto de siglo.

Los jóvenes han votado en estas midterms más que otros años

Fuente: CIRCLE

4/ El año de las mujeres

La ola feminista ha llevado a más de 100 mujeres a la Cámara de Representantes, superando el anterior récord (84 de un total de 435). La gran mayoría de estas mujeres son demócratas.

Deb Haaland, una representante demócrata de Nuevo México, será una de las primeras mujeres indígenas estadounidenses en servir en el Congreso. Rashida Tlaib (Michigan), de padres palestinos, e Ilhan Omar (Minesota), que llegó de Somalia con 14 años, también han ganado las elecciones a la Cámara de Representantes. Ambas se han convertido en las primeras mujeres musulmanas elegidas para representar a los ciudadanos en el Congreso.

En este apartado también hay que mencionar a Alexandria Ocasio-Cortez, quien, con 29 años, se ha convertido en la mujer más joven en llegar al Congreso tras vencer con una amplia ventaja en el distrito 14 de Nueva York.

5/ Crece la polarización

Muchos republicanos que perdieron en los distritos suburbanos tenían un perfil moderado. En el Congreso se quedan los más conservadores, los del ala dura, los más fieles a Trump.

En el siguiente gráfico, realizado por Financial Times, podemos ver cómo el Congreso se ha polarizado enormemente. Comparando los datos entre 1980 y 2018, comprobamos que tanto demócratas como republicanos se han ido escorando hacia posiciones más de izquierda y conservadoras, respectivamente. El centro político prácticamente desaparece.

Crece la polarización en EE. UU. (vía FT)

Vía ‘Financial Times’

6/ Sobre la posibilidad de iniciar un proceso de destitución contra Trump

The Washington Post asegura que el 40 % de los votantes quiere que Trump sea procesado. Entre los demócratas, ese porcentaje asciende hasta el 77 %.

Sin embargo, puede que no sea fácil. Como explica Eduardo Suárez en las páginas de El País, puede que el impeachment sea la gran tentación de los demócratas. “Sobre todo si el informe del fiscal especial Robert Mueller incluye detalles inéditos sobre la conducta criminal de Trump. Pero iniciar ese proceso es una estrategia arriesgada. Algo más de la mitad de los ciudadanos está en contra y destituir al presidente requiere los votos de una docena larga de senadores republicanos”. El gozo de los demócratas, en un pozo.

7/ ¿Qué pasa con el Congreso y el Senado tras las ‘midterms’?

Los demócratas, con su flamante mayoría en el Congreso, podrán paralizar las grandes reformas que quiera llevar a cabo Trump. Algunas medidas que pueden torpedear son: la construcción del muro en la frontera con México, la derogación del ‘Obamacare’, la reforma migratoria y la eliminación de la ciudadanía por nacimiento.

Pero los republicanos no se han quedado mancos. Con el control del Senado, podrán bloquear cualquier proyecto demócrata y seguir confirmando a los jueces conservadores que designe Trump.

Iberia Navidad
Sergio García M.

La imparable decadencia de la TDT

Entrada anterior

La desespiritualización del arte

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global