Global

Jair Bolsonaro: la opción ultra para presidir Brasil

1
Bolsonaro

Cuanto más hacia el extremo se inclina la derecha, más apoyos parece ganar. Jair Bolsonaro, excapitán del ejército brasileño y, desde el domingo pasado, candidato a la Presidencia de Brasil por el Partido Social Liberal (PSL), promete ser el salvapatrias que necesita el gigante suramericano. En tiempos grises para los brasileños, Bolsonaro quiere pintar una nueva realidad para sus ciudadanos. Una realidad mucho más conservadora, restrictiva y peligrosa. Entre sus propuestas más llamativas está la de combatir la inseguridad ciudadana adoptando leyes menos estrictas para el control de armas.

Bolsonaro es un perro viejo de la política brasileña. A sus 63 años, lleva 30 de carrera parlamentaria. Durante estas tres décadas, en las que no ha cosechado grandes éxitos políticos, ha defendido la tortura, la aplicación de la pena de muerte y la dictadura, que gobernó el país desde 1960 hasta 1985. Si llega al Palacio de Planalto, el ‘mito’, como le llaman algunos de sus seguidores, incluirá a militares en su Ejecutivo y, si le dejan, acabará con las reservas indígenas y las ‘quilombolas’ (asentamientos en los que se refugiaban los esclavos rebeldes en Brasil y en los que hoy viven sus descendientes) porque obstaculizan la economía.

El candidato derechista acudirá a las elecciones arropado por el PSL, una agrupación relativamente pequeña dentro de la política brasileña. Sin embargo, en un escenario en el que no parece probable la presencia de Lula da Silva, en prisión por corrupción y, por tanto, inhabilitado, los sondeos le otorgan una intención de voto del 20 %. Que el PSL sea una formación menor y que tenga menos dinero para su campaña no parece un gran problema para Boslonaro: “No tenemos un gran partido. No tenemos fondos para la campaña. No tenemos tiempo en televisión. Pero tenemos algo que otros no tienen: a ustedes, al pueblo brasileño”, dijo.

Y ya sabemos qué pasa con los políticos de discurso ácido: que llegan al poder. El analista internacional Andrés del Río, profesor de la Universidad Federal Fluminense (UFF) cuenta que “al igual que sucedió con Trump en EE. UU., Bolsonaro capta a muchas personas que sienten que alguien supuestamente fuera del sistema y más duro puede acabar con la corrupción y la política tradicional”.

El descrédito en los partidos tradicionales, sobre todo en el Partido de los Trabajadores (PT), debido a la corrupción, la violencia desatada en las calles y la crisis económica dan alas a Bolsonaro, quien ve en Trump a un ejemplo para él. Entre declaraciones racistas y homófobas, con su correspondiente multa por parte de la Justicia Civil, el político va sumando apoyos… y perdiéndolos. Los principales partidos de centroderecha con los que podía formar alianzas para fortalecer su candidatura le cerraron las puertas, al parecer, debido al perfil demasiado duró que adquirió durante las negociaciones.

Si gana Bolsonaro, no sería la primera vez que la opción populista ganase, a pesar de parecer que lo tiene todo en contra. En Estados Unidos ganó Trump; en Gran Bretaña, el brexit; en Italia, el ultraderechista Salvini es vicepresidente y ministro del Interior. Que nadie se lleve las manos a la cabeza si el exmilitar vence contra todo pronóstico.

Iberia 350
Sergio García M.
Periodista. Redactor jefe de Analytiks.

Volkswagen anticipa imágenes del T-Cross

Entrada anterior

Negociación entre el Estado y Cataluña

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Global