Global

Arabia Saudí o la importancia de mirar hacia otro lado cuando se hacen negocios

1
Arabia Saudí o la importancia de mirar hacia otro lado cuando se hacen negocios 1

Arabia Saudí, a pesar de la caída de los precios del petróleo, tiene una economía fuerte. Las dificultades por las que puede pasar no deben exagerarse, así que las empresas españolas con una fuerte presencia en el Reino del Desierto, que, con el paso de los años cada han ido aumentando en número y en diversificación, tienen que estar tranquilas. El país poco va a cambiar, también en lo que a democracia y derechos humanos se refiere. Ni ellos están por la labor ni sus aliados, mientras el dinero siga fluyendo hacia sus empresas, van a mover un dedo.

Las exportaciones españolas, señala Gonzalo Escribano en el Real Instituto Elcano (ver), se han quintuplicado en valor y han doblado su porcentaje sobre las exportaciones totales. “La exportación de servicios, especialmente de ingeniería, también muestra un elevado dinamismo, y las empresas españolas tienen una fuerte presencia en macroproyectos como el AVE Medina-La Meca y el metro de Riad (…). En cambio, otros vectores de la relación económica bilateral no se han desarrollado en la misma medida y siguen albergando un potencial destacable, como las inversiones directas cruzadas, el turismo saudí en España y la exportación española de otros servicios de consultoría”, señala el autor.

[pullquote]Las exportaciones españolas se han quintuplicado en valor[/pullquote]

La economía saudí, es cierto, no pasa por su mejor momento. La agencia de calificación crediticia Fitch ha revisado a la baja la calificación de la deuda soberana a largo plazo emitida por Arabia Saudí desde ‘AA-‘ a ‘A+’, ante el deterioro de las cuentas públicas, un déficit fiscal más elevado de lo previsto y las dudas sobre la capacidad del Gobierno para implementar el ambicioso programa para diversificar la economía del Reino. El estancamiento saudí incuso provocó que el rey Felipe VI tomase un vuelo a Riad para, acompañado de un nutrido grupo de empresarios, suavizar conflictos corporativos y resolver la firma de contratos pendientes. Los asuntos democráticos ya vendrán más adelante. O no.

La visita del monarca español fue muy criticada por amplios sectores, sobre todo de la izquierda, desde donde siempre se ha visto con recelo la relación de nuestro país con el Gobierno autoritario del Golfo Pérsico. Según la ficha país que realiza el Ministerio de Exteriores (ver), el gigante “es una monarquía basada en las reglas que gobiernan una sociedad islámica en su interpretación más estricta. Declara que solamente el Corán es su Constitución, carece de Parlamento propiamente dicho y los partidos políticos y sindicatos están prohibidos”.

Arabia Saudí, cuya corriente religiosa es el wahabismo (suní), basado en una interpretación literal de las palabras del profeta Mahoma, ha sido denunciado en múltiples ocasiones por su absoluto desprecio a todo tipo de libertades. El informe anual de Amnistía Internacional (ver) señala que las autoridades continúan restringiendo severamente la libertad de expresión y reprimiendo la disidencia. “Hostigaban, detenían y enjuiciaban a sus detractores –como escritores y comentaristas activos en Internet, activistas políticos y de los derechos de las mujeres, miembros de la minoría chií y defensores de los DD. HH.–, encarcelando a algunos después de que los tribunales los condenaran a prisión por cargos imprecisos”, señala la institución.

[pullquote]Las autoridades saudíes continuan restringiendo la libertad de expresión[/pullquote]

Los defensores de los DD. HH. no son bien vistos en Riad. En mayo del año pasado, “el Tribunal Penal Especializado condenó a Abdulaziz al Shubaily, uno de los fundadores de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos [organización independiente creada en 2009 y cerrada por las autoridades pertinentes en 2013], a ocho años de prisión, seguidos de la prohibición de viajar durante otros ocho y de comunicarse a través de las redes sociales”. Además, señala el informe, también lo acusaron de proporcionar información sobre violaciones de derechos humanos a Amnistía Internacional. Los funcionarios y autoridades a sueldo de la dinastía Saud infligen con total impunidad tortura y otros malos tratos para obligar a los detenidos a confesar e imponen y administran castigos corporales que violan la prohibición de la tortura.

En un país de mayoría suní, los chiíes tienen completamente limitado su acceso a los servicios y empleos públicos, así como a expresar y practicar su fe. Por otra parte, las mujeres y las niñas continúan estando discriminadas en la ley y en la práctica “y no reciben protección adecuada contra la violencia sexual y de otros tipos. Las mujeres siguen estando jurídicamente subordinadas a los hombres y en situación de inferioridad a ellos en lo relativo al matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos y la herencia, y no tienen acceso a la educación superior, al empleo remunerado y a los viajes al extranjero sin la aprobación de su tutor varón”, documenta el informe de AI.

Esta situación provoca malestar entre sus grandes socios occidentales, por lo que el Reino quiso poner un guante de seda a su puño de hierro con la creación de un Consejo de Mujeres. Todo bien hasta que la gente comenzó a darse cuenta de que en el consejo no había ni una sola mujer y que las que participaron en el evento lo hicieron a través de una videollamada. ¿Estaban en otro país estas mujeres? No, se encontraban en una sala contigua.

No hay libertad de expresión –ni de ningún tipo–, las mujeres son ignoradas, los trabajadores no tienen derechos y aún así Arabia Saudí sigue siendo un gran socio para Estados Unidos y la Unión Europea. Los negocios son los negocios.

Iberia 350
analytiks

La financiación de la campaña de los candidatos a primarias, según la ley

Entrada anterior

Iberia estrena este verano vuelos a Basilea, Cagliari, Cardiff y Creta

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global