Global

Irak, 15 años después de la invasión estadounidense

0
Irak, 15 años después de la invasión estadounidense 1

Se cumplen 15 años de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos. 15 años de violencia, sectarismo e inseguridad. El optimismo hace tiempo que dejó de existir entre la población. El derrocamiento de Sadam Husein llevó al país, de la mano del tío Sam, una avalancha de asesinatos y divisiones que aún continúa viva.

Los líderes iraquíes, en su papel de ilusionistas, insisten en que ahora el país está mejor que nunca. Aseguran, según un reportaje realizado por Al Jazeera, que la derrota del Estado Islámico y las elecciones gubernamentales previstas para mayo son dos motivos de peso para tener esperanza. Y es en este punto, en la celebración de los comicios, el común denominador de cualquier democracia, donde se encuentra la herencia estadounidense.

El 19 de marzo de 2003, George W. Bush se vanagloriaba por la entrada de las fuerzas estadounidenses y de la coalición “para desarmar a Irak, liberar a su pueblo y defender al mundo del peligro”. Meses después, Sadam Hussein fue juzgado y condenado a la horca. Esta parte, la de asesinar al tirano, fue la fácil. Lo que sucedió a continuación fue una rebelión contra las tropas invasoras, una guerra civil sectaria entre suníes y chiíes y el nacimiento de grupos como Al Qaeda o Estado Islámico. La organización Iraq Body Count ha registrado 268.000 muertes violentas en Irak desde 2003.

Los líderes iraquíes se centran, como es obvio por su parte, en ensalzar sus victorias contra el Dáesh. “Irak ha logrado liberarse, ahora vivimos en un momento próspero y podemos mirar hacia el futuro”, ha dicho Saad Maan, director de medios y relaciones públicas del Ministerio del Interior, a Al Jazeera. “En cuanto a la situación política y la situación de seguridad, estamos en el mejor momento desde la invasión”.

Pero la historia arroja otra realidad: Irak es un país que pocas veces ha vivido en paz. “La celebración de unas elecciones son siempre un síntoma de salud democrática, pero nosotros estamos aún lejos de esa situación. Todavía nos estamos recuperando de las guerras: antes del Estado Islámico fue la invasión estadounidense; antes, la Guerra del Golfo; antes, la de Irán. La mayoría de la población iraquí no conoce la paz, solo la guerra, las sanciones o la violencia”, asegura Sayad Jihay, director del Centro de Planificación y Estudios Al-Bayan.

Añorar el pasado

Para los iraquíes de a pie, los beneficios de la democracia parecen insignificantes. Con parientes muertos, oportunidades perdidas y un sentimiento de inseguridad inherente a la sociedad, a los ciudadanos poco les interesa las elecciones y la democracia. Su preocupación es cuidar a sus seres queridos.

En este contexto, hay muchos iraquíes que sienten nostalgia por el pasado. “Con Saddam podías hacer lo que quisieras, siempre y cuando te mantuvieras alejado de la política y no dijeras nada en contra del gobierno”, asegura al diario árabe Sami Josef, un cristiano de 32 años de Bagdad.

Sergio García M.

El problema de las pensiones

Entrada anterior

¿Qué estado de bienestar queremos?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global